Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).

viernes, 15 de julio de 2016

Companyia Eléctrica Dharma - Llibre Vermell (2002)


Vamos cerrando una semana a puro Dharma, ahora con el "Llibre Vermell" o "Libro Rojo" que es la revisión de las melodías medievales del "Llibre Vermell de Montserrat" (Libro Rojo de Montserrat; el manuscrito que contiene una colección de cantos medievales de la Edad Media), que quedaron recogidas en ese disco que se traduce "Que no se pierda este sonido" con interpretaciones medievales en tono de jazz rock, aquí con la inclusiòn de un coro y tenor tal como requería la obra original.

Artista: Companyia Eléctrica Dharma
Álbum: Llibre Vermell
Año: 2002
Duración: 56:44
Género: Jazz Rock / Folk Prog
Nacionalidad: España


Lista de Temas:
1. O Virgo
2. Stella Splendens
3. Laudemus
4. Los 7 Gotx
5. Ceptiguera
6. Polorum
7. Cuncti
8. Mariam Matrem
9. Imperayritz
10. Festinamus
11. Coda

Alineación:
- Josep Fortuny / drums, tablas, tambourine, vocals
- Joan Fortuny / soprano sax, clarinet
- Carlos Vidal / bass, mandola, acoustic guitar
- Lluis Fortuny / accordion, organ, keyboards, trumpet, flugelhorn
- Maria Fortuny / acoustic and electric piano, harpsichord, flute
With the collaboration of:
Jorge Molina / Tenor
Xavier Lozano / Flutes, sorollisme, tible
Bi Tra Tianan / Djembe
Paul Stouthamer / Cello
Choir Director: George Picorelli



Siguiendo en la incursiòn de la Dharma en la música medieval, y es la última parte de la trilogía integrada por "Racó de món", "Sonada" y esta "Llibre Vermell", donde se destaca la inclusión, junto a las melodías medievales, de corales y ritmos africanos.




Si no leyeron nuestro comentario del "Que No Es Perdi Aquest So", les cuento que esto se basa en la música contenida en el Libro Rojo de Montserrat:

El manuscrito fue copiado a finales del siglo XIV. Inicialmente contenía 172 folios escritos por las dos caras, de los cuáles 35 se han perdido. De los 137 restantes, sólo siete contienen música, los comprendidos entre el 21v y el 27. Por tanto, sus páginas musicales no pasan de doce.
Su nombre, "El libro Rojo de Montserrat", proviene del color de las cubiertas con que fue encuadernado en el siglo XIX.
El propósito de la colección era entretener con cánticos y danzas a los peregrinos que llegaban al Monasterio de Montserrat - que era uno de los sitios de peregrinación más importantes cuando el manuscrito fue copiado - y se protegían en la iglesia durante la noche y en las plazas cercanas durante el día, según se explica en el folio 22: "Quia interdum peregrini quando vigilant in ecclesia Beate Marie de Monte Serrato volunt cantare et trepudiare, et etiam in platea de die, et ibi non debeant nisi honestas ac devotas cantilenas cantare, idcirco superius et inferius alique sunt scripte. Et de hoc uti debent honeste et parce, ne perturbent perseverantes in orationibus et devotis contemplationibus".
Los cantos son en catalán, occitano y latín y son todos de autor desconocido. A pesar de que la colección fue copiada a finales del siglo XIV, la mayor parte de la música se cree que es anterior. Por ejemplo, el motete Imperayritz de la ciutat joyosa, posee un texto distinto para cada una de las dos voces, estilo que ya no se utilizaba cuando el manuscrito fue copiado.
Las piezas de la colección que han llegado hasta nosotros son diez: tres cánones o caças, dos cantos polifónicos y cinco danzas.
Wikipedia

También hemos comentado en nuestro comentario del "Que No Es Perdi Aquest So" algunas palabras de Joan Fortuny:

La idea de reversionar el "Libro Rojo" de algún modo comenzó de Esteve, en un solo que él hacía del segundo disco, del Oucomballa. Un día escuchando la radio oímos una canción que era igual que su solo, y pensamos pero cómo puede ser? Entonces resulta que la Esteban debería haber oído alguna vez y entonces quisimos saber de dónde venía esa melodía que era clavada a su solo y vimos que era del Libro Rojo. A raíz de ahí, fuimos escuchando este disco y nos gustó. Tuvimos en cuenta que son melodías del siglo XIII y XIV, pero pensamos que podían ser muy actuales, porque eran melodías que había compuesto el pueblo en plan pagano, quiero decir para hacer fiestas y cosas y en cambio, los monjes las cogieron y las transformaron para hacer cantos a la Virgen en plano religioso, que antes no estaban. Nosotros lo que hemos querido es sacar todo este componente religioso que tiene el Libro Rojo y pasarlo lo lo más por el lado pagano, y por eso hemos elegido estas canciones.
Joan Fortuny
Y la música original del Libro Rojo era más parecida a esto, lo de la Dharma fue una completa reversión de la música original:


 

Con la trilogía "Rincón de mundo", "Sonada" y "Libro Rojo", la Dharma ha querido poner cara a cara mundos muy distantes: los sonidos de un grupo de rock con melodías medievales, trabajos corales con improvisaciones contemporáneas, el sonido de la tenora con ritmos africanos, música vieja y nueva música. La Dharma forma parte de este tipo de músicos dispuestos a romper con su entusiasmo. Después de varias décadas de carrera artística, esta banda ecléctica y singular que tiene varias similitudes con los Jethro Tull, mantiene intacto el espíritu de sus inicios y cada nueva propuesta significa ampliar un poco más el territorio de la música popular. Las músicas tradicionales siempre han tenido un alma nómada.

La Dharma es, sobre todo, un grupo de escenario. Sus actuaciones sorprenden por su fuerza eléctrica con que interpretan y transmiten su lirismo incandescente, sus ritmos trepidantes y vitales. Un concierto de la Dharma es sinónimo de fiesta popular, multicultural mediterránea y musical, un evento único e irrepetible cada vez. Todo pasa muy deprisa. Sobre el escenario, sus directos siguen siendo agua fresca y saltarina, canciones y "sonadas" atravesadas por el inconformismo característico de todo artista comprometido con sus raíces. Las etiquetas sobran. Es la Dharma y su ímpetu escénico, que culminando estas entradas relacionadas al grupo en cuestión, vamos a publicar en un ratito algo de la Dharma en vivo, para gusto de muchos cabezones que recién conocen esta belleza.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada




Lo más visitado...

Lo más visitado en el mes

Lo más visitado esta semana