Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).

lunes, 22 de agosto de 2016

Niechęć - Niechęć (2016)


¡Escuchen qué discazo nos aporta el Mago Alberto!!! Revisando la materia Polonia volvemos a los buenos discos del 2016 y a lo mejor del under. Ahora con una formación clásica de jazz moderno donde el piano y el saxo toman el protagonismo de una forma ecléctica y poco normativa. Otra rareza que cae desde Polonia, un país con una tradición musical de excelencia en cualquier género. Inclasificable (lo mas cercano seria John Zorn, en sus momentos menos caóticos), pero ni falta hace clasificarlos, sólo disfrútalos! Si te gustaron los discos de La Máquina Cinemática y la Orquesta Metafísica, no te pierdas esto, es impagable, delicioso y además en exclusiva para el blog cabezón.

Artista: Niechęć
Álbum: Niechęć
Año: 2016
Género: Jazz fusión / Avant Garde / Jazz Prog Ecléctico (o mejor dicho no tengo idea)
Duración: 39:12
Nacionalidad: Polonia


Lista de Temas:
1.Koniec
2.Rajza
3.Echotony
4.Metanol
5.Krew
6.Widzenie
7.Atak
8.Trzeba to zrobić

Alineación:
- Maciej Zwierzchowski / saxophone
- Tomasz Wielechowski / piano
- Rafał Błaszczak / guitar
- Maciej Szczepański / bass
- Michał Kaczorek / drums




 
Aquí hay un poco de todo: vanguardia comedida y experimentación, momentos de maravilloso ruido torcido, intensidades post, ritmos medio latinos, psicodelia, trozos de una banda sonora para un viaje en ascensor y ciertos pasajes donde el saxo lo vuelve todo sorprendentemente ochentero.
Vamos a ver qué nos dice el Mago Alberto de esta belleza de disco...

Escarbando en los archivos polacos me encuentro con esta banda de la cual hay muy poca info en la net, y que sorprende sobremanera como grupos de tan alt{isima calidad no tengan la difusión que se merecen, pero Cabeza de Moog ya se transformó en un oasis en el desierto de la música, y estos polacos te reciben con cataratas de buena música.
Quizás el mote de jazz rock o fusión no encaje mucho en la música de Niechec, más bien es una mezcla de estilos, y por eso mismo esto le va a gustar al paladar progre como al jazzero, si bien tiene momentos nada predecibles, ecléctico, siempre hay un toque de melodía que lo hace muy agradable al oído, quizás lo más cercano seria John Zorn, en sus momentos menos caóticos, pero por ese lado viene la música de Niechec.
Un disco para disfrutar desde el primer acorde, hay mucho de innovación en cuanto a sonido, como un piano eléctrico distorsionado, o un bajo también distorsionado, o un saxo con delay y efectos varios.
Mucho vuelo creativo, crudo, emocional, un trabajo que te sorprende por su estructura musical, compleja, moderna, atonal por momentos, pero con una sana intención de entretener tu fucking oído con hermosas melodías.
Otra rareza que cae desde Polonia, un país con una tradición musical de excelencia en cualquier género. Niechec desembarca en Sudamerica y eso es impagable. Material que no vas a ver posteado en ningún otro lugar, dale una oportunidad, esto sí que no defrauda.
Mago Alberto

Una mezcla que funciona muy bien mediante un discurso bien hilado para un gran disco de escucha agradable y con una importante incursión roquera en medio de su estilo.
Yo recién le dí una primera escuchar y no voy a decir nada salvo que me pareció maravilloso, pero paso a copiar algunos otros comentarios... mientras tanto, vayan llevándoselo, se los recomiento, ya saben donde encontrarlo.

El jazz es algo que, en muchas ocasiones, se me escapa incluso aunque lo esté disfrutando mucho. Su idiosincrasia responde menos a lo teórico y más lo pasional, a lo que pida el cuerpo, es por ello que al análisis resulta más complicado, dado que responde más a los impulsos personales del que toca y tiende mucho a la libre interpretación. No obstante, si algo debe de tener, es ánimo por dejarse llevar, por atreverse a explorar terrenos sin dejarse guiar por el temor de no ser comprendido. Según Miles Davis, un hombre que, sin duda, sabía de esto (y de muchas cosas) mucho más que yo, no hay que tocar lo que ya existe, sino lo que aún no existe.
Quizá es por ello que haya terminado fascinado con un trabajo como el de Niechęć, incluso aunque haya momentos en los que no lo entienda del todo. Por momentos parece que se me escapa de los dedos y, por otro lado, logra que todo se me haga familiar lo que me están transmitiendo. Pero ante todo logran llevar a la práctica esa máxima expresada por el trompetista: no conformarse con sumarse a lo conocido, a lo establecido, atreverse a explorar las posibilidades que aún están por explotarse. Dejar que la creatividad fluya y domine por completo.
Niechęć y las notas que vuelan por los aires
El caso de Niechęć probablemente sea de los que mejor expliquen todo lo bueno e interesante que se lleva moviendo en Polonia a nivel underground desde hace un tiempecito. La creatividad por bandera, el cielo una parada más a la hora de buscar tus propios límites. Su propuesta quizá no coincide con la de los grupos que han salido de Instant Classic, uno de esos sellos que hay que seguir sí o sí en 2016, pero sí comparten los preceptos, el hastío por lo establecido y el ansia por nadar más allá del alcance de sus sentidos.
El jazz es su guía, su hilo conductor, su musa y su modelo vital. Alrededor del mismo es donde van extendiéndose sus ramas que juguetean con los límites del rock progresivo e incluso del post-rock. Pero no lo hacen de una manera similar al coqueteo con el jazz que hacen bandas pertenecientes a los dos estilos, sino que ellos realizan el camino al revés. Eso es lo que logra hacer de Niechęć (Wytwórnia Krajowa, 2016) un esfuerzo llamativo y particular, alejado de lugares comunes y determinado en crear su propio lenguaje a través de explosiones y de cazar notas que vuelan por los aires.
Esa continua danza sobre lo inexplorado, volando sin motor, es la que contribuye a dar forma uno de los discos más impresionantes que te puedes echar a la cara estos días. Uniendo a su monstruosa creatividad un especial sentido por la sensibilidad emocional logran un álbum que toca la fibra, que no sólo estimula la mente sino también el espíritu. Cierto es que no es la primera vez que la fusión de jazz y rock logra semejante hito, pero sí que surgen pocos ejemplos que lo consigan por la vía que eligen los polacos.
sí, Niechęć se erigen como una de las figuras más estimulantes, en casi todos los sentidos, que te puedes cruzar en el jazz, incluso aunque su propuesta llegue a puntos demasiado alejados para tu entendimiento. Y quizá así sea mejor, porque el factor racional en su disco no llega a pesar tanto y pierde importancia en comparación con lo pasional, con la efervescencia creativa que posee. Por ello mismo, el sobreanálisis aquí no tiene lugar. Mejor dejarse llevar y subirse a su nave espacial. No os arrepentiréis una vez os abrochéis el cinturón y despeguéis.
8.2/10
Black Gallego

Y aquí algunos comentarios en inglés. No hay mucho en la red, pero bueno, esto es lo que hay, algunos comentarios, pero principalmente está su música maravillosa.

It's a strange fact of life: to some degree or other, we've all got some little inexplicable deep-down attraction to things unsettling. There's no shortage of art in any medium that's based on confronting discomfort or even ugliness. It's the reason people are drawn to things like gargoyles and, I don't know, probably scrapple or Marmite. Warsaw's Niechec (no, don't even ask me how to pronounce that) not only understands but embraces the idea—the name means "animosity" in English, so there's already a hint up front for those who recognize it. Their self-titled release fearlessly lets their imp of the perverse off the leash with fierce and wicked results. You could call it fusion for the nuthouse, like electric experimental jazz with a gothic-horror twist.
Of course it won't be everyone's dish of mazurka. That creepy child or doll (I'm not even sure which) on the cover gives a visual hint of what's to come, and the semi-dub groove and harsh stabbing organ of "Koniec" immediately does the same for the ears. There's a cinematic quality that makes the album sound like a score for some imaginary arthouse movie—particularly something unapologetically surreal. The band spins hypnotic improv grooves and off-the-wall noise, dabbling in the trippy ambience of acid jazz and noisy freak-outs of Krautrock. The production is similarly abrasive and often loud to the point of occasional brickwalling; it can be especially uncomfortable in headphones, but that's really of a piece with the whole presentation.
It's a dynamic and audacious performance that can get your foot tapping against its will even as the tones mess with your head. Sinuous Wurlitzer-like keys twine around crazy sax wails and solid electric guitar, sometimes all in the same piece, as with the intense "Atak" or the piano-led "Widzenie." It's easy to get mentally exhausted even before reaching the finale of "Trzeba to Zrobić," but there's an extended jam still in store that goes from ominous groove to wild juiced-up blowout. I suppose it wouldn't have been right to finish off with anything less after the ride Niechęć has already offered up to that point. Many things it may be, but it's never dull.
Geno Thackara

The Universal Language of Roar and Swing and Swinging Roaring. Who are these Roaring Swingers, and does it even matter amid the ringing and the soaring? Favorite track: Echotony.
George Wallace

As they say this is the 3rd long-awaited full album by Polish jazz group "Niechęć", because the idea of the 2nd album was thrown in trash ))
Their unique stylish ability to combine dark cinematic music, prog-rock, post-rock, nu jazz, free jazz, lyrics of piano & features in the style of "Kandinsky Effect" is amazing.
Their 1st album was named as "a punch that's hard to duck from". This release seems to be more mature and hits the target even better ))
Let's see what critics will say.)) Favorite track: Atak.
Olga Kivius

Although, at first listen, I don’t think it’s quite on the same level as “Śmierć w miękkim futerku”, Niechęć is still a fantastic experimental jazz album. I really recommend this one to any fan of experimental jazz and jazzy metal or rock.
Dæv Tremblay

I'm really loving this. Favorite album of 2016 so far. Favorite track: Rajza.
Ben

Niechec have matured as songwriters in the 4 years since their debut. That was a great collection of songs, built on its fresh mix of dark jazz and atmospheric prog, their sophomore is much better balanced and cohesive, yet loses none of its creative touch. The hooks these guys can churn out
their saxophones and guitars make you forget its all instrumental. Favorite track: Krew.
Henri

Disfrute asegurado, muy muy recomdado!!!!! Escuchalo y verá porqué digo que hay grandes obras esparcidas por todo el mundo, nosotros estamos en su busca y te las vamos a mostrar.




2 comentarios:

  1. Hola! dónde encuentro el link?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, no hay links en el blog. Pero si querés encontrarte màs cosas tenés que suscribirte a la lista de correo.
      Acá tenés una guía para suscribirte:

      https://cabezademoog.blogspot.com.ar/p/por-si-algun-dia-no-estamos-aca.html

      Saludos

      Eliminar




Lo más visitado...

Lo más visitado en el mes

Lo más visitado esta semana