Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).

jueves, 1 de septiembre de 2016

Lluis Llach - El Meu Amic el Mar (1978)

Después de una larga búsqueda, de forma totalmente inesperada, alguien a quien estaré siempre agradecido puso en mis manos este disco, que ya teníamos en el blog cabezón, pero con una calidad de sonido muy reducida. Quiero mandar  un saludo al blog hermano "Las Galletas de María" por su valiosísima colaboración en este post.
Son tiempos convulsos para España, que está en manos de un gobierno que se hunde en la cloaca de su propia corrupción, pero que, inopinadamente, sigue siendo votado por la mayoría; tiempos en los que el país corre el riesgo de desintegrarse... Llach es actualmente uno de los lideres políticos del independentismo catalán. Y esa ha sido su bandera a lo largo de décadas. Pero escuchemosle también en su faceta más intima, cuando habla de su amigo, el mar.

Artista: Lluis Llach
Álbum: El Meu Amic el Mar
Año: 1978
Género: Canción de autor, folk progresivo
Duración: 31:46
Nacionalidad: española


Lista de Temas:
01. Bressol de tots els blaus
02. Salpar (Instrumental)
03. Camí cap al nou cant
04. Cançó de rem i de vela (N° XII)
05. Venim del nord, venim del sud
06. Quan l'onada em durà a la platja dels morts
07. La poesia dels teus ulls

08. Companys, no és això

Alineación:
Lluis LLach / Voz y composición de todos los temas excepto (4): texto de Josep M. Segarra















CUNA DE TODOS LOS AZULES
(BRESSOL DE TOTS ELS BLAUS)



Mi amigo el mar
tiene la calma de un dios adormecido,
cuando mi nave busca cobijo
en la isla de su pecho.

Mi amigo el mar
tiene el coraje de un dios exaltado,
y cuando se llena de aire mi velamen
seguimos un juego incierto.

y, sin embargo, tal vez
la cresta de la ola acabará
con todo mi sueño deseoso
de alcanzar aquel puerto de azares.

mi amigo el mar
es la inmensa cuna de todos los azules,
y en su vaivén de sonido y de color
aprendo cuan poco es lo que tengo.

es por eso que nunca
me podré alejar de su latido,
y fiel viviré en la marina
hasta que se acabe el viento.















Tres años después de su gran éxito 'Viatge a Ítaca', Llach presentó en España y América  'El meu amic el mar' (Mi amigo el mar), en 1978, trabajo que profundiza en  el “mediterraneismo” ya abordado  en aquel. En España lo hace en Madrid, donde volvió después de ocho años de prohibición, y en Barcelona, donde hacía tres años que no actuaba. Era el primer intérprete no operístico que cantaba en el Liceu de Barcelona.

Para quien no conozca  a  Llach, las prohibiciones  y  persecuciones  que sufrió por parte de la autoridad, durante la dictadura de Franco,  fueron debidas  al mensaje  a favor de la autodeterminación de Cataluña y en general de rebelión contra la dictadura misma que contenía su música. Sus canciones estaban cargadas de un discurso político que el régimen identificaba como peligroso. Un claro ejemplo es este tema emblemático,  L’estaca, que no solo fue un himno para los catalanes, sino para muchos otros, por poner un ejemplo en la revolución tunecina de 2011 . También el partido Podemos, en España, actualmente lo suele poner en sus mítines. 

Esta es su letra: 


L’Estaca


El viejo Siset me hablaba 
al amanecer, en el portal, 
mientras esperábamos 
la salida del sol 
y veíamos pasar los carros. 

Siset: ¿No ves la estaca 
a la que estamos todos atados? 
Si no conseguimos 
liberarnos de ella 
nunca podremos andar. 

Si tiramos fuerte, la haremos caer. 
Ya no puede durar mucho tiempo. 
Seguro que cae, cae, cae, 
pues debe estar ya bien podrida. 

Si yo tiro fuerte por aquí, 
y tú tiras fuerte por allí, 
seguro que cae, cae, cae, 
y podremos liberarnos. 

¡ Pero, ha pasado tanto tiempo así ! 
Las manos se me están desollando, 
y en cuanto abandono un instante, 
se hace más gruesa y más grande. 

Ya sé que está podrida, 
pero es que, Siset, pesa tanto, 
que a veces me abandonan 
las fuerzas. 
Repíteme tu canción. 

Si tiramos fuerte ... 

Si yo tiro fuerte por aquí ... 

El viejo Siset ya no dice nada; 
se lo llevó un mal viento. 
- él sabe hacia donde -, 
mientras yo continúo 
bajo el portal. 

Y cuando pasan 
los nuevos muchachos, 
alzo la voz para cantar 
el último canto 
que él me enseñó. 

Si tiramos fuerte ... 

Si yo tiro fuerte por aquí, 
y tú tiras fuerte por allí, 
seguro que cae, cae, cae, 
y podremos liberarnos.



Tras la transición política en España después de la muerte de Franco, Llach se encuentra ante un público cada vez menos politizado,  y, de hecho, la misma Nova Cançó entraba en crisis debido a que hasta el momento sus letras eran esencialmente de carácter social y político. El nuevo público no podía comprender la intensidad combativa y contestataria del período que acababa de cerrarse. Ante semejante tesitura Llach se plantea incluso retirarse, si bien finalmente no lo hace. Más bien parece buscar nuevas tematicas. De hecho, en El meu Amic el Mar, por ejemplo, apenas hay una sola canción con claros tintes políticos: Companys, no és això.





Les transcribo un fragmento de un comentario de la misma página web del artista acerca de este álbum, que, a mi modo de ver, expresa con mucho más acierto que yo su carácter, su proceso de creación y su belleza :

“El estudio de grabación de Albert Moraleda fue escenario de más de dos meses de trabajos constantes de Lluís Llach y sus compañeros. Con el apoyo instrumental de cuatro músicos amigos y de él mismo, el cantautor ampurdanés ha grabado un disco realmente espléndido, realizado con exigencia y rigor, y la característica fundamental del cual es la búsqueda incesante de formas expresivas nuevas, al amparo de la musicalidad específicamente mediterránea. El resultado es interesantísimo, hasta el punto que “El meu amic el mar” no es únicamente la obra magna de Lluís Llach, sino que ocupa un lugar destacadísimo dentro del panorama general de la canción y de la  música popular contemporáneas, incluso a nivel internacional.


Lluís Llach ha dedicado este disco a su amigo, el mar. Porque, para un buen ampurdanés como él, el mar es siempre el amigo y el mar es siempre el Mediterráneo. Es lógico, pues, que todo el álbum discográfico de Lluís Llach emane una sensibilidad eminentemente mediterránea, la misma que ya era presente en algunas de sus mejores composiciones anteriores, como “Vaixell de Grècia “ y más especialmente “Viatge a Ítaca”, pero que con esta obra más reciente consigue una expresividad mucho más cuidada y coherente.

Esta sensibilidad mediterránea es el denominador común de todo el álbum, tanto en una cara como en la otra. La sugerencia de todo un mundo, propio y singular, es el rasgo definitorio de esta obra del popular cantautor: un mundo real y tangible, pero también irreal y misterioso, incluso ambiguo. Como el Mediterráneo. Como la Mediterránea.









En el Palace de París, en el Palau Municipal dels Esports de Barcelona o en el Pabellón de Deportes del Real Madrid, mientras escuchaba a Lluís Llach, me he sentido sorprendentemente transportado a las costas y playas ampurdanesas. Una musicalidad plenamente arraigada a la tradición cultural del país, y a  la vez radicalmente abierta a todas las formulaciones sonoras nuevas, se convertía en nueva afirmación de la personalidad individual y colectiva, una manera más de recuperar una parte importante de la memoria que nos identifica y caracteriza. Y era precisamente la mezcla inteligente de un lenguaje tradicional y de unos sonidos nuevos, la combinación armónica del clasicismo y del vanguardismo aquello que daba autentica universalidad a la obra.


Partiendo de textos propios, exceptuando una canción basada en un poema de Josep M. de Sagarra, Lluís Llach ha creado un conjunto de composiciones de una belleza melódica incuestionable. Cuatro canciones confirman de sobras su categoría excepcional de melodista dentro de la mejor tradición de este género tan difícil que es la canción popular. Todas se agrupan en una composición espléndida, a la manera de poema sinfónico. El conjunto supera incluso, con diferencia, “Viatge a Ítaca” y “Campanades a morts”.

Jordi García- Soler (abril 1978)







¡Que lo disfruten, amigos cabezones!

el Canario



9 comentarios:

  1. Desde aquellas épocas que no lo escuchaba, en cassettes que desaparecieron vaya a saber en qué manos. Y mucho menos sabía nada de él. Que esté en política era totalmente esperable.
    Benvingut!

    ResponderEliminar
  2. Lluís Llach es probablemente mi cantautor/músico/poeta preferido de todo el ámbito nacional (considerando la mía, ya que siente un país petit). Creo que debo tenerlo todo en formato original (excepto el Ara i aquí de vinilo, distinto a los posteriores, que me lo pasaron digitalizado). Si queréis algo más...
    Kk

    ResponderEliminar
  3. Me honra tu visita kk. Pues que te sientas como en tu casa en este Blog es lo único por ahora... Pero ya pensare y si se me ocurre algo te lo digo. Mil gracias compañero

    ResponderEliminar
  4. Oye Kk, ahora que lo pienso, tu no tendrás "Línea 5" de Mirasol Colores en flac?

    ResponderEliminar
  5. Pues no, pero preguntaré a mis contactos...

    ResponderEliminar
  6. gracias! Cualquier cosa que necesites avisa

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar




Lo más visitado...

Lo más visitado en el mes

Lo más visitado esta semana