Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).

jueves, 15 de septiembre de 2016

Rick Wakeman - The Myths and Legends of King Arthur and the Knights of the Round Table (2016)


Rick Wakeman realizó este año esta nueva versión extendida de lo que los jóvenes de los '70 conocimos como "Los Mitos y Leyendas del Rey Arturo y los Caballeros de la Mesa Redonda", que Wakeman grabó cuando tenía 25 años, en 1975.  Es interesante que esta edición que comento todavía no se puede comprar en disquerías, pero se puede obtener en formato digital de alta calidad,  2 CDs ó 2 Vinilos de 180 gramos, autografiados, o el paquete completo, solamente a través de Pledge Music, que es de donde proviene la presente.
¿Era necesaria una nueva versión?
La respuesta podrás darla vos mismo después de considerar el contenido de la reseña y sacar tus propias conclusiones.




 Artista: Rick Wakeman
 Título: The Myths and Legends of King Arthur and the Knights of the Round Table  
 Año: 2016
 Género: Rock Sinfónico
 Duración: 84:26
 Nacionalidad: Inglés


Lista de Temas:

 1. The Choice of King (0:11)
 2. King Arthur (7:30)
 3. Morgan le Fay (7:20)
 4. Lady of the Lake (0:47)
 5. Arthur's Queen (0:36)
 6. Guinevere (6:35)
 7. Lancelot and The Black Knight (5:55)
 8. Princess Elaine (6:39)
 9. Camelot (5:51)
10. The King of Merlins (0:44)
11. A Wizard's Potion (0:36)
12. Merlin the Magician (7:38)
13. The Chalice (0:48)
14. The Holy Grail (6:50)
15. The Best Knight (0:43)
16. The Contest (0:33)
17. Sir Galahad (5:13)
18. Percival the Knight (9:30)
19. Excalibur (0:30)
20. The Last Battle (9:51) -

Alineación:

- Rick Wakeman / Piano & Teclados
- Ashley Holt / Voz
- Tony Fernandez / Tambores y Percusión
- Dave Colquhoun / Guitarras y Banjo
- Hayley Sanderson / Voz
- Matt Pegg / Bajo
- Ian Lavender / Narrador
- The Nottingham Festival Male Voice Choir / Coros
- The English Chamber Choir / Coros
- The Orion Orchestra dirigida por Guy Protheroe 

Nota: todo lo que está en rojo son links. ¿Por qué en rojo?
Porque me gusta, claro.

En el siguiente video amateur, grabado en Rio de Janeiro y cuyo  sonido no es muy bueno, podemos apreciar en parte qué hay de nuevo en esta obra. Nos sirve para conocer algo de  la nueva versión, ya todavía no hay ningún video oficial, aunque seguramente habrá uno pronto. En este link pueden leer una nota sobre una performance del 19 de Junio de este año.





Largamente esperada esta realización de mi maestro Rick Wakeman por fin llega a nuestros oídos. Ya en 2001 cuando estuvo de visita había anunciado su proyecto de rehacer sus obras con orquesta sinfónica en vivo y salir de gira. En sus visitas a contratado a cantantes y músicos locales, dirigidos por directores locales (algunos de la Orquesta Sinfónica Nacional tuvieron ese privilegio), pero últimamente la conducción estuvo a cargo de su director de orquesta preferido y amigo Guy Protheroe.  Han  hecho excelentes nuevas versiones de Six Wives of Henry VIII en 2009 y Journey to the Centre of the Earth en 2012.



Con Rick me pasó algo muy extraño. Creo que lo conocí (es una forma de decir), en la misma época que a Keith Emerson, y no me queda claro qué escuché primero. Cierto es que los simples Nutcracker  (marzo de 1972) y From the Beginning (agosto de 1972) son anteriores a Six Wives of Henry VIII (enero de 1973), pero no siempre las radios difundían las cosas en orden cronológico, o tal vez no las que escuchaba en mi adolescencia, (o: a un pibe no le hables de cronología porque a los 14 qué le importa). Recuerdo haber escuchado esos temas de ELP en "Modart en la noche", en Radio del Plata (la primer FM del país). En esa época los discos eran de vinilo, de 33 1⁄3 rpm. El máximo que tenían los LP (Long Play) eran 22 minutos por lado. Entonces era lógico que se pudiera conocer un artista a través de discos simples y no a través de un LP. La limitación estaba impuesta por la escasa difusión que tenían los álbumes, salvo que fueran programas dedicados a la música progresiva, que, tal vez me equivoque, eran nocturnos, y no siempre un adolescente tenía una radio para uso exclusivo a altas horas de la noche. Para no molestar podías usar auriculares. Pero los auriculares para las portátiles (con suerte una Spica de verdad, carísima pero con un sonido "limpio") eran una cosa lamentable que te perforaba el oído con un ruido a lata. Y venían para un solo oído. Auriculares stereo eran algo inalcanzable y tenías que tener un combinado para usarlos, que era inalcanzable también. Luego estaba el costo de un LP. Así que si tenías la suerte de escucharlo en casa de amigos zafabas. 
Además Rick no editó simples hasta 1979. 
Entonces mi primer argumento para apoyar las versiones ampliadas es que se hicieron necesarias porque en los discos no cabían más de 44 minutos totales, y había que adaptar los temas para que entraran 22 minutos por lado. Eso condicionaba la creación musical, eliminando temas y recortándolos, como explica Rick en un documental.
Recuerdo un programa que fue excepcional: el de Leo Rivas, que era diurno, y ahí fue que escuché a Wakeman por primera vez. Pero lo cierto es que al principio (y por muchos años) me gustó más Emerson, Lake & Palmer que Rick Wakeman. Me gustaba escuchar Yes, pero no era realmente un fan. Y ni idea tenía que Wakeman era el tecladista. 
Hubo un tema que me encantó, de 1971. Se llama "Morning has Broken", de Cat Stevens...



¿De Cat Stevens dije? Sí, claro, ¡¡¡cómo no!!! En realidad es un tema tradicional escocés-gaélico, al que por los años '30 una señora le puso letra, y ahí se empezó a robar con ese tema.(Fue también conocido a partir entonces en los himnarios como Hymn 467). Así que los derechos por la letra son de Eleanor Farjeon y no de Cat Stevens como nos hicieron creer por años... (hasta en las partituras está el copyright con el nombre de Cat)
Pero lo que más me atrapaba del tema no era la canción, sino el piano que le daba fuerza al tema. Entonces pensé, como muchos: ¡Qué bien toca el piano Cat Stevens! Si lo veías en las fotos sentado ante un piano de cola seguro que el tipo tocaba (te conformabas con las fotos porque videos llegaban poco).
Bueno, no era él. Era Rick Wakeman, que recién estaba abriéndose camino y fue contratado como músico de sesión. Rick propuso que no le pagaran las 9 libras (SÍ: NUEVE) por la tarea, sino que lo pusieran en los créditos del disco, que se llamaría Teaser and the Firecat. ¿Lo vieron en los créditos? No, y tampoco le pagaron las nueve libras. Años después, para una actuación especial de Cat, saltó el asunto, porque tuvo que admitir públicamente que tenía una deuda con Rick y que se la iba a pagar, porque Cat hace muchos años cambió de nombre y se llama Yusuf Islam y su religión le indica que tiene que pagar sus deudas (por años dejó de cantar, pero eso es otra historia). Aquí la anécdota contada por Rick.
Me pasaba algo que es común a los jóvenes pero que lamentablemente afecta a gente de toda edad y no lo entendí hasta que empecé a envejecer. Es proverbial eso de "me gusta este músico y es mejor que este otro". Así pasaba que los fanáticos de Los Chalchaleros despreciaran a Los Fronterizos y viceversa, "Piazzolla genio" Vs. "¡eso no es tango!", socráticos contra platónicos, etc. Entonces no disfrutaba plenamente de su música porque la comparaba con la de ELP, condicionado por una forma de pensar con la que nos mal-educan desde niños, con el único objeto de dominarnos y usarnos para oscuros fines del poder real. De todas maneras esa forma de pensar la fui desterrando y ahí la comprensión se manifestó porque dejé de comparar artistas, que si uno le pasa el trapito al otro, que si tiene mejor técnica, que si más sentimiento o emoción. Aprendí a no ser juez de algo que no debe ser juzgado. Cada artista tiene momentos de esplendor o caídas, porque la música refleja su vida misma, y hay que tratar de disfrutar lo mejor de cada uno. Entonces me hice una discografía bastante completa y eso me permitió conocerlo un poco. Pero lo que realmente redondeó el asunto fue obtener toda la videografía, pues nos acerca un aspecto que no podemos tener si no podemos ir a recitales.
Terminé de entender la idea del condicionamiento al que nos someten desde jóvenes cuando fui a verlo en abril del 2001 al Teatro Coliseo.


Pongo esta imagen en excelente calidad para que vean cómo estaba integrada la banda. El único músico viejo que lo acompañaba era Tony Fernandez, todos los demás eran jóvenes. Tocaron temas nuevos, y por lo tanto desconocidos para los setentosos. Un señor que había venido de Mendoza y estaba a mi lado empezó a protestar inquieto. La familia no sabía que había ido iba a ver el concierto, y menos que había gastado sesenta dólares en la entrada. Él quería escuchar los temas viejos, "de las Seis Esposas, todo eso". Ahí caí en la cuenta que para muchos los músicos de nuestra adolescencia son solamente un recuerdo. No son gente con vida propia. Intenté explicarle que la banda era la del hijo de Rick, Adam, y que estaba dándole un empujoncito a este pibe talentoso. Que Rick llevaba grabados en esas más de tres décadas de carrera, de VIDA, para esa época, más de 60 álbumes, algunos dobles o triples, que no conocíamos ni por las tapas. No se si me entendió. Ojalá que sí.
Para no extenderme mucho comparto mi conclusión:
Se necesitan nuevas versiones, ampliadas, mejoradas, porque son un reflejo de la vida del artista. Agradezco tener y haber escuchado los más de 130 discos de Rick Wakeman, sean oficiales o no, y conocer algo más que las tapas, porque con su música me ha ayudado a vivir.
Es alguien real para mi, al que le he escrito y me ha contestado algo que para algunos será una pavada, que relataré en otro post, pero que para él fue suficientemente importante como para contestar, no por la consulta en sí, sino, como ahora lo comprendo por su manera de ser. Es humilde, se arrepiente de los excesos juveniles y dice que Cristo lo salvó. Yo soy ateo pero no puedo hacer otra cosa que admirarlo. Y tiene un humor excelente como verán a continuación.
(Disculpen los que no entienden inglés: subtítulos no disponibles)







14 comentarios:

  1. Que buena entrada Pirata Morgan!!!! Clap clap clap
    Bien para empezar el dìa con una sonrisa! :) Me encantó

    ResponderEliminar
  2. Me encantó el racconto setentero! ¡El programa de Modart! hasta me había olvidado! Yo el que recuerdo es el Embajadores Ventil? así se llamaba?. ¿Te escuchaste 130 discos del que sea? Mis respetos...
    ¿El de Leo Rivas era el que iba a la tarde, después de las 6? Era el que le hacía propaganda al mate? como era el slogan? Lo oíamos haciendo la tarea.... (o estaré confundido)

    Yo me levantaba como a las 11 y media de la noche cuando mis viejos habían apgagdo la luz y me ponía a oir a la Mancuso como hasta a 1..... lo oía en el equipo bajito para no despertarlos...Al otro día tenía dificultades para despertarme jaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, era el del mate. Y tenia uno en el viejo canal 7 donde vi por primera vez a Sui Generis, Mederos, Pablo Ziegler, Vivencia y Porchetto, entre otros que no recuerdo en este mismo instante. Estaría bueno que se pudieran rescatar esos tapes, aunque seguro que les grabaron encima para reutilizarlos en la época inolvidable.

      Eliminar
  3. Grandiosa reseña amigo. No he podido parar de leer hasta el final.Estoy deseando llegar a casa para entrarle al disco. Felicitaciones!

    ResponderEliminar
  4. Lo de Morning has Broken es una gran anécdota, me encanta esa canción y después de tantos años me entero de eso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Fijate que añadí un link donde Rick cuenta la anécdota.
      Y date gusto escuchando una versión casi actual https://www.youtube.com/watch?v=dM5Va-6v8Dw
      Aunque la del DVD de 2006 no está nada mal https://www.youtube.com/watch?v=1nivKzGBjDE

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Aquí no hay links de descarga y sólo presentamos el trabajo, si querés algo màs de lo que està publicado aquì tenès que suscribirte a la lista de correo.
      Acá te dice cómo:

      https://cabezademoog.blogspot.com.ar/p/por-si-algun-dia-no-estamos-aca.html

      Eliminar
  6. ¡hola cabezones! que lindos recuerdos, yo lo seguía a Omar Cerasuolo con ¨El tren fantasma¨ que me gustaba más que el de ¨Modart en la noche¨ vaya uno a saber porque, cosas de los doce o trece años, y sí, a Wakeman lo escuche en casa de amigos en un ¨centro musical¨ (6 esposas y el Viaje) ¡antes que a Yes!, aunque todavía antes le había afanado el ¨Cuadros de una exposición¨ de ELP (y ¨Latinoamérica¨ del Gato Barbieri) a mi hermana y los hacía explotar el Winco... que locura

    ResponderEliminar
  7. Yo empecé a escuchar "El Tren Fantasma" cuando entendí que había otra filosofía detrás de la programación que lo diferenciaba de Modart. Lo que no me acordaba era que lo conducía Cerasuolo (lo venía asociando últimamente más con el folclore). Y lógicamente "Ventil, viento a favor", con Luis Garibotti..

    ResponderEliminar
  8. =) a Garibotti siempre lo asocié con Julio Lagos, que vivía a una cuadra de mi casa (true story) en Pque. Chacabuco, a Cerasuolo lo seguía porque me volaba la peluca el eclecticismo musical que tenía y como jugaba con eso, yo era muy pichi (algo de doce años o trece =/) y no entendía mucho de subtextos y esas historias, pero estoy seguro que tuvo mucho (muchiiiisimo) que ver con lo que escuche despues... y decir que lo seguía es un poco un acto de fé, pero cada vez que lo encontraba en el dial me enganchaba el estilo del tipo y la musicalización del programa, y así fui conociendo algo de Música, otro con el que que me enganchaba (hasta que se mandaba algún comentario insoportable) era el negro Marthineitz... al menos hasta que empecé a discernir (un poco) forma de fondo, y escuche a Tom Lupo, y a Bobby, al que todavía sigo de tanto en tanto en la Bitbox ¨desatendidamente¨

    ResponderEliminar
  9. La primera vez que escuché a Strawbs (y creo que la única) fue en el programa de Hugo Guerrero Marthineitz de la tarde, ese donde rompía frente al micrófono los discos que le enviaban como publicidad las discográficas.
    Recuerdo que el tipo decía algo así como "ahí está Wakeman con su sintetizador". Así que empecé a pensar que Strawbs hacía música como la de desarrolló Rick después, pero la verdad nada que ver. A Bobby lo escuché por última vez en radio Kabul por el 2009 porque después me mudé a un pueblo donde todo ese tipo de radios no existe, y si retransmiten (y mucho) radios de Buenos Aires es toda la basura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. radios como Kabul no existen mucho por acá tampoco, son de esos proyectos que los controles de la sociedad de consumo se ocupan de matar de chiquitos, la BitBox la escucho en la red en http://bitbox.fm aunque me parece bastante más comercial (y seguramente dure por lo mismo) y sí, Hugo Guerrero Marthineitz era un sacado, creo que fue el único que me hizo escuchar la radio con horario, al menos durante el tiempo que leyó al aire ¨La tercera ola¨ de Toffler, cuando hacía Reencuentro, una de las mejores voces radiales a mi gusto
      la verdad una gran alegría recordar personalidades que no se dedicaban solo a marcar tarjeta, por lo menos en mi caso, mucho más allá de coincidir o no, tanto en opiniones como en gustos musicales, a Guerrero Marthineitz le debo el descubrir el bolero como un género a tener en cuenta, y a Lupo, la poesía como cosa de hombres (y a Dylan Thomas)

      Eliminar




Lo más visitado...

Lo más visitado en el mes

Lo más visitado esta semana