Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).

viernes, 12 de febrero de 2016

¿Qué es el Acuerdo Transpacífico y cómo afectara a tu vida?


TPP son la siglas en inglés del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica, es un tratado de libre comercio multilateral, busca regular un gran número de temáticas, que van desde el comercio de lácteos, hasta la regulación laboral, pasando por derechos de autor, patentes, inversiones estatales y medio ambiente.
El Premio Nobel Joseph Stiglitz y el profesor del Instituto Roosevelt Adam S. Hersh ya alertaron sobre "la farsa" del TPP (Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica). Dicha farsa de "libre comercio" no es otra cosa que una reedición mucho más furiosa del ALCA, pero mejorada y renovada.

Stiglitz y Hersh afirman que lo que se presenta como el mayor acuerdo regional de inversión y comercio de la historia "no es lo que aparenta ser". No es un tratado de libre comercio, como no lo era el ALCA. Es "la administración del comercio mundial" por parte de las corporaciones transnacionales más poderosas, dispuestas no sólo a destruir empleo, derechos laborales y pequeñas industrias, sino también a corporaciones más pequeñas, un fenómeno que expresa la fase criminal del actual capitalismo.


En la primera semana de octubre, Wikileaks filtró algunas de las condiciones que impone el TPP a sus miembros: leoninas, hipócritas, neocolonialistas e ilegales: lo que pretenden las corporaciones es erigirse en un poder supranacional que pase por encima de las respectivas constituciones y los andamiajes legales de cada país. Es una clara renuncia a la soberanía y, en consecuencia, con el nombre de "libre comercio", a lo que se renuncia es a la libertad nacional respectiva de manejar la propia economía.
Aunque el texto fue firmado por 12 países, su contenido permanecía en estricto secreto, lo cual generó numerosas críticas durante la etapa de negociación del pacto. Cientos de representantes de grandes corporaciones tenían acceso directo a las negociaciones, mientras que los funcionarios electos para discutir el TPP tenían acceso limitado o nulo. A su vez, la Cámara de Representantes del Congreso de EE.UU. aprobó en junio acelerar el TPP, impidiendo que los congresistas discutieran o enmendaran cualquier parte del tratado. Únicamente podrían votar a favor o en contra del aceleramiento. El resultado de este proceso ha sido un traje a la medida de las aspiraciones empresariales. Se conculcan derechos básicos adquiridos de la sociedad civil, como el acceso libre a Internet y a medicamentos de menor costo, entre otras materias relevantes.

El TPP es la última etapa en el proceso de globalización comercial y financiera para la desregulación de mercados y conlleva un nuevo salto en las estructuras geopolíticas de las Mega Corporaciones por sobre los Estados y los individuos. Volvemos a una frase que hemos repetido aquí varias veces, para fraseando las sabias palabras del Negro Dolina "En todas partes del mundo, hoy la elección es entre Estados Nacionales y Neoliberalismo". He aquí el ejemplo más crudo.


No lo dicen explícitamente en casi ningún lugar del planeta, porque del TPP (Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica) no se habla demasiado. Dado que casi nadie sabe ni siquiera que existe ese tratado, para que no fracase como el ALCA. El Imperio aprendió que es mejor si se hacen las cosas en secreto, y con ésto pretende dejar a China fuera de su posible ascención dentro de la escalada de poderío mundial. Este acuerdo ha sido objeto de críticas en diversos países, que aseguran que con éste se violentan los derechos laborales, la soberanía de los Estados y el medioambiente.
El presidente norteamericano, Obamita, dijo por medio de un comunicado: "El TPP permite que EE.UU. -y no países como China, que esta fuera del acuerdo- escriban las normas de circulación (comercial) en el siglo XXI, lo cual es especialmente importante en una región tan dinámica como Asia-Pacífico".
Fuertemente promovido por Estados Unidos, el tratado involucra también a otros 11 países: Japón, Australia, Nueva Zelanda, Malasia, Brunei, Singapur, Vietnam, Canadá, y los latinoamericanos México, Perú y Chile. Las áreas que el tratado pretende normar van mucho más allá del intercambio de bienes entre los países miembros, y se extiende a temas tan importantes como las inversiones estatales, el derecho a la salud o nuestros derechos en Internet.
Develamos algunos de los peligros que representa para nuestra región el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica, mejor conocido por su abreviatura en inglés TPP.

"Los poderosos del mundo, los Estados firmantes y los promotores de este Tratado, descuidan completa y absolutamente los derechos humanos de las personas y de los pueblos, pues las medidas acordadas dan paso al incremento del despojo, el ecocidio, la explotación laboral, y merman la soberanía de los pueblos. Permiten violar el derecho a la vida, a la alimentación, a la salud, a la libertad de expresión, a la privacidad y a la seguridad personales."
Dr. Miguel Concha Malo, Director del Centro F. Francisco de Vitoria de Derechos Humanos

Esas son palabras del Dr. Miguel Concha Malo, en el reciente Encuentro Internacional de Movimientos y Organizaciones Sociales en Oposición al Tratado de Asociación TransPacífico. Este cónclave se realizó en Ciudad de México, el último fin de semana de Enero, agrupando a más de sesenta y cinco organizaciones populares.



El 4 de Febrero (día en que se firmó el Tratado en Nueva Zelanda) y en días anteriores, se desarrollaron manifestaciones de protesta en al menos diecisiete otras ciudades repudiando la violencia económica y social que se desprende de este tratado impulsado por las corporaciones y particularmente por los Estados Unidos.
Las negociaciones del TPP comenzaron en marzo del 2010 y han sido hechas de espalda a la comunidad de los países afectados. Hoy, todo lo que sabemos al respecto, es gracias a filtraciones de los textos oficiales, como las realizadas por Wikileaks entre noviembre de 2013 y que son analizadas acá.



Pérdida de soberanía y de derechos básicos

El economista Félix Moreno ha expresado que "se trata de un tratado con mucha letra pequeña que se ha negociado muy duramente por parte de grupos de intereses especiales y grandes empresas para conseguir ciertas ventajas".
Las materias que han salido a la luz revisten un alto riesgo para el acceso de las personas a las materias citadas y para los mismos Estados, que quedan en una situación de vulnerabilidad por una pérdida de soberanía sin precedentes ante las grandes corporaciones.
Podemos citar algunos puntos clave que han salido a la luz. Entre ellos, destaca la prohibición de etiquetado obligatorio para los productos modificados genéticamente; más y renovadas protecciones de patentes y derechos de autor, favoreciendo a las transnacionales de la industria farmacéutica en desmedro de los medicamentos genéricos de menor precio o también protegiendo patentes de procedimientos médicos que encarecen terapias. Otro ámbito son pactos que discriminan la contratación pública en favor del área privada, y la reducción de la compra de productos locales por parte de los Estados en favor de los importados. También se han filtrado acuerdos respecto a regulaciones ambientales en las cuales se pactaron asuntos relacionados con energía nuclear, contaminación y sostenibilidad.
Hay aspectos importantes relacionados con mayores desregulaciones financieras y los ya citados relativos a las tecnologías de la información, que le darán grandes poderes a las compañías en detrimento de los usuarios a quienes se les impedirá mediante duras sanciones, afirman especialistas tras la lectura de los textos en WikiLeaks, el uso libre de contenidos patentados.
Pero uno de los puntos más riesgosos que derivarían en graves daños y efectiva pérdida de soberanía para los Estados son los recargados poderes traspasados a las corporaciones, la gran mayoría estadounidenses. Bajo las normas de solución de controversias propuestas por el TPP, las grandes empresas pueden demandar a los Estados ante un tribunal comercial internacional por introducir nuevas leyes -como las que protegen al consumidor, por ejemplo- que dañen sus inversiones y negocios.


El contenido de los textos filtrados por Wikileaks ha creado alerta mundial respecto a diversos temas, como:

Limitación a Derechos Humanos en Internet.

El TPP busca convertir a los proveedores de acceso a Internet en los responsables de censurar contenidos unilateralmente, sin intervención de un organismo superior, como el poder judicial, que garantice nuestros derechos.
Además, busca endurecer las sanciones a las infracciones del derecho de autor, penalizándola con multas, desconexión de Internet y hasta cárcel.
Prácticas hoy comunes, como postearle un video a un amigo, podrían desaparecer, cambiando por completo el modo en que Internet se ha convertido en una herramienta vital para nuestras vidas.
Muchas de estas disposiciones se encontraban en SOPA y PIPA, dos proyectos de ley draconianos y polémicos, finalmente desechados debido a la presión ciudadana, pero que hoy reviven gracias al TPP.
Pero también hay amenazas a tus datos personales, pues hay normas que establecen un proceso simplificado para el intercambio de información privada de los consumidores a través de las fronteras, posiblemente hacia países donde la protección de la privacidad es mucho más floja.

Obstáculos al acceso a medicamentos genéricos.

El TPP busca expandir el plazo de protección a las patentes de medicamentos, lo que significa mayores trabas para la fabricación de genéricos y, en consecuencia, medicinas cada vez más caras.
Los medicamentos genéricos han sido vitales para reducir el costo de tratamientos de enfermedades como el cáncer y VIH, aumentando las posibilidades de supervivencia de los afectados, sobre todo en los países más pobres. Limitar su producción es un atentado contra nuestro el derecho a la salud.
Pero las restricciones no terminan en los fármacos: Estados Unidos está buscando que los países firmantes del TPP reconozcan patentes sobre procedimientos médicos: métodos de diagnóstico, cirugía y tratamiento, lo que significaría que las nuevas técnicas para el tratamiento de enfermedades no podrían ser usadas por cualquier especialista, en cualquier parte del mundo, poniendo en riesgo la salud de millones.

Obstáculos al acceso al conocimiento y la cultura.

El TPP busca convertir a los proveedores de acceso a Internet en los responsables de censurar contenidos unilateralmente, sin intervención de un organismo superior, como el poder judicial, que garantice nuestros derechos.
Además, busca endurecer las sanciones a las infracciones del derecho de autor, penalizándola con multas, desconexión de Internet y hasta cárcel.
Prácticas hoy comunes, como postearle un video a un amigo, podrían desaparecer, cambiando por completo el modo en que Internet se ha convertido en una herramienta vital para nuestras vidas.
Muchas de estas disposiciones se encontraban en SOPA y PIPA, dos proyectos de ley draconianos y polémicos, finalmente desechados debido a la presión ciudadana, pero que hoy reviven gracias al TPP.
Pero también hay amenazas a tus datos personales, pues hay normas que establecen un proceso simplificado para el intercambio de información privada de los consumidores a través de las fronteras, posiblemente hacia países donde la protección de la privacidad es mucho más floja.

Obstáculos a los derechos de los consumidores.

El TPP afecta directamente nuestros derechos como consumidores, en variadas dimensiones:
En primer lugar, con el TPP y su nuevo “derecho de importación", será imposible traer productos desde otro país o comprarlos en alguna plataforma online, ya que estas operaciones requerirían de autorización del titular de los derechos de autor.
Bajo las normas estatales de solución de controversias propuestas por el TPP, las grandes empresas pueden demandar a los gobiernos ante un tribunal comercial internacional, por introducir nuevas leyes - como las leyes de protección al consumidor - que dañen sus negocios.
A esto se suma a que, en el marco del TPP, la industria estadounidense está pidiendo poderes aún más estrictos para limitar la regulación de productos, como los alimentos genéticamente modificados, pesticidas y aditivos.
Por otro lado, el TPP también criminaliza el rompimiento de los DRM. Si alguna vez te ha pasado que no puedes ver un DVD en tu reproductor porque no son de la misma zona, o tu tablet no soporta el ebook que compraste, es debido al DRM, tecnologías de control de acceso usadas por diversas industrias para limitar el uso de dispositivos digitales. Pues bien, si eso ya es molesto y limita tus posibilidades, el TPP obligaría a los países a criminalizar el solo rompimiento de los DRM.
¿Qué pasa si quieres pasar tu libro electrónico de un Kindle a otro dispositivo? Te convertirás en un criminal.
¿Te parece justo?



Empresas y Estados al mismo nivel

En Europa (el TTIP) y el resto del mundo (el TISA, que abarca a 52 países), es tal, que en los tres casos se vienen desarrollando negociaciones en secreto, y se propone y compromete a los Estados firmantes a seguir manteniendo ese secreto durante cinco años, es decir, más de lo que dura un mandato presidencial en muchos de ellos. Por eso nadie sabe de qué se trata.
En la primera semana de octubre, Wikileaks filtró, algunas de las condiciones que impone el TPP a sus miembros. No sólo son leoninas, hipócritas y neocolonialistas, sino ilegales: lo que pretenden las corporaciones es erigirse en un poder supranacional que pase por encima de las respectivas constituciones y los andamiajes legales de cada país. Es una clara renuncia a la soberanía y, en consecuencia, con el nombre de “libre comercio”, a lo que se renuncia es a la libertad nacional respectiva de manejar la propia economía.
El nuevo esquema permitirá a las empresas de capital extranjero situarse en igualdad de condiciones jurídicas con los Estados. Bajo este tipo de acuerdos de resolución de conflictos las compañías tendrán el derecho de acudir a tribunales de arbitraje privados para exigir compensaciones a los países que regulen contra sus intereses y cuyas legislaciones reduzcan sus expectativas de beneficios.






Propiedad intelectual: vidas en peligro
 

"Los nuevos derechos de monopolio para grandes compañías farmacéuticas pueden poner en peligro el acceso a medicamentos en los países del acuerdo. El TPP podría costar vidas", advirtió Wikileaks al dar a conocer el capítulo sobre propiedad intelectual en su versión definitiva.
El TPP afectará, de la mano con esto, sectores claves de la economía de los países firmantes como el caso de la industria farmacéutica mexicana. "No le trae ninguna ventaja al sector de los medicamentos genéricos. Este es un tratado que ha estado siendo promovido, apoyado, respaldado desde el punto de vista económico y político desde las grandes empresas farmacéuticas", afirmó el director de la Asociación Mexicana de Laboratorios Farmacéuticos, Ricardo Romey. Según los términos del acuerdo, el plazo de las patentes se extenderá a 15 años, momento hasta el cual la fórmula no se podrá utilizar para medicamentos genéricos, que son los que consume el 85% de la sociedad mexicana (más de 50 millones de personas). "Lo que separa a los países desarrollados de los países en desarrollo es una brecha en el conocimiento, y este TPP hará que esa brecha sea más difícil de cerrar", indicaron en una carta dirigida al presidente de Perú, los economistas Adam S. Hersh y Joseph Stiglitz, premio Nobel de Economía.
Basándose también en esta defensa pautada de la propiedad intelectual, las empresas proveedoras de Internet podrán vigilar la navegación, dar de baja contenidos y prohibirles a determinados usuarios el acceso a la web, bajo la excusa de combatir la piratería y sin intervención ni control de los organismos estatales.
El militante de la Red Argentina de Personas Positivas (VIH+) Alex Freyre, ya aletró (en noviembre del año pasado) sobre la peligrosidad de unirse en el tratado de libre comercio como lo manifiesta M&M, ya que dejarían de llegar medicamentos genéricos. El activista advirtió que este cambio de normativas produciría una falta de medicamentos ya que las patentes son una barrera para el acceso a tratamientos y a políticas sustentables de salud pública, ejemplificando con un medicamento que cura la Hepoatitis C adquirido en India, que se comercializa en Estados Unidos por 84 mil dólares, cuando el precio de su fabricación genérica es de apenas 120 dólares. Freyre advirtió que "sumar a nuestro país al Tratado de Libre Comercio de la Alianza del Pacífico impediría el acceso a producción privada o pública de medicamentos genéricos o a su importación, lo que hace inviable la política sanitaria de acceso integral a la que nuestro país aspira desde un criterio de salud pública y de igualdad".



Impacto en América Latina

En América Latina, el TPP, en el que están involucrados México, Chile y Perú en conjunto con la llamada "Alianza del Pacífico" (en la que también participa Colombia, que por ahora "aún" no ha firmado el TPP), representa a quienes quieren fracturar la arquitectura de independencia latinoamericano caribeña. Es como si, mirando hacia el Oriente, estos países dieran la espalda a sus propios vecinos en términos geográficos, y hermanos en términos culturales e históricos. De allí que sea un virus muy agresivo para mermar la fuerza de los intentos de integración soberana de toda tutela externa.
Para Chile, que suscribió con deleite en las décadas pasadas durante los gobiernos de la Concertación más de medio centenar de diferentes tratados con países y regiones, es una extensión natural en su obsesivo proceso de desregulación económica y comercial.



La Argentina de M&M se prepara para unirse al TPP.

La mano invisible del mercado hará que el actual gobierno argentino haga lo posible por incluirse al TPP. El funcionario M&M (Mauricio Macri) ya expresó su ambición de que la Argentina, a pesar de no tener costa en el Océano Pacífico, se sume al criminal TPP. Este acuerdo implica rebajar las barreras comerciales, modifica el accionar del Estado sobre la regulación del comercio ya que establece un mecanismo de arbitraje de diferencias inversor (empresas)-estado.
En teoría, además de Chile y Perú, el universo de potenciales miembros del TPP en América Latina podría incluir a los otros nueve países de la región con costas en el Océano Pacífico: Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua y Panamá. Pero la Cámara Argentina de Comercio está pidiendo a gritos que M&M haga lo posible para la inclusión de la Argentina con la excusa de evitar pérdidas de mercado:

El cambio del gobierno argentino, abre el interés especial por observar los posibles beneficios de un giro en política exterior para nuestra economía, y de los riesgos de no hacerlo frente a un mundo que tiende a las cadenas de valor integradas de forma internacional.
(...) La Argentina debería analizar y comprender la trascendencia de la liberalización del comercio, y detenerse en las señales del mercado mundial que tiende cada vez más hacia la agrupación y a diluir las fronteras económicas a través de las cadenas de valor integradas internacionalmente.
No participar de acuerdos de esta envergadura dejaría afuera de sus beneficios e implica riesgos de pérdida de mercado.
En este sentido, no hay que descuidar que los beneficios de estos acuerdos sean mutuos y equilibrados, propios de una apertura recíproca.
Cámara Argentina de Comercio

 
Entonces se escucharán las voces de la razón reclamar un lugarcito dentro del maquiavélico tratado, y ya escuchar a mucha gente decir cosas como ésta:


Si bien la Argentina no es siquiera una potencia intermedia, una estrategia internacional apropiada frente a los eventos que se están sucediendole permitiría aprovechar para su propio beneficio algunos de sus activos, como son su posición geográfica en el Atlántico Sur/Antártida, sus recursos naturales y humanos, y sus antecedentes y compromisos en otras dimensiones (como los derechos humanos, la intervenciones humanitarias, la no proliferación nuclear, etcétera). Salir del ostracismo y encarar con prudencia, pero proactivamente, las oportunidades y desafíos que se abren en estos tiempos, es un deber ineludible para la dirigencia actual si pretende que las generaciones futuras no queden entrampadas en las telarañas de la pobreza y de la irrelevancia mundial.
Juan Miguel Massot. Director del Instituto de Investigación en Ciencias Económicas de la USAL.

 
Por otra parte, la Unión Industrial Argentina (UIA) expresó preocupación sobre el reciente Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica, ya que afectaría el comercio exterior de Argentina y otras naciones que están fuera de este bloque abarcativo al 40% del PIB mundial, y podría impactar a mediano plazo en los países no miembros.

"Es posible que aquellos países que actualmente se vinculan comercialmente con los países miembros del TPP, pero no están incluidos en el mismo, se vean afectados por desviación de comercio e inversiones". Así, la UIA alertó que "con la firma del TPP, Estados Unidos ha conseguido exportar sus normas comerciales, tanto en materia laboral y medioambiental, como en la construcción de marcos regulatorios de normas técnicas y sanitarias y fitosanitarias", lo cual "implica una alta barrera de entrada para los países y bloques que no forman parte del acuerdo". Si bien es necesario que el TPP sea ratificado por los parlamentos de los países firmantes para que comience a regir, el acuerdo ya representa un ambicioso proyecto de integración de un grupo de países de la región Asia-Pacífico. Esto se debe tanto al volumen de producción de bienes y servicios como al valor de las corrientes de comercio e inversiones entre dichos países, ya que las naciones firmantes conforman una población de 792 millones de habitantes (11% de la población global), y son responsables de cerca del 40% del Producto Interno Bruto mundial. Además, realizan el 24% de las exportaciones y el 30% de las importaciones del mundo, mientras los ingresos por inversión extranjera directa alcanzan el 30% del total y los egresos por igual motivo se elevan a 44%.
Diario BAE

 

Conclusión

Democracia o corporaciones no es un slogan pasado de moda, sino una aspiración del uno por ciento más rico de la población mundial, vehiculizado a través de gobiernos eunucos que han perdido la noción vigorosa de la política y también el respeto por sus electorados. Si negocian en secreto, de espaldas a sus pueblos, tratados que una vez firmados les quitarán cualquier chance de soberanía política, independencia económica y justicia social, esa capitulación cierra el círculo vicioso: la política no sirve para nada, y si son todos iguales, que gobiernen los tecnócratas. Así llegarán las Corporaciones al poder de manera definitiva.

10 años después del ALCA la estrategia yanqui para recuperar el protagonismo económico en el mundo apunta a aislar a China y ampliar el alcance de productos, capitales y servicios estadounidenses. TPP, Ttip, Tisa y Alianza del Pacífico son herramientas para el cumplimiento de los objetivos de Washington.

Para más información, la mayor parte del este texto fue tomado de aquí, aquí, aquí, aquí, aquí, aquí, aquí, aquí, aquí y en todos los links que hay en la nota.




4 comentarios:

  1. La nota contiene los múltiples links en los que me he basado para hacer esta nota. Dada la importancia del tema estaria bueno que investiguen ustedes mismos, lean, se informen y saquen sus propias conclusiones. Lo que se llama análisis crítico.
    Lamentablemente, lo expuesto aquí termina (al menos desde mi punto de vista) por confirmar todo lo malo que hemos dicho en este espacio sobre el neoliberalismo extremo, descarnado y la concentración de la riqueza.
    Es hora, sobretodo pensando en aquellos que aún dudan de todo lo dicho hasta aquí, de que saquen sus propias conclusiones.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por este post necesario Moe. En este momento, el acuerdo ya firmado ha sido enviado a los congresos (al menos en mis dos países, México y Perú) que probablemente no dudarán en avalarlo. Calculo que el congreso del Perú lo pasará así nomás (en pleno año electoral, los congresistas tienen asuntos más importantes que atender, como perpetuar a sus respectivos grupos). Quizá en México pueda haber algo de debate gracias a la oposición en el senado. Hay que estar pendientes y presionar a los representantes para que no den el sí a esta enorme trampa.

    ResponderEliminar
  3. Buen día, estimados. Para agregar a lo expuesto largamente en la nota y sus impresionantes adjuntos (excelente trabajo, Moe), agregaría algo del filósofo y lingüista norteamericano Noam Chomsky (que siempre es un granito en las posaderas para los yankees; por eso es que no es profeta en su tierra y suelen ignorarlo). Acá les paso algo de su pensamiento sobre el tema, que es similar a lo ya expresado.
    Están claras dos cosas:
    1) Los norteamericanos son lo que son: los últimos y más actuales de una serie de grupos de humanos que basa su statu quo en extraer riquezas de otros lugares, para consumo propio y con el menor gasto posible. Así ha sido siempre en este planeta desde tiempos inmemoriales. Su gobierno existe mientras sea una representación formal y al servicio de las empresas depredadoras que los manejan cual Chasman a Chirolita. Da lo mismo, en ese sentido, que sean demócratas o republicanos.
    2) Nuestro gobierno actual, que al igual que todos los neoliberales del globo, son un grupo de CEO’s (Crápulas, Estafadores, Ortibas) que rinde pleitesía a los grupos empresarios millonarios propios o importados y si son de EE.UU., mejor.
    Eso nos deja en una posición de relaciones carnales como siempre lo fue desde hace 200 años y, sobre todo, en la década infame de los 90 (remember Menem y Guido Di Tella): ellos listos para el ensarte y nosotros con los lienzos bajos y rogando por una caricia primer mundista, al estilo de la recordada Isolina.
    Este tratado es tan grosero que hasta en los EE.UU. tiene detractores. Sin embargo, hay que estar alertas pues sea con este u otro como el ALCA, nos van a querer empomar como siempre lo hacen. Y nuestros dirigentes en mandato no son como como NK, CFK, Lula o Chaves. No tendrán ningún empacho en entregar al país de rodillas como es su costumbre. Deberemos estar alertas y en vigilia. Una opción, será ir a “saludar” al muñeco Obama cuando venga por estas tierras y expresarle enfáticamente nuestro pensamiento y hacerle entender que, dentro de 3 años y 9 meses, todo lo que se firme en este sentido será colocado en un tonel, llenado con excrementos y enviado a Washington D.C. con un banderín.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdón, pero olvidé el adjunto de Chomsky.- Aquí va el link:
      https://actualidad.rt.com/economia/view/117373-chomsky-acuerdo-obama-asalto-neoliberal-dominacion-corporativa

      Eliminar




Lo más visitado...

Lo más visitado en el mes

Lo más visitado esta semana