Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).

miércoles, 30 de marzo de 2016

Ecos de la Visita de Obamita (2° parte): Argentina hacia el TPP


El título más importante de la reciente visita de Barack Obama se resume en pocas palabras: EEUU busca un nuevo Tratado de Libre Comercio con Argentina. Apenas una década después del traspié de George W. Bush en Mar del Plata, a manos del tridente Kirchner-Chávez-Lula, la política exterior norteamericana apunta a que la Argentina de Macri sea el ariete para modificar la correlación de fuerzas en el Mercosur.

En la nota, seguimos desmenuzando lo expuesto en la Oficina de Prensa de la Casa Blanca a través de la Embajada de EEUU: estamos en ruta hacia un Tratado de Libre Comercio y una alianza estratégica con EEUU en sus aventuras imperiales. Otros temas centrales además de los que vimos ayer (seguridad, cooperación económica, etc.) reforzamiento de la OEA!, entre otra muchas cosas. Pero la reciente visita del presidente de EEUU trajo la novedad de un posible acuerdo de libre comercio entre nuestro país y la potencia del norte. La promoción de este tipo de acuerdos, es parte de la geopolítica norteamericana en la región, vinculada al desarrollo del Acuerdo de Asociación Transpacífico (o TPP por sus siglas en inglés).

El bloque del Mercosur nacido en 1991, es la traba más importante para que el gobierno títere de Marioneta Macri firme un Tratado de Libre Comercio (TLC) con Washington. Ningún país puede firmar un acuerdo de ese tipo en soledad: deben tener el visto bueno del conjunto de los miembros. Por ello la canciller Malcorra habla de "flexibilizar" el Mercosur, o para decirlo con más claridad, que el bloque deje de ser lo que actualmente es, abriéndose paso tanto a EEUU como a la Alianza del Pacífico (y por ende al TPP).

Antes de terminar el día vamos con las nuevas buenas... ¿nuevas? ¿buenas? (????)... Me remito a la nota de gente que sabe (pero que en definitiva dice lo mismo que recalcamos hace rato: M&M quiere entrarle al TPP... o en todo caso a un engendro parecido):


Tiene sintonía con lo planteado por Macri en la conferencia de prensa junto a Obama, cuando habló de una "apertura de agendas" respecto a un acuerdo bilateral, tras lo cual destacó que se "deberá fortalecer el Mercosur y después pensar en un acuerdo más amplio". Pero Obama fue más allá, afirmando que EEUU y Argentina "van a identificar todas las áreas donde hay barreras que han impedido el progreso de nuestra relación comercial" para luego afirmar que el objetivo de fondo era "elaborar un acuerdo de libre comercio".
EEUU parece confiado en que un hipotético cambio de gobierno "constitucional" en Brasil y Venezuela permita que la correlación de fuerzas al interior del Mercosur termine siendo favorable a sus intereses librecambistas. Si ese plan no funciona, buscará que al menos el bloque modifique la necesidad de un acuerdo de todos los miembros para vincularse comercialmente con otros países o bloques. Hay una normativa que le dificultará la tarea: la Resolución del Grupo Mercado Común Nro 35/92, donde se reafirma "el compromiso de los Estados Partes del Mercosur de negociar en forma conjunta acuerdos de naturaleza comercial con terceros países o agrupaciones de países extra zona en los cuales se otorguen preferencias arancelarias". En ese sentido, la incorporación de Bolivia como miembro pleno del Mercosur podría complejizar aún más los intereses de los aperturistas, que igualmente no darán el brazo a torcer a mediano plazo.
En definitiva, mientras buena parte de los medios concentrados argentinos quedaba cautivada por el baile de tango de Obama, o anunciaba con notas de color lo que el presidente norteamericano comería en el país, en la Casa Rosada avanzaba un plan para que el país intente firmar -ya sea con el Mercosur o alejándose de este si las presiones así lo ameritan- un nuevo TLC con la aún primera potencia mundial. Como se ve, un cambio rotundo a la política exterior que enterró el ALCA en noviembre de 2005 en la Ciudad de Mar del Plata.
Para finalizar hay que destacar un elemento adicional: la motivación de fondo de EEUU en el actual contexto internacional es avanzar en la firma de tres tratados comerciales globales (TPP, con América Latina y Asia Pacífico; TTIP, con Europa; y TISA, un megacuerdo de servicios). Además de las "ventajas comparativas" de la economía norteamericana con las economías periféricas, el trasfondo de los tres tratados es inequívoco: no dejar que China, segunda economía mundial y locomotora del BRICS junto a Rusia e India, dictamine las reglas del comercio global. En ese sentido, de la mano de EEUU, Argentina estaría ingresando en una silenciosa disputa con el bloque de países emergentes, aliado hasta fines de 2015 del país.
Lo vertiginoso del cambio llama la atención: en apenas meses Buenos Aires pasó de pedir el ingreso al bloque BRICS a intentar avanzar en un nuevo TLC con EEUU, que permita asimismo que el país avance hacia el eje Alianza del Pacífico/TPP. Como se ve, un cambio rotundo en el plano de las relaciones exteriores. ¿Hasta dónde llegará? El tiempo, y también la correlación de fuerzas a nivel regional, dirá.
Juan Manuel Karg - Politólogo UBA / Analista internacional




¡Hay! esta gente de Cambiemos, son tan dulces, tiernos y susceptibles hasta las lágrimas! con qué dulzura nos van a empomar a todos!!! Se me parte el corazón!




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada




Lo más visitado...

Lo más visitado en el mes

Lo más visitado esta semana