Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).

sábado, 30 de julio de 2016

Monsanto II: Con el Glifosato a Diez Metros


Historias del país neoliberal de la CEOcracia de Corporación Cambiemos S.A.: acercamientos al TTP (el cruel Tratado de Asociación Transpacífico del que hablamos y alertamos siempre que podemos y del cual cada vez estamos más cerca), reinado de la concentración global y deshumanización creciente. La Cámara de Senadores de Buenos Aires dio media sanción a un proyecto de ley que permite fumigar con el cuestionado herbicida glifosato hasta sólo diez metros de las viviendas, reduce al mínimo las distancias de utilización de agroquímicos, desoye fallos judiciales y no se basa en ninguna evidencia científica para establecer las distancias. Organizaciones sociales y asambleas de pueblos fumigados denuncian la inconstitucionalidad del proyecto y afirman que el gobierno provincial privilegió a las empresas del sector, nucleadas en la Asociación de Productores de Siembra Directa (Aapresid) y la Cámara de empresas de agroquímicos (Casafe) por sobre la población.

Un proyecto de ley que ya tiene media sanción en el Senado bonaerense achica las distancias de uso del herbicida respecto de las casas habitadas. Organizaciones sociales y asambleas de pueblos fumigados denuncian que la iniciativa es inconstitucional.
El ministro de Agroindustria de Buenos Aires y ex gerente de Monsanto, Leonardo Sarquís, lo anunció a días de asumir: trabajaban en una nueva ley provincial de agroquímicos. El 6 de julio, y sin discusión mediante, el Senado bonaerense dio media sanción a una ley en línea con los pedidos empresarios: "Se prohíbe toda aplicación utilizando la técnica terrestre de todos los productos fitosanitarios, fertilizantes y otros plaguicidas comprendidos en las clases III y IV, la cual está delimitada por diez metros contados desde el límite de la zona urbana". Entre los productos que podrán fumigarse hasta pasos de las viviendas están el herbicida glifosato (categorizado por el IARC como “probable cancerígeno”, ubicado en el segundo escalón de peligrosidad en una escala de 1 a 5), atrazina (su principal comercializadora es la multinacional Syngenta), clorpirifos y el también cuestionado herbicida 2,4-D.



"Es un proyecto que desconoce absolutamente las denuncias y enfermedades que se dan en todo el país respecto a las fumigaciones y también ignora las evidencias científicas y legales que acreditan la necesidad de proteger al ambiente y a la salud de la población. No existe argumento ni técnico ni científico que justifique esta ley", denunció Gabriel Arisnabarreta, ingeniero agrónomo, productor de alimentos sin venenos e integrante de la organización Ecos de Saladillo.
Arisnabarreta afirmó que lo único que privilegia este proyecto en la "búsqueda de mayor rentabilidad" de empresas. Precisó que detrás de la iniciativa están la Asociación de Siembra Directa (Aapresid), Casafe (cámara empresaria de agroquímicos, donde están todas las grandes compañías del sector), la Mesa de Enlace, “sectores del INTA” y el Ministerio de Agroindustria de Nación. El Senasa clasifica los químicos en cinco categorías: IA (sumamente peligroso, muy tóxico, banda roja), IB (sumamente peligroso, tóxico, banda roja), II (moderadamente peligroso, banda amarilla), III (poco peligroso, banda azul) y IV (normalmente no ofrece peligro, banda verde).
La clasificación es muy cuestionada a nivel nacional e internacional porque está realizada en base a estudios de las propias empresas que comercializan los venenos y porque solo considera la toxicidad aguda (producida en el momento de la manipulación) y deja de lado la afectación crónica (por largos periodos de tiempos, por ejemplo no contempla a las familias expuestas a continuas fumigaciones, donde los químicos son más nocivos).
Diana González, de la Asamblea por la Protección de la Salud, la Vida y el Ambiente de Pergamino, consideró que la clasificación del Senasa "es falaz porque excluye de la discusión la exposición crónica a la que nos vemos sometidos los vecinos de los pueblos fumigados". En el proyecto se mencionan prohibiciones o "zonas de exclusión". Fija distancias de 500 metros para fumigaciones aéreas y las reduce a 100 metros (para productos de clase IA, IB y II) y diez metros para las categorías III y IV. "Es una burla. Los más usados hoy están en las categorías III y IV, sobre ellos hay numerosos estudios científicos que tienen efectos crónicos que afectan la salud pero igual te lo echarán hasta la puerta de tu casa", alertó Arisnabarreta.
La Corte Suprema de Buenos Aires falló en 2012 y prohibió fumigar a menos de 1000 metros de las viviendas. Fue una sentencia que protegió a María Cristina Monsalvo y Víctor Fernández (de la localidad de Alberti), que sufrían las aspersiones con glifosato, atrazina y cirpermetrina de un campo de soja vecino. El máximo tribunal de Buenos Aires citó el principio precautorio vigente en la ley: ante la posibilidad de perjuicio ambiental es necesario tomar medidas protectoras.
El proyecto con media sanción desoye el fallo judicial de la Corte Suprema. Fue impulsado por el senador Alfonso Coll Areco (del bloque Peronismo Bonaerense y presidente de la Comisión de Ambiente) y su fundamentación no cita ningún trabajo técnico ni científico que justifique las mínimas distancias. Por contraposición, en Argentina existen más de cien trabajos científicos de universidades públicas (Río Cuarto, La Plata, el Litoral, UBA y Rosario, entre otras) que dan cuenta de las consecuencias de los agrotóxicos en poblaciones.
Lucas Landívar y Juan Ignacio Pereyra son parte del colectivo Abogados de Pueblos Fumigados, espacio nacido de las comunidades afectadas por la consecuencias de la agricultura química. Afirmaron que el proyecto de ley es “inconstitucional” porque desoye legislaciones que protegen la salud y el ambiente, y explicaron que es un proyecto “regresivo” (reduce protecciones ambientales que ya están vigente en leyes anteriores). "Eso solo hecho ya confirma la inconstitucionalidad", aseguraron los abogados y resaltaron que tampoco hubo audiencias públicas como establece la normativa vigente.
González, de la Asamblea de Pergamino, no tiene dudas: "El proyecto de ley tiene como única meta proteger los intereses empresariales del agronegocios".
Darío Aranda

Y ya que estamos con Monsanto-Umbrella, aquí algunas otras perlitas que implican a la gran empresa de las semillitas... Y no se termina aquí, vamos a seguir con nuestra saga de Monsanto y sus andanzas en el país de la Alegría.

Científica india denuncia el trabajo de las empresas transgénicas

Vandana Shiva, activista y científica de la India, denunció aquí el “nuevo colonialismo” producido mediante la biopiratería de las empresas que fabrican transgénicos, se conoció hoy.
Ganadora del premio nobel alternativo (Right Livelihood Award) en 1993, Shivas afirma que este tipo de transnacionales mantienen el monopolio de los alimentos y fabrican pesticidas causantes de enfermedades, al mismo tiempo que desarrollan las medicinas para curarlas.
La especialista señala que las compañías encargadas de producir transgénicos introdujeron la toxina BT al maíz, la soya, el algodón y la canola, y desarrollaron el herbicida round up.
Ese producto, desarrollado por Monsanto, es cancerígeno; Francia y Sri Lanka han demostrado que produce tumores en el riñón. Nuestra alimentación ha sido rota, contaminada y robada, recalcó.
Esto generó que sólo el 10 por ciento de la comida transgénica es para consumo humano, y los demás productos sirvan para la elaboración de biocombustibles y alimentos de animales.
Shiva dijo que Argentina y Brasil son algunos de los países con mayor presencia de monocultivos de alimentos básicos, producidos a partir de semillas genéticamente modificadas como la soya. Pero el riesgo principal está en México e India, centros de origen y biodiversidad del maíz y la berenjena, respectivamente.
La experta mencionó que la empresa Microsoft apoya la producción de transgénicos, pues mapea territorios y obtiene la información genética de más de siete millones de especies de flora y fauna.
A la transnacional de Bill Gates se unen otras como Bayer, que trabaja con Monsanto; Dow con Dupont, y Syngenta. Cada una usa métodos diferentes como los tratados de libre comercio y el control de las semillas en el mercado, apuntó.
Ante esta situación, la humanidad debe unirse para proteger la biodiversidad del planeta, concluyó Shiva.
Según Shiva, después de 20 años, la promesa de resolver el hambre con transgénicos, resultó “farsa”.
Fuente


Estados Unidos, el monopolio Monsanto y su reciente inversión millonaria en Tekmira


Aquí dejo una investigaciòn un poco vieja pero que demuestra la sospecha de comerciar con la muerte de personas en un hecho puntual de una de las empresas más devastadoras, inhumanas y despreciables que existen. Siempre que aparezcan en alguna inversión de Monsanto o donde sea, es síntoma de algo malo, y muy malo. Aquí lo vemos apostando su dinero en la industria farmacéutica: Tekmira.


La epidemia de ébola de 2014-2016 fue el mayor brote epidémico de la enfermedad por el virus del Ébola, originado en diciembre de 2013 en Guinea, y extendido posteriormente a Liberia, Sierra Leona, Nigeria, Senegal, Estados Unidos, España, Malí y Reino Unido. La OMS declaro el fin de la emergencia de salud pública de importancia internacional el 29 de marzo de 2016, aunque mantiene la vigilancia en los países más afectados por la aparición de casos aislados debido a restos aislados del brote.
El virus del Ébola causa en el ser humano la enfermedad por el virus del Ébola, cuya tasa de letalidad puede llegar al 90%.
(...) Adicionalmente se produjo otro brote en la República Democrática del Congo que procede de una cepa distinta y no guarda relación con los otros países, aunque las autoridades del país lo dieron por controlado en noviembre de 2014.
Wikipedia

La triste realidad es que las empresas farmacéuticas viven inmersas en el capitalismo más voraz y, obviamente, no es atractivo invertir en combatir las enfermedades endémicas del continente africano. Esto no es nada nuevo: la mayoría de los esfuerzos en combatir el HIV se centran en los serotipos más extendidos en los países “desarrollados” que son diferentes de los mayoritarios en Asia o África. De ahí la importancia de la inversión en investigación pública y de calidad… El acceso a la sanidad debe ser gratuito y universal y no estar sujeto a las leyes de los mercados. La investigación y el desarrollo farmacéutico en sí mismos son muy beneficiosos para el futuro del ser humano. El problema es el de siempre: el dinero es el único Dios verdadero.
Les resumo un poco todo el artículo que de por sí es bastante extenso pero increíblemente fascinante:
En diciembre de 2013 el gobierno norteamericano comenzó el trabajo para desarrollar una vacuna contra el ébola. Una segunda inversión pública norteamericana para acelerar las investigaciones llegó pocos días antes de declararse la epidemia, elevando un tercio el valor de la empresa en el NASDAQ.
Monsanto invirtió en Tekmira en enero de 2014 con un acuerdo absurdo y sin sentido para una empresa que no opera en el sector farmacéutico ya que se trata de un activo muy poco rentable, pero las inversiones en ella se han disparado pocos meses antes de desarrollarse la mayor epidemia de ébola de la historia.
En el momento en que la cepa "Zaire" del ébola que causó una epidemia llegando a Europa y asia fue una mutación desconocida con una tasa de mortalidad muy grande, Tekmira dijo tenerla lista para su ensayo clínico en humanos, con el consentimiento de EEUU.
Resulta obvio que para revalorizar un producto de bajo atractivo como esta vacuna, es necesario un estado de alarma generalizado como el que sacudió en ese momento para que acelere el crecimiento de la demanda. Los países más afectados no daban un nicho de mercado apetitoso para que la industria farmacéutica invierta en él, pero si la epidemia se extendían por el primer mundo los gigantescos beneficios estarían puestos en bandeja. Hay quienes dicen que si está Monsanto estaba metido en medio de ese berenjenal, no se podía esperar nada bueno, y exactamente lo mismo sucede con los monopolios que controlan el Estado norteamericano.
Debemos recordar que vivimos bajo un sistema de mercado global, donde toda iniciativa es valorada según su beneficio económico y no su utilidad para la humanidad. En este caso, posiblemente las peores suposiciones y acertaremos: cobayos humanos para una ganancia desmedida.
No sería la primera vez que se realizase esta práctica criminal de utilizar el continente africano como un campo de pruebas biofarmacológico.
He aquì la nota.


Sobre la epidemia de ébola en África, la vacuna de Tekmira y el monopolio Monsanto
El virus del ébola, perteneciente al grupo de los Filoviridae por su forma alargada, adopta su nombre del río congoleño de la zona (Río Ébola) donde, casi simultáneamente con una región sudanesa ecuatorial, se detectó por primera vez en 1978.
Los huéspedes naturales del filovirus son los murciélagos de la familia Pteropodidae (de la fruta), infectando a todo tipo de mamíferos entre los que nos incluimos. El virus se trasmite por fluidos y jamás por el aire como la película de Estallido ha hecho creer. Básicamente mediante el contacto con objetos tocados por un portador del virus, la sangre, el sudor, la saliva, heces, los órganos o los líquidos biológicos de animales y personas infectadas, ya estén vivas o muertas. Su periodo de incubación es de 2 a 21 días (lo normal de 5 a 12) antes de presentarse los efectos, que se confunden en su primer estado con la malaria pero pronto se desarrolla fiebre hemorrágica viral, vómitos, erupciones, fallo hepático, renal, diarrea y fuertes dolores que suelen terminar con la muerte en 8 de cada 10 casos.



Hay cinco cepas de la enfermedad: Zaire, Sudán, Reston, Tai-Forest y Bundibugyo; siendo la de Zaire la de mayor tasa de mortalidad.

En cuanto al total de fallecidos por el patógeno antes de darse la actual epidemia, se estima en líneas generales y nunca exactas por el descontrol en los registros, que las cinco cepas del virus han contagiado a unos 2200 seres humanos en total, de los cuales han fallecido 1600 . Es una enfermedad mortal y muy peligrosa, pero poco relevante para las cifras de mortalidad africana en términos absolutos, donde solo la malaria o el cólera matan cientos de miles al año.
Se trata por tanto de una enfermedad no rentable de investigar para los estándares de la industria farmacéutica porque se dan pocos casos y solo afecta a países pobres que no pueden pagarla, pero tiene un potencial de mercado muy importante debido al pánico que desprende entre la población su alta tasa de mortalidad. A esto se debe que en toda la industria farmacéutica no haya un solo proyecto privado relevante de investigación centrado en el ébola, pero si existan cuatro financiados por el Departamento de Defensa de los EE. UU. para desarrollar la vacuna en tres empresas privadas diferentes. Se destaca aquí a Tekmira (más adelante hablo sobre ella) que es la que ha conseguido en diciembre del año pasado una vacuna exitosa en chimpancés, aunque más bien sea un tratamiento de acción directa en el genoma del virus sin mediación del sistema inmune del infectado, pero ellos lo llaman vacuna.
La mayor epidemia de ébola en África de toda la historia
En 1976 el primer brote de ébola contagió a 318 personas en Bumba, RD del Congo, con una mortalidad del 90%. El segundo importante fue durante el año 2000 en el Sur de Sudán, donde afectó las áreas de Nzara, Maridi y Lirangu, y se registraron 250 casos con una tasa de muertes promedio del 60%, aunque en la zona más castigada llegó a ser del 80%. Han existido muchos otros, pero esos son los más importantes.
Ahora, en su última aparición en marzo de 2014, las autoridades declararon una epidemia en la región guineana de Nzérékoré, situada a unos 150 kilómetros de la frontera con Costa de Marfil. La confirmación biológica de la afección fue hecha el 22 de marzo de 2014, tratándose de una mutación desconocida de la más peligrosa de la cinco que existen: la de Zaire.



Es noticia de alarma en todos los medios, aunque fuese ignorada en un principio por tratarse de algo habitual en el panorama africano, donde el ébola es endémico. Ahora que hay riesgo de contagio a Europa y EEUU mediante los aeropuertos, anuncian con alarma que ya ha causado la muerte a casi 800 personas, muchas de ellas entre el personal sanitario e incluyendo aquí a un norteamericano que llegó a viajar hasta los Estados Unidos. Hay también un caso de un asesor del Ministro de Finanzas liberiano que llegó a Nigeria y que ya ha fallecido, manteniendo en cuarentena a otras 50 personas que mantuvieron contacto con él.
Los titulares de algunas noticias son estos, pero hay miles de ellas en todos los periódicos.

Público: La OMS alerta de que el ébola está fuera de control tras 730 muertes.
La opinión: EEUU eleva alerta de viaje a África y probará vacuna contra ébola.
ABC: Cinco claves sobre el brote de ébola más devastador.
La Vanguardia: Francia destaca equipos médicos en el aeropuerto de Guinea Conakry para controlar el ébola.
CNN: Un médico “héroe” en la lucha contra el ébola fallece por el virus en Sierra Leona.
CNN: Diez datos que debes saber sobre el brote más mortal del virus del ébola.
CNN: Llega a EE.UU. el primer paciente enfermo de ébola.
El periódico: Expertos advierten que el brote de ébola podría llegar a Europa.
ELPAIS: España vigila puertos y aeropuertos, aunque el riesgo de ébola es “muy bajo”.


Se trata de la epidemia más grave hasta la fecha, donde factores de todo tipo están influyendo seriamente en su propagación, empezando porque la cepa es una variante desconocida hasta ahora de la Zaire. Los motivos políticos y económicos como la nula estructura sanitaria, la extrema pobreza producto del saqueo de lo monopolios internacionales, el rácano envío de 100 millones de dólares por parte de la OMS o la corrupción local en la gestión de las ayudas internacionales; son de los más importantes. Después está el factor climático que fomenta la transmisión del mismo mediante fluidos como el sudor y también los culturales como la preferencia de la “santería” como curación, los ritos funerarios de contacto físico con el fallecido y el descrédito de las entidades sanitarias entre la población que los considera centros de exterminio.
En resumen, se está propagando más rápido que las medidas tomadas para contenerla, principalmente por falta de recursos y las creencias metafísicas de la población. Adjunto para terminar aquí el siguiente mapa fechado a finales de julio de 2014, donde se pueden observar los tres principales focos de infección y su propagación actual en tres de los cuatro países (se suma Nigeria con un caso) afectados: Guinea, Sierra Leona y Liberia.
Tekmira Pharmaceuticals Corporation, desarrolladora de la única vacuna exitosa contra la cepa de ébola de Zaire
Tekmira Pharmaceuticals Corp. es una compañía biofarmacéutica fundada en 1992, que cotiza en el NASDAQ y que tiene su sede en Burnaby, Canadá. Sus ventas son exclusivamente en territorio norteamericano y su accionariado es en su mayoría norteamericano, incluyéndose BlackRock que es la mayor gestora de fondos del mundo y multitud de viejos lobbys norteamericanos.
Su actividad se centra en el avance de nuevas terapias de interferencia del ácido ribonucleico (ARN) y en vender su tecnología de liberación de nanopartículas de lípidos (LNP) -donde mantiene un supuesto liderazgo- a la industria farmaceútica. Su propiedad intelectual es inmensa y destaca en la actualidad su “reflote” en las investigaciones con el ébola desde hace unos meses, gracias a acuerdos con el departamento de defensa norteamericano que sacó el proyecto del foso donde estaba por falta de financiación.
Entre todos los productos de la compañía los más importantes son TKM-Plk1, TKM-HBV, TKM-ALDH2 y TKM-Ébola y TKM-Marburg. Estos dos últimos son los únicos filovirus conocidos, centrándonos aquí en el su exitosa vacuna contra el ébola desarrollada gracias al reflote que supuso el contrato de 140 millones de dólares que tiene actualmente con el departamento de defensa de EE.UU. (MCS-BDTX) para medicamentos en el tratamiento del ébola. Además, y supongo que casualmente, justo tratan sobre la cepa que está propagándose actualmente que es la de Zaire, aunque esta sea una mutación desconocida de la misma y no es ni remotamente segura su efectividad.
La noticia confirmando el 100% de éxito en primates es de diciembre del año pasado, pero el contrato puede verse también mencionado en el último reporte público de la empresa, concretamente en el apartado sobre el el TKM-Ébola.
Los precios de las acciones de Tekmira crecieron muchísimo el 5 de marzo, cuando la farmacéutica hizo pública la firma de otro contrato con el regulador estadounidense de medicamentos y comida, Food and Drug Administration, para “facilitar el desarrollo y acelerar la revisión de medicamentos para una necesidad médica insatisfecha”(ayuda especial denominada fast-track). Está mencionado también en el anterior reporte y varios más en su misma página.
Pocos días después, el Ministerio de Salud de Guinea comunicó el 22 de marzo a la Organización Mundial de la Salud el estallido de la epidemia. Este brote ha ayudado a Tekmira a mantener altos los precios de sus participaciones bursátiles, al alza hasta hoy como nunca.
He intentado ponerme en contacto con la propia empresa para solucionar dudas, pero en cuanto he empezado con ciertas preguntas sobre las pruebas en humanos y la inversión de Monsanto, pues me han colgado en dos ocasiones. La tercera es que ni me lo han cogido. Si alguien más quiere intentarlo, haciéndose pasar por inversionista en la empresa o algo similar, este es su número. Solo hablan inglés, nada de castellano.

Julie P. Rezler – Director de Relaciones con Inversionistas Tekmira. Teléfono: 604-419-3200
David Ryan – Director de Relaciones con los Media Tekmira. Teléfono: 416-649-8007
Dejo también su último informe de cuentas anuales por si alguien quiere echarle un vistazo.
Estados Unidos, el monopolio Monsanto y su reciente inversión millonaria en Tekmira
Es por todos conocido el gigantesco monopolio de Monsanto, que entre sus logros se encuentra ser responsable del agente naranja que tanto daño hizo a la población de Vietnam, crear multitud de productos posteriormente prohibidos, participar en la creación de la primera bomba nuclear o la imposición de sus patentes de semillas “capadas” en medio mundo. Es un monopolio con solera de la buena vaya.
La relación de Monsanto con el gobierno de los Estados Unidos no es novedad, Washington es uno de los mayores clientes de la multinacional en investigación química, biológica, transgénicos, militar, etcétera. Su polémica como monopolio ha sido constante a lo largo de la historia reciente y son ya un hecho sus infames prácticas allá donde la multinacional pone la zarpa.
La relación de Monsanto con Tekmira si que resulta novedosa, pues no se halla entre sus prácticas comunes comprar formulaciones lipídicas para investigar con ella su funcionamiento en plagas, virus y control de malezas en la agricultura. Monsanto suele desarrollarlos, no comprar su uso durante cuatro años para hacer el trabajo de Tekmira investigando con ello, pero este es el acuerdo al que ha llegado con la compañía biofarmacéutica el 13 de enero de este año, poco después de anunciar públicamente la financiación millonaria que recibirá del gobierno norteamericano.
No entiendo bien la finalidad de desembolsar la asombrosa cantidad de 86,2 millones de dólares para algo así si no se trata de un engaño contable para justificar otros pagos en el papel, pero el caso es que lo han hecho y eso desencadenó que Tekmira se revalorizara un 33% en un solo día. El último pago constatado de 1,5 millones fue realizado el 9 de julio.
La falta de dinero no era el único impedimento para que la vacuna en si se desarrollase, también está la dificultad de encontrar suficientes personas en estado de alto riesgo para probarla, porque a diferencia de enfermedades más comunes como la gripe común o el VIH, el ébola no está muy extendido. Esta dificultad para pasar de probarla en monos a humanos ha quedado anulada gracias a la epidemia actual, donde EE.UU. ya ha dado el visto bueno para probar directamente la vacuna citada con el personal sanitario involucrado.
Otro asunto interesante es que Barack Obama ha lanzado un decreto el 31 de julio que modifica las “enfermedades transmisibles sujetas a cuarentena”, contemplando la posibilidad de que cualquier persona con los síntomas descritos en ella pueda ser puesto bajo cuarentena indefinida sin su autorización. Control lógico de una pandemia, fomento de la paranoia, más control sobre la población, mal uso de la leyes y mil justificaciones más que se le puedan encontrar; el caso es que está hecho y en Estados Unidos te pueden internar indefinidamente si tienes fiebre o una simple neumonía, cuando bastaría con una retención hasta confirmar mediante análisis tu infección.
Al conocer todo esto, las previsiones hechas por varias agencias de inversión para Tekmira la pintan como una opción segura para invertir y rendir beneficios, gracias a la expansión de la epidemia de ébola con la que auguran un enorme crecimiento para la empresa. No se cortan un pelo, pero es la dinámica lógica de un sistema de mercado y no me parece anormal. Los buitres van a la carroña más fresca, eso es todo.
Por último, mencionar que en la delegación científica enviada por EE.UU. para el “trabajo de campo previo a la difusión de la vacuna entre el personal sanitario”, se encuentran varios empleados de Tekmira. Tiene su lógica, son la empresa desarrolladora de la vacuna, pero estaría bien conseguir sus nombres y ver si alguno acudió a la zona antes de la epidemia o para investigar vínculos.
También hay empleados de MAPP Pharmaceutilcals, otra de las cuatro empresas biofarmacéuticas (de la que apenas encuentro nada y probablemente haga otro artículo ampliando) subsidiadas por USAMRIID y Food and Drug Administration, ambas del gobierno norteamericano, que ha probado con supuesto éxito una terapia convencional con anticuerpos monoclonales en dos médicos americanos.
¿Hay relación entre el hallazgo de la vacuna y la epidemia?
Directa que implique a Monsanto, EE.UU., el lobby farmacéutico o Tekmira en su difusión de manera probatoria pues no, no hay ninguna relación y sería necesaria una investigación de campo más auditoria de gestión de Tekmira y empresas relacionadas; pero si hay multitud de sospechas e indicios ya citados que indican un posible conocimiento previo de que la epidemia iba a producirse. Nada concluyente si aplicamos un criterio científico, pero si sospechoso si buscamos esclarecer el asunto teniendo en cuenta las prácticas reconocidas del pasado en donde la CDC y la OMS han probado en África todo tipo de medicamentos, virus y vacunas como si fuesen simples cobayas. Además no contestan preguntas, que no entiendo los motivos de dicha negativa.
Miguel Macho

Pero no todos se rinden bajo el poder de esta maquinaria asesina de Umbrella... veamos lo que sucede en Ecuador.

Cumbre Nacional Agraria en defensa de la soberanía alimentaria
Diferentes representantes del sector campesino ecuatoriano participaron de la Cumbre Agraria Nacional que se llevó a cabo el 21 y 22 de Julio de 2016 en la Universidad Central del Ecuador. Esta es una propuesta construida desde el 2015 que convoca de manera abierta a la participación de las actividades en defensa de la soberanía alimentaria: "como respuesta al modelo extractivista frente a la propuesta de garantizar la soberanía alimentaria, para que a través de esta cumbre se pueda concluir con una priorización de políticas desde una mirada en la que se pueda ver al campo como una alternativa de vida". La Asamblea de los Pueblos del Sur, enfatizó la importancia de mantener la unidad con todas las organizaciones y mirar las implicaciones que tiene el extractivismo en la naturaleza y con las comunidades indígenas que se han mantenido en resistencia "la gran ganancia, la gran explotación, las grandes leyes a favor de las transnacionales ha traído consigo la persecución, cárcel y muerte de los campesinos que defienden su propio territorio".
Este encuentro trató, además, sobre temas que tienen gran incidencia en los agricultores ecuatorianos como el seguro social campesino y la comercialización de pequeña y mediana producción agrícola, siendo "un llamado para que la ciudad respalde las manos de las mujeres campesinas que decidieron quedarse en el campo produciendo alimentos para el pueblo ecuatoriano y evitar la dependencia alimentaria que se encuentran otros países en este momento”, además enfatizó en ‘‘defender a las semillas bajo el control campesino para asegurar la alimentación y que no se pongan al servicio de las grandes transnacionales".
El 21 de Julio se realizó una movilización hacia la Asamblea Nacional, donde se exigió el archivo de la propuesta de Ley de semillas, que atenta contra la soberanía alimentaria. Existe una preocupación colectiva a las semillas transgénicas que afectarán la alimentación sana y a la criminalización del uso de las semillas en manos campesinas, con el fin de promover el uso de semillas certificadas.
Evelyn Jaramillo

En una historia que continuará, les dejo el video "EL MUNDO SEGÚN MONSANTO" - Documental completo (doblado al Español)... cada vez estamos más y más cerca.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada




Lo más visitado...

Lo más visitado en el mes

Lo más visitado esta semana