Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).

martes, 23 de agosto de 2016

George Harrison - Living In The Material World (1973)


Se nos unen dos nuevos cabezones al staff, el Pirata y Gardelvis, y éste es el primer aporte de Gardelvis al blog cabezón, para presentar y reseñar el cuarto álbum de estudio de George Harrison. Y nos complace presentarlo aquí en la comunidad cabezona, hablo tanto de éste disco como de Gardelvis.

Artista: George Harrison
Álbum: Living In The Material World
Año: 1973
Género: Rock
Nacionalidad: Inglaterra


Lista de Temas:
01. Give Me Love ( Give Me Peace On Earth )
02. Sue Me , Sue You Blues
03. The Light That Has Lighted The World
04. Don't Let Me Wait Too Long
05. Who Can See It
06. Living In The Material World
07. The Lord Loves The One (That Loves The Lord)
08. Be Here Now
09. Try Some Buy Some
10. The Day The World Gets 'Round
11. That Is All
Bonus Tracks:
12. Deep Blue
13. Miss O'Dell
14. Bangla Desh

Alineación:
- George Harrison / Guitarras acústicas , eléctricas , dobro , piano y todas las voces. Producción Artística.
Nicky Hopkins / piano
Gary Wright / órgano , teclados .
Klaus Voormann / bajo eléctrico y contrabajo
Jim Keltner / batería.
Ringo Starr / batería y percusión.
Jim Horn / Saxos, flauta y arreglos
John Barham / arreglos de cuerdas , metales y coros.
Zakir Hussein / tabla en LIVING IN THE MATERIAL WORLD
En el tema TRY SOME, BUY SOME
Leon Russell / piano
Jim Gordon / batería
Pete Ham / guitarra acústica


Placentero por donde se lo mire ( o escuche … )

Comenzaré en esta reseña señalando que es un placer escribirla , como así también escuchar este disco; recordar a George;  recordar viajes en auto musicalizados por este álbum y tantas otras cosas y recuerdos que me evocan el escuchar este disco. Espero que este escrito sirva para ese oyente que nunca se acercó a Living In The …  o quizás, a la música de Harrison, o inclusive la de los Beatles y que sea una escritura amena para los oyentes que ya conocen al disco.

Intentaré proveer de una resumida crónica musical de Living In the … que sirva de especie de guía al escucharlo.

Bueno, allá vamos ….

Mapa musical para el oyente desprevenido

El disco abre con GIVE ME LOVE , un tema que llego al puesto Nº 1 de los charts de Billboard en la primera semana de aparición del álbum. Aquí se escuchan guitarras acústicas dobladas y el tema lo introduce un solo de guitarra slide . El piano de Nicky Hopkins y los teclados de Gary Wright proveen armonía y melodía en las estrofas y en los puentes . Cabe mencionar que esta canción , dado el éxito que obtuvo, al componerla George , utilizó una estructura que llamaremos “estrofa/coro” . En esta estructura , a diferencia del común de las canciones en donde lo “pegadizo” se encuentra en el coro del tema , lo “pegadizo” está en la estrofa ( por eso lo de “estrofa/coro” ). Los Beatles ya habían compuesto canciones de este estilo en épocas pretéritas ( ejemplo : A Hard Day 's Night ) y George aplica su maestría para resolver este tema con unas pocas estructuras más. La sección ritmica la proveen Jim Keltner y Klaus Voormann y George siempre aparece con unas bonitas líneas melódicas con su guitarra slide. SUE ME SUE YOU BLUES está ejecutado y compuesto en un tempo irregular y en realidad no es un blues sino un tema de rock elaborado con todas las letras. Aquí lleva la melodía un dúo de guitarras dobro slide y la eléctrica de Harrison en la segunda estrofa y sobre el final. Los arreglos de  Hopkins son delicados y notorios . La base rítmica está impecablemente ejecutada. THE LIGHT THAT HAS LIGHTED THE WORLD fue el “working title” del álbum cuando aún no tenía título ( por error la revista Rolling Stone anunció la salida del disco de Harrison con este título   ) .Está realizada en un tempo calmo y lleva la misma instrumentación del tema anterior, con solos de Hopkins alternados con otros de George en slide eléctrico. Los teclados de Wright llevan la armonía y la rítmica está ejecutada discretamente. En DON'T LET ME WAIT TOO LONG aparece la primera colaboración de Ringo Starr en batería y percusión ejecutada a dúo con Jim Keltner.. La canción está prácticamente llevada casi en su totalidad por las guitarras rítmicas acústicas de George y alguna melodía en slide . Aquí aparece dando un toque de excentricidad el Clavinet de Gary Wright. Prosigue WHO CAN SEE IT , que presenta arreglos de cuerdas , metales y coros de John Barham ( arreglador que participara en “Wonderwall Music” y en “All Things Must Pass”, además de haber contribuido en los arreglos de WITHIN YOU , WITHOUT YOU , tema de George en el disco maravilloso de The Beatles que fuera “Sgt Pepper”). El ejecutante en piano vuelve a ser Hopkins , George ejecuta unos arreglos de guitarras procesadas con efectos y toda la instrumentación es muy cuidadosa. En LIVING IN THE MATERIAL WORLD, la presencia de Ringo es notable , al igual que las armonías de Wright en ógano y la interpretación de piano de Hopkins. También hay un intermezzo de música india con fondo de tampura ( ejecutante no acreditado ) y tabla interpretada por Zakir Hussein, más los arreglos de saxo y flauta de Jim Horn, que alterna los solos con las guitarras de Harrison. Todo comienza con un diálogo de guitarras acústicas y piano eléctrico en el subsiguiente tema , THE LORD LOVES THE ONE , continuando las estrofas con melodías de saxo ejecutadas por Horn y líneas de guitarra slide . Aquí George canta “El Señor dice , si no te pones bien, nadie te amará” , quizás con toda devoción. En este tema aparece nuevamente Ringo en percusión. Le sigue BE HERE NOW , que es otra canción de tempo lento y muy introspectiva en la cual la instrumentación está dada por guitarras acústicas, órgano, piano, contrabajo ( ejecutado por Klaus Voormann ) y tampura. George se dobla a sí mismo en coros cantados en delciosas armonías. El punto más alto del álbum se lo lleva TRY SOME , BUY SOME con producción de Phil Spector , quien compone orquestaciones maravillosas del tema de George. Aquí participan Leon Russell ( piano ) , Jim Gordon ( batería ) y Pete Ham en guitarra acústica. Este tema tuvo una versión del recientemente fallecido David Bowie en su disco Reality , quizás no tan acabada como la de Harrison. Los arreglos de Barham retornan en THE DAY THE WORLD GETS ROUND , siendo las cuerdas esta vez las que ejecutan la armonía , secundadas por el piano , los metales y la sección rítmica de de Keltner y Voormann. Harrison sólo participa en guitarras acústicas y en canto. Por último THAT IS ALL, tema nuevamente arreglado pr Barham, de tempo lento, es llevado adelente por el piano y las guitarras eléctricas de George, más las melodías del Clavinet de Wright y la orquestación y coros de John Barham, más por supuesto la batería de Keltner y el bajo de Voormann.

Bueno , con esto he intentado dar un panorama previo a la escucha del álbum , que espero le sirva a los oyentes . Como reflexión final me quedo con la frase que canta George en THE LIGHT THAT...,  que es “ … estoy agradecido a cualquiera que sea feliz o libre ...” .
Todo lo contrario, George.
Gracias a vos.
Gardelvis


How does an instant multimillion-selling album become an underrated minor masterpiece? George Harrison's follow-up to the triple-disc All Things Must Pass (which had been comprised of an immense backlog of great songs that he'd built up across the last years of his time with the Beatles), Living in the Material World was necessarily a letdown for fans and critics, appearing as it did two-and-a-half-years after its predecessor without that earlier album's outsized songbag from which to draw. And it does seem like Harrison narrowed his sights and his vision for this record, which has neither the bold musical expansiveness nor the overwhelming confidence of its predecessor. And while there are still some beautiful and delightfully lyrical, charming moments throughout, few of the melodies are as instantly memorable and compelling as those of most of the songs on the earlier record, and some of the most serious songs here, such as "The Light That Has Lighted the World," seem weighed down with their own sense of purpose, in ways that All Things Must Pass mostly (but not entirely) avoided. What Living in the Material World does show off far better than the earlier record, however, is Harrison's guitar work -- unlike the prior album, with its outsized contingent of musicians including Eric Clapton and Dave Mason on guitars, he's the only axeman on Material World, and it does represent his solo playing and songwriting at something of a peak. Most notable are his blues stylings and slide playing, glimpsed on some of the later Beatles sessions but often overlooked by fans.
"Don't Let Me Wait Too Long" is driven by a delectable acoustic rhythm guitar and has a great beat. The title track isn't great, but it does benefit from a tight, hard, band sound, and "The Lord Loves the One (That Loves the Lord)," despite its title, is the high point of the record, a fast, rollicking, funky, bluesy jewel with a priceless guitar break (maybe the best of Harrison's solo career) that should have been at the heart of any of Harrison's concert set. Vocally, Harrison was always an acquired taste, and he isn't as self-consciously pretty or restrained here, but it is an honest performance, and his singing soars magnificently in his heartfelt performance on "The Day the World Gets Round," a song that resembles "Beware of Darkness" and also, curiously enough, "Across the Universe." Perhaps a less serious title would have represented the album better, but nobody was looking for self-effacement from any ex-Beatle except Ringo (who's also here, natch) in those days. Even in the summer of 1973, after years of war and strife and disillusionment, some of us were still sort of looking -- to borrow a phrase from a Lennon-McCartney song -- or hoping to get from them something like "the word" that would make us free. And George, God love him, had the temerity to actually oblige, to the extent of painting a few signs here and there suggesting where he'd found it and where we might, all with some great playing and some laughs. And it wasn't all serious -- there are pointed moments of humor throughout, especially on the title song; and "Sue Me, Sue You Blues" was a follow-up to Beatles-era tracks such as "Only a Northern Song," dealing with the internal workings and business side of his lingering involvement with the group, in this case the multiple, overlapping, sometimes rotating lawsuits that attended the breakup of their organization. And one track, "Try Some, Buy Some," which he'd given away to Ronnie Spector at the time, actually dated back to the All Things Must Pass sessions.
Bruce Eder



3 comentarios:

  1. Felicidades por este post tan ameno e interesante Gardelvis. Yo tuve el sencillo con Bangla Desh en la cara A y Deep Blue en la B. Me gustaba mucho más la B. Me sorprende gratamente ver que han puesto esos dos temas de bonus track en este álbum. Me alegro porque Deep Blue sólo aparecía en un álbum con Ravi Shankar cuyo nombre no recuerdo, pero no muy bueno en general, para mi gusto. Bienvenido!

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Canario !!!. Bangla Desh es un temazo y en vivo en el Concierto para Bangla Desh esta mejor inclusive. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Lo es, amigo, por eso compré el disco. Después descubrí Deep Blue

    ResponderEliminar




Lo más visitado...

Lo más visitado en el mes

Lo más visitado esta semana