Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).

miércoles, 9 de marzo de 2016

Consecuencias del Arreglo con los Buitres


Video con el economista Arnaldo Bocco, a quien el periodista Gerardo Fernández, quien le formuló las preguntas que, creo, todos nos hacemos sobre las consecuencias de un arreglo con los buitres. Ojalá que esto sea un aporte al pensamiento en estos días cruciales que estamos viviendo.

O sea, si no te diste cuenta, y como lo dijo Pic en un comentario: "Lamentablemente, estamos en el horno, no es bajar los brazos,no, es darse cuenta como viene la mano en esta realidad que nos toca vivir.".
Si no le crees a Pic, aquí va otro video...



Sembrar hoy, para cosechar mañana

Al día de hoy y con la información disponible, todo indica que la derogación de la ley cerrojo y el paquete legislativo pro buitre salen, porque al gobierno le dan los números: a los votos propios le suma los del “peronismo amigable” (que incluyen la presión creciente de los gobernadores) y de Massa. De hecho ya lo acompañaron en el dictamen de comisión "con despachos en disidencia". 
Hay un arco amplio de apoyos “por afuera” de “Cambiemos” a la iniciativa, que van desde los “prolijos” como Bossio o Massa que quieren “hacer aportes para mejorar el proyecto”, hasta los “convencidos” como Urtubey que dicen -con sinceridad, habrá que reconocer- que lo apoyan porque responde a sus convicciones más íntimas; y en una sobreactuación de obsecuencia con Macri les tiran palazos a los que apoyan a cambio de algo (plata, obras).
Apoyos que se siguen sumando sin que haya cambiado nada respecto a las “contraprestaciones” que supuestamente otorgaría a cambio el gobierno de Macri: no hay cambios en la coparticipación ni les han devuelto a las provincias el 15 %, no hay fondos para obras y las precisiones sobre el Plan Belgrano siguen en veremos. Tampoco se discutirán este año -al menos esa es la intención del gobierno: planchar el tema- los cambios en Ganancias.
Lo que indica que en realidad lo que está pasando es que (como en cierto modo señalábamos acá) se ha quebrado el “consenso pasivo” que pareció existir en el sistema político durante el kirchnerismo sobre la importancia de que el país se desendeudara; y por el contrario son mayoría los que parecen anotarse ansiosos en la línea de largada de un nuevo festival de endeudamiento; que financie consumo “socialmente tranquilizador” y obra pública sostenedora de posiciones políticas conquistadas. Posiciones comarcales por cierto: si algo está en entredicho en todo esto hacia el interior del peronismo, es su subsistencia misma como fuerza política nacional, con intenciones de volver algún día a gobernar el país.

A eso se suman las ostensibles presiones del estalibshment y los medios hegemónicos para que los “díscolos” del FPV se sumen a la movida, y también convaliden con su voto en el Congreso la capitulación ante los buitres. Presiones a las que -por supuesto- se suma el gobierno, con la brutal franqueza del Jefe de Gabinete que admite en públicoque no hay “Plan B”: o se acuerda con los buitres, o se viene el mega-ajuste.

El recurso no es nuevo: se usó antes con el Megacanje, el "blindaje", los superpoderes a Cavallo y el déficit cero, entre tantos ejemplos: el apriete extorsivo del neolioberalismo que amenaza con el infierno para hacer digerible lo que en circunstancias normales sería intragable, como este acuerdo. De hecho, el reconocimiento de Peña es la admisión implícita de que el pacto en sí mismo es indefendible, desde todo punto de vista.
La disyuntiva es -por supuesto- falsa: el ajuste ya está en marcha y se seguirá desplegando aun con el acuerdo con los buitres (y nos atrevemos a decir, a causa de él), y ceder a la extorsión es comprar el buzón de la teoría del derrame, en su versión financiera; cuando todos sabemos que la “copa” nunca derrama. A esta altura del partido, cabría preguntarse cuantas experiencias históricas fallidas como país necesitamos para admitirlo.
Como también es falsa toda la discusión sobre aportar o no al el quórum en Diputados que plantea Abal Medina, el Pichetto bajas calorías: tal como él mismo lo reconoce acá, la concurrencia de los diputados del FPV no es imprescindible para el quórum; pero lo que no dice es que la discusión que plantea es para tapar lo que harán en el Senado, donde la cosa es diferente: sin el bloque del FPV no hay quórum, y si dan quórum es porque al menos una buena parte de los senadores del bloque están dispuesto a acompañar con su voto favorable el proyecto.
¿O acaso quieren que creamos que darán quórum para luego votarlo todos en contra y sellar de ese modo la suerte del arreglo con los buitres, porque el proyecto sería rechazado y no podría volver a repetirse hasta el año que viene de acuerdo con el artículo 81 de la Constitución Nacional?
Así las cosas y al parecer, los que no oponemos al arreglo con los buitres en las condiciones planteadas por el gobierno de Macri somos cada vez menos y nos estamos quedando solos; porque cambió la ola y quedamos nadando al revés. Al parecer, remarcamos: sin elecciones más o menos cercanas a la vista para comprobarlo, sería un error confundir poroteo legislativo (con transfuguismos varios a la orden del día) con legitimidad social mayoritaria de una postura política.
Y además de pocos o menos, somos irracionales, porque nos oponemos a lo que se presenta como “la única solución posible”. Sin embargo, no podemos dejar de destacar que los que plantean el problema buitre en esos términos son casi exactamente los mismos que cuando Kirchner lanzó el canje de deuda en el 2005, lo tildaron precisamente de irracional, destinado al fracaso y a “aislarnos del mundo”.
Como también era una locura para muchos (acostumbrados al “país normal” al que al parecer volvimos) la lógica política de gobernabilidad que instauró el propio Kirchner, de la cual la propuesta del canje de deuda no era sino expresión: apelando a la expresión de Marechal, encerrado en el laberinto eligió salir de él por arriba.
Es el momento para ejercer las virtudes de la paciencia y la perseverencia en el sostenimiento de una posición política que puede parece pura pérdida en el presente (al menos eso se dice desde el "pragmatismo"), para capitalizarla políticamente en el futuro; siendo además coherentes con aquello que dijimos en campaña, y para lo cual nos votaron: tras una derrota electoral trascendente, y en un marco de confusión, dispersión, oportunismo y pases de facturas internos que se despliegan en paralelo con una brutal ofensiva del adversario, no es poco mantener la coherencia; al menos en estas cuestiones centrales.
Con todas las autocríticas que hagan falta sobre el resultado electoral y sus causas, pero desde ahí, desde el mantenimiento mínimo de una identidad, una idea y un rumbo. Nunca comprando el discurso del adversario. 

Y no se pretenda oponer al razonamiento la crítica (sustentada siempre en la enseñanza de Perón en “Conducción Política”) sobre que “no alcanza con ser buenos, si somos pocos”; porque nadie sabe hoy a ciencia cierta cual será el resultado del partido a futuro (más allá de la contingencia de la votación en el Congreso); y porque si el modelo de endeudamiento y burbuja financiera explotan, muchos de los que hoy lo bancan se desmarcarán y dirán que fallaron los supuestos bajo los cuáles concedieron ese apoyo.
Lo que es falso: no hay modo de que esos supuestos funcionen, porque no están previstos para hacerlo; no al menos en términos de desarrollo productivo, diversificación de la economía, inclusión social y distribución equitativa del ingreso. Acá lo explica -con mucho mayor rigor técnico que nosotros- Claudio Scaletta en Cash del domingo pasado.
La teoría del derrame fracasa -una y otra vez- porque no existe el “paraíso futuro” que promete el neoliberalismo tras “los inevitables ajustes” o el “endeudamiento para volver a crecer”. Y no lo hay porque promete algo que jamás podrá cumplir, por la lógica propia con la que actúan las fuerzas del mercado que libera y potencia.
Desde esa lectura (económica, pero sobre todo política) hay que actuar, con base ideológica sí, pero desde el más puro y estricto pragmatismo: pensando a futuro, que si a Macri “le va bien” (es decir si cumple sus objetivos) a la mayoría le irá mal, no por perversidad, sino por la confluencia fatal de la visión del país que propone, con los intereses a los que representa.
Si el endeudamiento que se habilitará acordando con los buitres (endeudamiento, no inversión) financia un “boom” de consumo a mediano plazo y eso se traduce en algún rédito electoral, los réditos los recogerán Macri y sus candidatos, y no las segundas marcas de “Cambiemos”. De lo contrario si la receta elegida falla aun en eso y crece el descontento social con su gobierno, tampoco lo capitalizarán los que vienen haciendo “macrismo prolijo y con sensibilidad social” u “oposición responsable y propositiva”; sino los que hayan sido capaces de plantear desde el vamos una oposición clara, y con argumentos valederos, que en éste caso sobran.

Tan sencillo como eso, como lo que dice Recalde en la imagen de apertura sobre el acuerdo con los buitres: la solución nunca puede ser peor que el problema.
Nota original, aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada




Lo más visitado...

Lo más visitado en el mes

Lo más visitado esta semana