Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).

viernes, 2 de septiembre de 2016

Cómo Asesinar a Felipes - V (2014)


Héctor nos comparte otro disco de esta banda chilena, ahora con su último disco, con 5 temas que duran excantamente 5 minutos cada uno. Vanguardia chilena que está conquistando al mundo. Se notan las rimas con más fuerza y rabia: "reina la autoridad del capital que lastima / lastima fuertemente a la comunidad más sencilla / se alimenta la bestia con cada lágrima", una parte de la dura ofensiva del tema que también habla de las inversiones extranjeras, el abuso del Estado y el consumismo, todo complementado con un discurso del activista fundador del Movimiento Humanista, el escritor argentino Silo.

Artista: Cómo Asesinar a Felipes
Álbum: V
Año: 2014
Género: Rap, Jazz
Duración: 25:00
Nacionalidad: Chile
Lista de Temas:
1. I
2. II
3. III
4. IV
5. V
Alineación:

- Koala Contreras / Voz
- DJ Spacio / Tornamesas y efectos
- Marcos Meza / Piano
- Sebastián Muñoz / Bajo
- Felipe Salas / Batería

El quinteto Cómo Asesinar a Felipes  y su nuevo trabajo discográfico, es lo que presenta Héctor, lo nuevo de la banda conocida por mezclar rap, jazz y rock en una fórmula que pese a sus referentes intenta esquivar las etiquetas y géneros, está conformada por cinco canciones y se trata del trabajo más intenso y probablemente más cercano al rock que sus entregas anteriores, en una búsqueda sonora por demás interesante.
“V” fue registrado en San Francisco con la asistencia de Billy Gould, bajista de Faith No More, con el que ya tomaron contacto en su anterior “Comenzará de nuevo” (2012), quien los invitó a sumarse al catálogo de su sello Koolarrow.
Y ahora las palabras de Héctor que son las que valen porque es él quien comparte el disco y está encargado de presentarlo:
Hablar de Cómo Asesinar a Felipes hoy en día, es hablar de una de las bandas mas importantes en la escena chilena alternativa. Así de simple. Probablemente sean la banda más interesante y novedosa desde Electrodomésticos, De Kiruza, y los mismos Fulano, abrazando un amplio rango de estilos a lo largo de su carrera, lo que ha refrescado una escena que parecía algo estancada y sin muchos ánimos de innovar. Apadrinados por Billy Gould (Faith No More), los santiaguinos han escalado progresivamente a un sitial que los ha llevado a compartir cartel en festivales como Rock Out y Santiago Gets Louder con bandas de la talla de Devo, Primus, Fantomas, Deftones y los mismos Faith No More, sin achicarse y cautivando con su singular sonido tanto a espectadores como a otros artistas. Con cinco discos a su haber, Como Asesinar a Felipes se sitúa como una banda importante para la música chilena de cara al futuro. Su último testimonio es el disco "V" de 2014, en el cual la banda celebra su quinto lanzamiento de manera conceptual, con 5 tracks de 5 minutos de duración cada uno. En "V" advertimos desde la primera canción que nos encontramos en terreno oscuro, denso y mas personal que en entregas anteriores. El sonido del Moog se percibe inmediatamente como un elemento protagónico, algo novedoso, aunque también se mantiene la calidez del Fender Rhodes, que junto con la batería otorgan ese toque jazz característico en la banda, pero bastante disminuido esta vez. Siendo un trabajo orientado a un sonido más sintético, el Moog y sus diferentes texturas calzan perfecto, creando lúgubres melodías y amalgamándose con el bajo de Sebastian Muñoz que a ratos también hace uso de efectos sintetizados, creando la principal base para el sonido del álbum. Otro elemento indispensable en el sello de los CAF es DJ Sp@cio, quien en las tornamesas provee además de sus ya conocidos scratches varios efectos que evocan de alguna manera lo que hacia Eno en Roxy Music y el Trip-Hop mas ecléctico a ratos, con loops alucinantes como fondo y los samplers con alusión a asesinos seriales entre canciones. Felipe Salas en batería lleva las riendas en esta música compleja, llena de cambios de ritmo y transiciones que pasan desde el groove mas hiphopero, a quiebres progresivos y por supuesto algo de jazz, sin perder el control, por cierto, en un disco rítmicamente decadente y pausado a ratos, donde cada golpe debe ir a la perfección en tiempo y fuerza. En cuanto a líricas se refiere, Koala Contreras ofrece algunas de sus letras mas intimas, impenetrables a veces, con metáforas y frases bien inquietantes que por supuesto son el complemento perfecto para la música presentada en este trabajo. Quizás la única excepción esta en el track "IV", en el que el vocalista expone de manera magistral y sin rodeos el sentimiento de desencanto, rabia y cansancio contra los poderosos chilenos. Este es, además, el disco con quizá el mejor rapeo de Koala, repartiendo su fraseo de manera furiosa pero equilibrada, sin ocupar ningún espacio de mas. Cinco canciones geniales, 25 minutos donde lo dejan todo. Cinco canciones que son suficientes para que los CAF desplieguen toda su calidad y demostrando con creces que están un paso adelante en la música chilena, nublando todo con la experimentación que los caracteriza y que nos invitan a deambular por terrenos sombríos e incómodos. Nada mas por decir, solo que escuchen y disfruten un gran trabajo de una gran banda.
Héctor Lagos

Ahora sí, copio algún comentario de terceros:
El pop ha invadido por años los oídos de los radioescuchas de todo el mundo. Con una fórmula archisabida se le hace creer a quienes consumen productos musicales a través de los medios masivos que el panorama musical se reduce a una suerte de dilataciones y breves crisis que se resuelven con la pacífica situación de la reafirmación de la tónica a tiempo. Hay un lenguaje y un molde pre-establecido que dificulta muchas veces la entrada de nuevas propuestas al mercado encargado de difundir lo que se escucha, pero la barrera de lo under hoy tiene la posibilidad de borrarse de a poco gracias a las múltiples herramientas de difusión que brinda internet y a los curiosos melómanos que buscan incesantemente algo nuevo que se acerque más a su gusto.
Como Asesinar a Felipes es una banda chilena que forma parte de la nueva camada de músicos dispuestos a rechazar, romper y a la vez establecer. Habiendo sacado su primer disco en 2008, la banda que hoy está ad portas de lanzar su quinto material discográfico inmediatamente dio que hablar gracias a una propuesta transgresora que hacía olvidar los clichés y los modelos estandarizados a los cuales el público acostumbra. La prensa chilena no dudó en reconocerlos como banda revelación de aquel año y desde ese momento han sido apoyados por quienes se movilizan junto al temblor musical generado por la prolija mezcla de jazz, hip hop y rock progresivo cubierto por un poderoso halo experimental. La energía, el misterio y lo novedoso que transmite CAF han sido algunos de los elementos que los ha llevado a recorrer países como México, Ecuador, Argentina y Estados Unidos, a presentarse en reconocidos festivales y a ser respaldados por Koolarrow Records, sello del bajista de Faith No More, Billy Gould.
Antes de lanzar su última placa grabada en los estudios de Koolarrow en Estados Unidos, Como Asesinar a Felipes estuvo conversando con IndieHoy y dándonos un groso adelanto de V, disco que promete seguir secuestrando oídos y asesinando lo que ellos mismos llaman “música linda”.
¿Qué nos pueden contar sobre el proceso de realización y de grabación de V?
Felipe: El disco tiene un concepto super englobado, es un trabajo de mucho tiempo. Nosotros estamos en el sello de Billy Gould de Faith No More y nos fuimos a México a tocar al Vive Latino y antes de eso él nos armó una gira por Estados Unidos. Estuvimos tocando en San Francisco, Los Ángeles y Fresno, y en medio de esos días aprovechamos para grabar el disco en el estudio de él allá. Era primera vez que íbamos a Estados Unidos y encima a hacer una gira, entonces había muy buena energía, mucha onda, canciones nuevas… Estuvo todo bien, lo pasamos super.
¿Cómo surgió el contacto con Billy Gould?
Seba: Surgió hace bastante tiempo ya, de hecho ya llevamos creo que unos 4 o 5 años en el sello Koolarrow. Nosotros le mandamos nuestro segundo disco Un disparo al centro a Gould y le interesó y ahí empezamos a hablar. Justo todo esto se dio en el momento en que Faith No More se juntó y vino un par de veces a Chile, entonces ahí se nos dio la oportunidad de conocerlos, de compartir, generar confianza, trabajo y la cosa empezó a avanzar. El cuarto disco lo grabamos en Chile y se lo mandamos a Estados Unidos y ahí él lo produjo en su estudio. Y ahora el quinto lo grabamos directamente allá. Ha sido un proceso bien de ir hacia arriba desde que estamos con él, y nos ha servido mucho porque es una persona conocida mediáticamente, lo cual nos da un plus.
¿Cómo sienten ustedes que ha cambiado la sonoridad de CAF entre el primer disco y este último?
Seba: Nosotros siempre hemos tratado de generar diferencias musicales, de composición, entre un disco y otro. Hemos evolucionado mucho en el sonido. Si escuchas el primer disco y después escuchas el último, uno se da cuenta que son super distintos… Ahora también sumamos un teclado para este disco, para darle otra sonoridad. La evolución que hemos tenido en materia sonora se ha dado porque cuando conformamos la banda teníamos una idea, y esa idea empezó a evolucionar sola porque nosotros empezamos a conocernos como músicos, a conocer que teníamos mucho derroche energético y eso se plasmó en las composiciones musicales y llegamos así al sonido que tenemos hoy.
Felipe: Sí, han habido muchos cambios, pero igualmente se nota que es la misma banda. Empezamos muy jazz mezclado con hip hop, nuestro primer disco fue muy influenciado por esas dos corrientes. Cuando hicimos ese disco nos fuimos dando cuenta que queríamos ponerle más ingredientes al asunto y al final no resultó ser tan jazz ni hip hop, resultó ser una mezcla super original. Hemos ido evolucionando: el segundo disco lo grabamos con una orquesta sinfónica, después el tercero volvimos a ser sólo nosotros aunque con algunos invitados como Raimundo Santander que es un guitarrista de jazz, invitamos a Epicentro que creemos que es el mejor rapero de Chile, y también invitamos a Álvaro de los Fiskales Ad-Hok para que le metiera el punk rock que nos gusta. Cuando hicimos el cuarto disco estábamos escuchando mucho rock progresivo y salieron entonces composiciones extensas con muchas secciones y mucho rock. Y por último, V tiene capas más densas, sintetizadores, es un poco más electrónico… Empezamos como banda con un sonido muy acústico y ahora está más eléctrico todo.
¿Cuáles son las influencias musicales de V?
Felipe: Para este disco se nos fue el pianista, llevábamos 8 años tocando con él entonces fue como un golpe que por suerte en un par de semanas pudimos resolver y entró un integrante nuevo, y este disco tiene toda esa energía de tener a alguien nuevo acompañándonos. V es una especie de continuación del cuarto disco, entonces tiene mucho más rock. Es una mezcla porque todos escuchamos cosas diferentes. Para componer yo me influencio mucho de la pintura, me siento más cercano a los pintores que a los músicos, a veces. El otro día miraba las pinturas de Miró y él decía que quería asesinar la pintura, y nosotros decimos que queremos asesinar la ‘música linda’… Se da mucho en la pintura una experimentación. En la música se da mucho que se repite un molde, y en la pintura no tanto, entonces me siento más cercano a eso, a esa experimentación, a crear cosas nuevas.
La música que hacen no se parece demasiado a lo que se escucha masivamente, es más bien oscuro y eso a veces es difícil de digerir. ¿Cómo recepciona el público su música?
Felipe: Nosotros cuando en el 2008 sacamos nuestro primer disco fuimos elegidos por la prensa chilena como la banda revelación de ese año. La prensa escrita nos ha tratado muy bien y así nos hemos dado a conocer, mucho más que por la radio. Además siempre hemos sido fanáticos de las presentaciones en vivo, así es como nos gusta dar a conocer nuestra música, se trata de un boca a boca a partir de la gente que nos escucha así, en vivo. Nos han invitado a festivales grandes como el Vive Latino en México, el Lollapalooza y así vamos sumando público, de a poquito… Es un trabajo lento porque nuestra música no le gusta a cualquiera, nosotros decimos que es una especie de gusto adquirido. El medio nos dice a veces “no, ustedes no entran acá”, pero nosotros tocamos todas las puertas y así nos hemos ganado un espacio.
Seba: Nuestra música no es algo que ‘entre de una’, pero aún así hay mucha gente que le gusta lo que hacemos y ese público va creciendo cada vez más. Nosotros estamos aportando al medio musical con otra alternativa, porque en el medio hay mucho pop y nosotros hacemos algo diferente a eso, y es bueno que exista una música para aquellos que no se sienten identificados con eso que suena tan masivamente, es bueno aportar al bichito de curiosidad de los que buscan otros sonidos para disfrutar.
La difusión de su trabajo entonces más que nada la hacen ustedes mismos.
Felipe: Claro, más que nada es el boca a boca, mucho tocar en vivo. También al principio hicimos mucho trabajo de pegar stickers, pintar stencils, pósters… le dedicamos mucho a la gráfica. Desde la independencia hemos sumado mucho.
¿Qué significa para CAF tocar en un festival como el Rock Out con bandas tan grosas como Fantomas, Primus y Devo?
Seba: Con mucho trabajo nosotros hemos sido capaces de llegar a tocar en festivales grandes, de visitar distintos países y dar a conocer nuestra música allá y tocar en el RockOut no es que sea un festival más, es sumar otro festival importante y es bacán eso.
Felipe: Lo que me gusta a mí es que siento que nosotros calzamos bien en ese festival, porque el Lollapalooza es más orientado a la masividad, no tanto a la experimentación. En el RockOut hay más rock, más experimentación, ahí entramos más. Hemos estado ya en festivales grandes y al principio uno se emociona más por el hecho de compartir escenario con bandas gigantes pero por otro lado uno disfruta más a veces las tocatas chicas, porque estos festivales son más impersonales… Igual está bueno porque hay gente que no conoce la banda y la conoce gracias a los festivales, se va sumando público.
¿Cuál es la relación que tienen con la música popular argentina?
Felipe: Tocamos en el Festival de Mar del Plata en Argentina, donde tocaba también Morbo y Mambo, y la verdad es que quedamos locos con lo que hacían ellos, volvimos super influenciados por su trabajo. También una vez tocamos con Marvin. Los clásicos argentinos como Sumo también nos gusta mucho.
3 discos que le recomienden a los lectores de IndieHoy.
Seba: Yo recomiendo Relayer de Yes.
Felipe: Para recomendar algo chilino: Fome de Los Tres. Somos fanáticos de Los Tres.
Y algo que nos gusta a todos es Cancer 4 Cure de El-P, un rapero que nos ha influenciado mucho.
Loreta Neira Ocampo
Es una apuesta arriesgada y particular la que asumió Cómo Asesinar a Felipes para su quinta entrega, titulada simplemente ‘V’: un álbum compuesto por cinco canciones y cada una con duración exacta de cinco minutos. Eso, sumado a bautizar cada canción con numeración romana, sugiere una dinámica que alguna vez realizó Jean-Michel Jarre con su obra ‘Oxygène’ a mediados de los ’70.
El sucesor de ‘Comenzará de nuevo’ es la nueva aventura de un conjunto que, con siete años de historia, ya tiene estampado su estilo en plano musical chileno. Un sonido poco tradicional, con mezcla de rap y jazz, que a largo de carrera ha adoptado otros tintes y ha sumado seguidores y elogios bajo un silencioso camino, lejos de las luces y la masividad de otros contemporáneos.
‘V’ es el primer álbum de los santiaguinos sin Marcos Meza, pianista fundador y quien, con su cercanía al jazz y música de cámara, fue fundamental en la búsqueda de ese sonido imposible, incómodo y molesto (todo en el buen sentido de la palabra) durante sus cuatro discos anteriores. Su salida, más allá de apaciguar la llama creativa, guío al resto a buscar nuevas sonoridades, ahora con Gabo Paillao en las teclas y de la mano de Billy Gould (bajista de Faith no More) en la influyente producción.
Y ese remezón interno se aprecia en ‘V’. Esa mística jazz que inundó las producciones anteriores ahora da paso a un sonido más duro, menos pulcro y más agresivo, con Paillao luciéndose en el sintetizador en temas como “I” y “III”. Sus nuevos compañeros mantienen esa calidad interpretativas, con el exquisito golpeteo en batería de Felipe Metraca, el tiempo de SebaBala y la trascendental tornamesa de DJ Sp@cio con sus habituales intervenciones.
Mención aparte, y no menos importante, es la labor de Koala Contreras en la voz, llevando la bandera en esta carrera de 25 minutos que dura la producción. Acá, se notan las rimas con más fuerza y rabia que nunca, afirmando en “IV” (la mejor canción del disco) que “reina la autoridad del capital que lastima / lastima fuertemente a la comunidad más sencilla / se alimenta la bestia con cada lágrima”, una parte de la dura ofensiva del tema que también habla de las inversiones extranjeras, el abuso del Estado y el consumismo, todo complementado con un discurso del activista fundador del Movimiento Humanista, el escritor argentino Silo.
‘V’ es una prueba superada por CAF, con un disco que sólo podría flaquear en la forzada acción de hacer durar exactamente los cinco minutos en algunas canciones. Pese a ello, el álbum es una excelente muestra de madurez y fortaleza de un grupo que, en silencio, ya se ha transformado en esencial en la presente década a punta de una sola cosa: carácter.
Javier Núñez
 
Listo, ya saben dónde encontrarlo…



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada




Lo más visitado...

Lo más visitado en el mes

Lo más visitado esta semana