Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).

viernes, 29 de julio de 2016

Radio Tarifa - Rumba Argelina (1993)

Poco a poco reseñaremos en el blog cabezón toda la discografía  de Radio Tarifa. Hoy continuamos con Rumba Argelina, que es el álbum de debut de esta banda tan especial por conseguir fusionar el este con el oeste, el norte con el sur y el pasado con el presente... se trata de un  álbum fundamental en el ámbito de la World Music, un verdadero hito de este genero en España, compuesto de canciones sefardíes, moriscas, algunas propias, e incluso una alemana, ejecutadas tanto con  instrumentos modernos, como con otros que ya casi solo salen en los libros de historia. Buena escucha!


Artista: Radio Tarifa
Álbum: Rumba Argelina
Año: 1993
Género: Etnico, folk progresivo, Flamenco, World Music
Duración: 55:57
Nacionalidad: Española


Lista de Temas:
1.- Rumba Argelina
2.- Oye China
3.- Llama Bada
4.- Mañana
5.- La Canal
6.- El Baile de la bola
7.- Soldedad
8.- La Mosca
9.- Tangos del Agujero
10.- Nu Alrest
11.- La Pastora
12.- Ronda de Sanabria
13.- Bulerias Turcas
14.- Niña


Alineación:
Benjamín Escoriza †/ voz.
Faín S. Dueñas/ percusión (tar, derbuka, djembe).
Vincent Molino/instrumentos de viento (neys, cromorno, oboe de poitou).
Jaime Muela/flautas traveseras, saxo soprano.
Amir John Haddad/laúd.
Jorge Gomez/Guitarra flamenca, Guitarra eléctrica.
Sebastián Rubio/percusión (tar, bongos).
David Purdye/bajo eléctrico, contrabajo.




































La Punta de Tarifa señala la frontera entre las aguas del Mediterráneo y las del Atlántico, aguas que se cruzan justo frente a esta ciudad (no se si recordarán el tema "Entre dos Aguas" de Paco de Lucía), que se encuentra en la parte más angosta del  Estrecho de Gibraltar, a una distancia  de 14 kilómetros de las costas marroquíes, hecho que convierte Tarifa en la ciudad europea más cercana a África.

Hoy nos ocuparemos del primer álbum de Radio Tarifa, Rumba Argelina , y por eso me parece interesante empezar por ver cual es el significado del propio nombre de la banda.
Son los mismos Escoriza y compañía los que nos aclaran que  con el nombre  Radio Tarifa quisieron transmitir la idea  de  una radio imaginaria que capta y emite el sentir musical del Mediterráneo y del cabo de Tarifa - ese punto de España más cercano a África ("un poco frontera, tierra de nadie y sobre todo, balcón del Mediterráneo").- 

Si encendiéramos un aparato de radio en Tarifa,  sintonizaríamos las emisoras de España, también algunas de  Europa, y muchas de las árabes y del África negra, con una señal clara y nítida.  La elección del nombre Radio Tarifa no fue caprichosa, pues nos da una imagen que se ajusta perfectamente al espíritu de la banda, abierta y atenta a otras formas de entender la música, de modo  especial a las de los pueblos mediterráneos.
Si se fijan, al principio de "El Baile de la Bola" se oye el sonido de una radio sintonizando una emisora donde se reza el rosario.


Hemos seleccionado para ustedes algunos interesantes artículos sobre Radio Tarifa y su disco Rumba Argelina, y, para vuestro deleite,  Moe, un amigo Anónimo y yo hemos preparado un delicioso pastel arábigo - andaluz, para que lo degusten durante su lectura. Sírvanse ustedes mismos, y siéntanse en su casa: ya saben donde solemos dejar esas delicias. Vamos pues con los artículos y los vídeos:












Radio Tarifa - Rumba Argelina 


Radio Tarifa nace hacia finales de los años 80 del encuentro de Faín S. Dueñas, percusionista, cuerdista y arreglista del grupo, Benjamín Escoriza, cantaor y letrista granadino, y Vincent Molino, instrumentista de viento.
El primer trabajo del grupo, Rumba Argelina (1994), se presentaba como un trabajo ecléctico donde cabían, surgidos del trabajo de investigación de Ars Antiqua Musicalis, música arabe oriental, un tema medieval alemán, temas andalusies y sefardies, una canción de Sanábria, algunos temas compuestos por Faín, con letras de Benjamin, y varias incursiones en el flamenco y el folklore andaluz. La propuesta se complementaba con la participación de una quincena de músicos invitados entre los cuales destacaba la voz de Javier Ruibal, la guitarra de Gerardo Nuñez, los instrumentos de viento de Javier Paxariño y la participación de Wafir Shaik el Din, Ramiro Amusategui, Marcial Moreiras y Eduardo Laguillo.

Muy bien acogido por la crítica especializada española e internacional, este primer trabajo discográfico tuvo al principio una difusión confidencial que se amplió cuando una multinacional del disco fichó al grupo para una nueva producción,Temporal, editado a finales de 1996. 
La Uva y la Parra




















A los veinte años del deslumbrante estreno de Radio Tarifa

 Autor:

“Parece un chiste, pero tuvieron que ser un arquitecto, un periodista y un ingeniero de aguas subterráneas los que tendieran al Mediterráneo esta mirada diferente”
Se cumplen veinte años de la publicación de “Rumba argelina”, el primer trabajo de Radio Tarifa. Una obra clave para entender el desarrollo de las dispersas músicas “made in Spain” y que la desaparición de su cantante, Benjamín Escoriza, hace un año, no ha hecho sino revalorizar.
“Rumba argelina” es piedra angular, un disco esencial que marcó un antes y un después para las dispersas músicas “made in Spain” de los años noventa. Aquí no hay fusión sino infusión, y del mejor té. La revolución que emprendió Radio Tarifa con esta primera grabación partió de nuestras propias entrañas históricas como asentamiento vulnerable a los embates del Mare Nostrum. Su secreto se remonta al tratamiento modal –una de las formas más antiguas de armonizar, sin acordes– y a su sinérgica relación entre ritmo y melodía. Gracias a esto, Radio Tarifa le perdió miedo al flamenco y sus ortodoxias, por ejemplo –siendo Juan Peña “El Lebrijano” y su grabación con la Orquesta Andalusí de Tánger, referencia de primer orden–. Aquí se puede encontrar música árabe oriental, andaluza, sefardí, medieval española y alemana, flamenco, canción popular española… Y se nota que los músicos probaron a hacer cosas diferentes en cada tema como sano pasatiempo lúdico. Como solía explicar en su momento el propio Faín Sánchez Dueñas, “es el resumen de unas músicas vividas” y que, gracias a la lubricada fuerza de las darbukas, logra mantener una maravillosa tensión desde la primera nota a la última. El desenfocado, el nivel de distorsión alcanzado sobre todas estas fuentes, es tan sutil que ahí descansa la grandeza del cálido encanto del sonido que Radio Tarifa logró con esta obra.
LA ORILLA SUR
Parece un chiste, pero tuvieron que ser un arquitecto, un periodista y un ingeniero de aguas subterráneas –todo esto tiene lógicamente mucho de “underground”– los que tendieran al Mediterráneo esta mirada diferente. Faín  Sánchez Dueñas (el arquitecto) ya había estado viajando cinco años antes por esa “orilla sur” con Ars Antiqua Musicalis, el grupo que compartió con Vincent Molino (el ingeniero) y Ramiro Amusategui. El tercer protagonista, Benjamín Escoriza (el periodista), es un granaíno guasón, depositario de la vieja escuela de cantaores, tan curtida al calor de viejas coplillas populares. Para Juan Alberto Arteche, coproductor del álbum y máximo responsable de Música Sin Fin –el sello donde se publicó inicialmente el álbum–, estaba muy claro: al lado de su voz, las percusiones exóticas e instrumentos “ribereños” de Faín y las flautas de caña de Vincent, solo faltaba añadir una foto: la del nostálgico legionario cargado hasta las cejas de “quifi”. España se enfrenta a su pasado colonial y se da cuenta de que los colonizados hemos sido realmente nosotros.
También está esa imagen gráfica del Estrecho y los 14 km. que separan Punta Tarifa de Punta Cires. Una distancia insalvable para las pateras que tratan de ganar una vida mejor, pero irrisoria para la radio magrebí. La introducción hertziana de ‘El baile de la bola’ ya refleja esa idea de que los ensambles “moruchis” se nos cuelan por los inocentes receptores de la costa gaditana. El sonido de las olas golpeando la quilla de una embarcación es también la introducción de otro tema glorioso, ‘Soledad’, verdadero hito del “ambient flamenco” y marca inalcanzable para Fripp & Eno, si algún día se propusieran algo así. A toro pasado, el grupo acabó reconociendo la importancia que estas transiciones sonoras tenían para el conjunto del disco. Piezas como la egipcia ‘Lamma Bada’ –nada de lambada ni mamada, como puntualizaría con sorna Escoriza en los conciertos–, ‘La mosca’, ‘La pastora’, ‘Bulerías turcas’ o ‘Nina’ serían impensables sin el arenoso toque de ney de Vincent Molino. De la misma manera que otras como la propia ‘Rumba argelina’, ‘La pastora’ u ‘Oye China’ –una monumental guajira de ida y vuelta, y vuelta a ir–, serían impensables sin la voz de Escoriza. O ‘Mañana’ o ‘Ronda de Sanabria’, sin la nada desdeñable voz del propio Faín.
UNDERGROUND BEREBER
El cümbüs, un banjo turco de seis cuerdas dobles y sin traste, es la joya de la corona en ‘Rumba argelina’, tema que abre el disco y verdadero balcón a la Cabilia argelina. Más homenajes bereberes llegan por supuesto con ‘Mañana’ y ‘La canal’, donde ahora es el guimbri el que brilla, pequeño laúd que hace las veces de bajo y que el propio Faín compró en Marruecos por novecientas de las antiguas pesetas. Están por supuesto las grandes firmas, jalonando con sus aportaciones puntuales momentos sublimes del álbum. Como cuando Eduardo Laguillo la emprende con el armonio hindú para darle un leve toque telúrico a ‘La Canal’. O Javier Paixariño con el bansuri y el kaval en ‘Oye China’ y ‘Bulerías turcas’, respectivamente. O el majestuoso solo de guitarra española de Gerardo Núñez en ‘Tangos del agujero’. O el acordeón de Cuco Pérez en ‘Oye China’.
¿Y cómo se le ocurre a Javier Ruibal la feliz idea de cantar en alemán, ¡y del siglo XIII!, a un viejo juglar llamado Walter Von Der Vogelweid, muerto en 1.230? Está loco, felizmente loco, como lo demuestra en la solemne ‘Nu alrest’. En el fondo todos, tanto protagonistas como invitados, trabajaron en alegre comandita conscientes de su papel “underground” y de que no se jugaban nada. Como “underground” era por supuesto el sitio donde grabaron: El Agujero, el estudio que Arteche tenía (¿tiene?) en la calle Claudio Coello de Madrid y al que solía invitar personalmente a los periodistas para darles en mano una copia caliente de sus lanzamientos.
Gracias a sus extenuantes giras internacionales, Radio Tarifa se hizo fuera un nombre a respetar. Sin embargo las revistas especializadas ni siquiera citaron el disco en sus respectivas listas de los cien mejores discos españoles del siglo XX. Mejor memoria tuvo World Circuit, su distribuidora a nivel mundial, que incluyó la propia ‘Rumba argelina’ en el suntuoso disco conmemorativo de sus veinte años como sello. En el disco estaba la flor y nata del “sono mondiale”, y en él, por supuesto, Radio Tarifa. Jugando en la Champions.
Desde 2003 ya no se publican discos como Radio Tarifa. Sin embargo fue con la desaparición de Benjamín Escoriza hace un año –el 9 de Marzo de 2012– cuando nos quedamos huérfanos de una forma distinta de entender nuestras propias raíces. Y el mejor homenaje va por supuesto ligado a esta obra de la que el tiempo se ha encargado de marcar su carácter irrepetible.


AllMusic Review by Kurt Keefner 
The concept of this debut album from Spain's leading roots ensemble is that you are listening to a radio broadcast in Tarifa, Spain's southernmost point, so that you might hear a mixture of sounds from Spain and North Africa. And indeed fuzzy, distant radio sounds introduce one song and close the album. The album features an incredible variety of instruments, including among many others: guitar, tar (Persian lute), buzuki (Greek mandolin), derbouka (North African clay drum), ney (Arabic flute), crumhorn (a loud, buzzing Medieval wind instrument), and the Indian harmonium. The group is not shy about including modern popular instruments like soprano and tenor saxophone, electric organ, and electric bass. The album features almost as many styles as it does instruments, yet they tend to come together as one new style, rather than sounding like a musical salad. The album starts off with the title track, a smooth mix of rumba and flamenco. "Oye, China" is a love lament that plays the layered clip-clop rhythm of the plucked instruments off the more continuous sounds of the accordion and the breathy nsuri (Indian bamboo flute). "Lamma bada" is a straight reading of one of the most oft-played tunes of the Arab world, using Radio Tarifa's favored instruments, retaining the song's modal structure (i.e., all the instruments, even the bass, playing the same line at once). One song later in the album stands out from all the rest. It is an adaptation of a song by a Medieval troubadour named Walter von der Vogelweide originally called "Nu Alrest Lebe Ich Mir Werde," but which Radio Tarifa simply calls "Nu Alrest." Dominated by the crumhorns and the melancholy tenor of Javier Raibal, "Nu Alrest" carries a potent charge of fantasy and sadness, conjuring images of crossing the desert alone on camel. It is imagination like this that makes Rumba Argelina one of the most important world music albums of the 1990s


Radio Tarifa
World music group
The Spanish group Radio Tarifa, known for its unique style that combines Middle Eastern, African, and medieval European influences, was formed by three musicians who never thought they would become internationally famous on the world music circuit. Fain Duenas, Vincent Molino, and Benajamin Escoriza all worked in other fields before joining forces to record their first albuman eight-track tapein Duenass bedroom; since then, they have gained avid listeners and fans throughout the world.
Described as a dazzling fusion of styles with the fire of flamenco and soulfulness of African and Arabic music by Claire Smith in the Edinburgh Scotsman, Radio Tarifas sound defies categorization. Although the music is described as fusion by Smith and other reviewers, the bands founder, Fain Duenas, told Nigel Williamson in the London Times that the bands music was not fusion, but an exploration of the interrelationships among cultures: Our music unites Arabic and Western forms. We dont make fusion music. We mix cultures that live side by side and its that interrelationship we are exploring.
Duenas, the groups founder, learned to play acoustic guitar when he was nine years old, switched to electric

For the Record

Members include Fain Duenas (born in Madrid, Spain), guitar, percussion, arranger; Benjamin Escoriza (born in Granada, Spain), vocals; Vincent Molino (born in Montpellier, France), wind instruments.
Fain Duenas and Vincent Molino formed Ars Antiqua Musicalis; regrouped with the addition of Benjamin Escoriza to form Radio Tarifa; released eight-track tape Rumba Argelina, 1993; released CD Temporal, 1996; released Cruzando del rio, 2000.
Addresses: Agent Soldout, Alcala, 114, 6°B, 28009, Madrid, Spain. Website Radio Tarifa Official Website: http://www.radiotarifa.com. E-mailradiotarifa@ctv.com.
guitar at age 12, and taught himself to play several other string and percussion instruments. For a while, he even studied with a flamenco guitarist. In the early 1970s he listened to and played rock music, like everybody else, he told Patricia Garcia-Rios in Dirty LinenI spent my days playing electric guitar and listening to [guitarist Jimi] Hendrix. After he died I tried to follow the new trends but when pop broke through, I hated it. I decided to trade my Gibson [guitar] for a flamenco guitar and that was the beginning of the rest of my life.
Duenas was trained and worked as an architect for several years, playing music on the side in small jazz clubs, where he met musicians from all over the world. He was particularly fascinated by the Middle Eastern music played by Iranian refugees to Spain. One club gig introduced him to Vincent Molino, a French hydrogeologist who was also a classically trained flute player. The two men formed Ars Antiqua Musicalis, a group that played Spanish medieval and Renaissance music from the twelfth through the fifteenth centuries, using period instruments. Duenas told Wilma Salisbury in the Cleveland Plain Dealer that because this music was influenced by Arabic and Mediterranean music, We had to learn from the Arabs the trick to get harmony without chords, to play the melody with different ornaments, different rhythms.
To perform a full range of songs, the group needed a singer. When they heard television documentary maker Benjamin Escoriza playing guitar and singing flamenco rumbas, they knew they had found their man. Escorizas rough voice was perfect for the sound they wanted. Duenas told Salisbury, He was real funny. He is from Granada, so he sings with an Andalusian accent. When he sang with us, everything got a different color.
The three men named the new band Radio Tarifa, after an imaginary radio station broadcasting from Tarifa, the southernmost point in Spain, which is only a few miles from Morocco, closer to North African and Arab culture than it is to the rest of Europe. In Tarifa, on a clear day, radios can pick up North African music from Morocco and Algeria, as well as music from the rest of the Mediterranean and Middle East. And thats us and our music, Duenas told Jan Fairley in the Edinburgh Scotsmana meeting point between all the cultures that have come through and continue to come through that part of Spain.
The group made its first recording, an eight-track tape, in Duenass bedroom in 1992. It was all homemade and totally reckless, Duenas told Garcia-Rios. We felt we could do anything we wanted, so we would mix a shawm [an old reed wind instrument] with the voice of a man screaming in the bathroom or somebody playing the trumpet at dawn. It was very liberating.This tape eventually became the groups first recording, Rumba Argelina, which was released on CD in 1993. Though somewhat less random than their original experiments, Rumba Argelinamingled sounds and rhythms from Spanish, Arabic, Celtic, African, and medieval music. In between some tracks, the group inserted snippets of North African radio, as well as recordings of the sea and the street. As Fairley noted, this idea, originated by the band, has been picked up and developed by many musicians since.
We want to show the richness of our ancient traditions, Duenas told Bob Young in the Boston Herald, referring to Spains history as a crossroads of Moorish, Mediterranean, and northern European cultures. He also commented, When we started making medieval music, it was easy for us to understand Arabic music. Most of the singing in our traditional music, like flamenco, is in common with those traditions from the Mediterranean.
The album attracted immediate attention from listeners. Fairley called the album An irresistible fusion of erotic melodies that remains stunning even now, it kicks in with the pattering of percussion and drums, undulating pipes and funky guitars. And then the smoky flamenco-esque voice of Escoriza grabs you and never lets you go. In a BBC review, Jon Lusk wrote, Their music is not so much a fusion as a mosaic of Iberian cultures past and presenta celebration of all things Mediterranean and modal.
A notable feature of the bands music is that it does not use chords, and it often uses a different scale than the one most Western ears are used to hearing. Duenas told Fairley, We all play single melody lines but with different rhythmic phrasing. The harmony is always there but we reach it another way. The effect is like watching a shoal of fish swimming. From a distance it looks like a unit until you look closer, then you see they are all moving slightly differently.
In 1996, the band released Temporal, another mixture of old and new musical elements from a variety of cultures, and followed it in 2000 with Cruzando el rio, revisiting the themes of their first album, but with the addition of electric guitar, female voices, and even a Japanese song.Cruzando el rio also includes songs from flamenco, Arabic, French, and Castilian traditions. As Lusk noted, Fans have come to expect the unexpected from these mercurial Spanish innovators. Although some listeners were wary of the added electric guitar, Duenas was delighted to return to the instrument.
In 2002 Duenas told Clive Davis in the London Sunday TimesFor the next CD, we want to find an atmosphere that will allow us to play like we do on stage. When weve made records before, weve been playing over a click track. That way of doing things is very cold. In our concerts, we generate much more rhythm, much more heat.



Encyclopedia.com 






para terminar, les invito a escuchar este tema  que Paco de Lucía tituló "entre dos aguas" creo que en alusión al extremo sur de Andalucía, de donde  procedía, en el cual se encuentran y se confunden las aguas del Mediterráneo y del Atlántico (tambien hay quien dice que "Entre dos Aguas" alude a dos mujeres que amó el guitarrista, quien sabe...). Espero que lo disfruten!  



el Canario










No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada




Lo más visitado...

Lo más visitado en el mes

Lo más visitado esta semana