Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).

viernes, 26 de febrero de 2016

Cambiemos: La Creación del Relato M&M


El "relato" es inhenerente a toda praxis de gestión. Ya nadie duda de la estrecha vinculación que existe hoy entre la comunicación y la política, el Gobierno está preocupado porque en parte de la ciudadanía se estaría instalando la idea de que Macri no gobierna para los sectores populares. Nótese que la "preocupación" no es por el hecho de que las decisiones adoptadas van en contra de los intereses populares, sino por la percepción que tales determinaciones generan en la parte más desfavorecida de la población. La creación del "relato macrista" es importantísimo, ya que inclusive les preocupa más lo que la gente crea que gobernar en sí mismo. Los medios están haciendo su trabajo a todo vapor.

Los asesores de campaña de Cambiemos tienen en claro el mensaje que debe propagar su política en los medios de comunicación.
Como pocos, el gobierno de Macri utiliza la comunicación como parte esencial de la gestión política. A su favor cuenta como nunca nadie antes con la colaboración y complicidad de gran parte del sistema masivo de medios que, a coro, refuerza el discurso oficial. Hay que acotar que la mayor parte de los medios de comunicación dejaron de ser empresas periodísticas o informativas. Son la pata comunicacional de grupos corporativos económico políticos y, en consecuencia, esos medios son funcionales a los intereses de tales conglomerados.
Pero no solo del relato vive la política:tras la asunción de M&M como presidente argentino, vinieron acompañadas de noticias, diametralmente opuestas a la retórica de alegría y globitos utilizada en la campaña: del "no habrá jueces macristas" al nombramiento por decreto simple de dos miembros de la Corte Suprema de la Justicia de la Nación. Del "convoco a todos los argentinos a aprender el arte del acuerdo" al dictado de 29 decretos de necesidad de urgencia en 72 horas (el mismo número que su antecesora CFK en ocho años). Del "queremos el aporte de todos", a la intervención encubierta del AFSCA, al trasladar un ente autárquico a la órbita de un Ministerio, etc etc. Como dijo uno de nuestros cabezones en un comentario: a Macri no hace falta que lo golpeen, se golpea solo.
Y así no hay relato que valga... Y por eso salen nota como ésta.



A continuación damos una mirada a la lógica de éste nuevo relato, su estilo, sus formas e intenciones, para ser cada día nos puedan engañar un poquito menos.


La batalla por el lenguaje es, en última instancia, la batalla por la realidad. Por estos días, la batalla por el lenguaje, y más precisamente por las palabras, se da de manera evidente. El lenguaje es inherente a la política y "el relato", tan asociado al kirchnerismo por parte de sus detractores, es, en realidad, una cuestión adyacente al accionar político todo.
Para despedir trabajadores, el relato reza: "son ñoquis". Para generar una devaluación de la moneda, el relato culpa la herencia de la administración anterior. Además, ahora las tarifas no aumentan sino que "se sinceran" (?).


Claro que la retórica gubernamental debe contar con un público al cual adecuarse y que, además, contenga una disposición a aplaudir o soportar estoico ciertas medidas. Es palmario que ese público no iba a tolerar tan naturalmente una devaluación de más del 35% del peso nacional si esta medida hubiera sido impulsada por Daniel Scioli, pero con Macri no hubo prácticamente ningún problema.

Por otro lado, actualmente se demonizan acciones loables. El ejemplo más claro es el de "militar". La militancia, ese acto de compromiso político y solidario para con el semejante, se ha tornado según el relato M&M, en un lugar de acomodo y/o de estupidez (el "militontos" repetido por los formadores de opinión y gran parte de su "público": miren sino a los trolls que tenemos en el blog y en las redes, que nos llaman "militontos camporistas" a los cabezones). Pero esta carga negativa sobre la militancia, principalmente de la juventud, no es un caso aislado y mucho menos inocente.
"Debemos limpiar el Estado de la grasa militante" dijo el Ministro de Hacienda Alfonso Prat-Gay. El titular del ahora intervenido AFSCA, Martín Sabbatella, fue acusado de “estar politizado” en otra embestida contra la política, herramienta por excelencia de transformación social. Este estigma podría ir acompañado de otros muchos que los dirigentes macristas lanzaron en los últimos tiempos, y que cuenta no sólo con el beneplácito sino también con el impulso de los grandes medios de comunicación.


La lógica despolitizadora de este lenguaje, para nada es inocente, e impulsa y lleva a las masa a la antipolítica: si la militancia toda es espuria, y también la política, surge la tecnocracia como elemento superador: he allí los CEOs de grandes empresas en el gabinete presidencial, presuntos paladines de la eficiencia administrativa. Del nuevo relato se desprende que no es necesario comprometerse ni luchar por ningún ideal desde la sociedad civil; esa posición, a su vez, podría ser denostada fácilmente acusando a quien se atreve a participar de estar rentado o de no pensar per se, o sea, ser un militonto.

 
Esta lógica discursiva viene desde hace tiempo, y el macrismo la capitalizó fácilmente ya que se amalgama de manera directa con los principios de la derecha política. Quienes apoyaban al anterior gobierno (o simplemente veían con buenos ojos algunas medidas aisladas) fueron tildados por el antikirchnerismo más furibundo de obtener algo a cambio ya que no hay convicción, ni ideología, ni compromiso, ni empatía, según este relato. Eran los "planeros", luego perfeccionados en "choriplaneros", cristalizando, además, un claro desprecio por las cuestiones populares.
Toda esta ebullición discursiva fue caldo de cultivo para que Mauricio Macri iniciara su gestión sin tomar ninguna medida que beneficiase al pueblo trabajador -la mayoría del conjunto argentino- y sin embargo su imagen se mantuviera inamovible. Pero esto recién comienza, y ahora resta ver hasta cuándo el relato surte efecto, porque siempre que hay poder hay resistencia. En este momento, para quienes están (estamos) en la vereda de enfrente de esta lógica política, la batalla por el lenguaje es, entonces, la madre de todas las batallas.
Parte de este texto fue sacado de una nota de Emmanuel Rossi.

Política, comunicación y poder


Varios columnistas políticos –los más cercanos al Gobierno pero también algunos que se ubican en veredas opuestas– coincidieron en los últimos días en señalar que existe preocupación en el oficialismo porque en parte de la ciudadanía se estaría instalando la idea de que Macri no gobierna para los sectores populares. Nótese que la “preocupación” no es exactamente por el hecho de que las decisiones adoptadas van en contra de los intereses populares, sino por la percepción que tales determinaciones generan en la parte más desfavorecida de la población.

Es verdad que en el oficialismo existe una constante preocupación por monitorear el impacto de sus medidas en la población y una lucha permanente por cargar de sentido sus actos. También de construir una trama discursiva que justifique las determinaciones. Ya se conoce que el presidente Macri dedicará la primera parte de su discurso en la apertura de las sesiones legislativas la semana próxima a hablar de “la pesada herencia” que le dejó la administración anterior. Con eso dará pie a nuevos anuncios que, muy probablemente, seguirán apuntando al recorte del gasto público y a medidas que pueden impactar negativamente en la calidad de vida de los sectores populares.


Hay muchos otros ejemplos respecto de la utilización que el macrismo hace del discurso como herramienta política. Para justificar los despidos de empleados públicos se habla de “ñoquis” y se los mezcla con la “militancia” para producir un coctel que apele a sensibilidades negativas de parte de la población. Para argumentar sobre la aplicación de un protocolo de seguridad que habilite la posibilidad de reprimir la protesta se apunta a conmover a los habitantes de la ciudad molestos por los piquetes y los cortes. Se trabaja siempre sobre los efectos y las sensaciones, dejando de lado las causas profundas. El intento de producir modificaciones profundas en el rol del Estado, en el primer caso, y las injusticias de base que motivan la protesta social, en el otro.


Como pocos, el gobierno de Macri utiliza la comunicación como parte esencial de la gestión política. A su favor cuenta como nunca nadie antes con la colaboración y complicidad de gran parte del sistema masivo de medios que, a coro, refuerza el discurso oficial. Hay que acotar que la mayor parte de los medios de comunicación dejaron de ser empresas periodísticas o informativas. Son la pata comunicacional de grupos corporativos económico políticos y, en consecuencia, esos medios son funcionales a los intereses de tales conglomerados. El momento político indica que los intereses de estos grupos económicos coinciden con los del gobierno de Cambiemos. Por la misma razón, uno de los primeros DNU de Macri apuntó a eliminar de un plumazo aquellas leyes que regulaban el derecho a la comunicación para dejar vía libre a las grandes corporaciones mediáticas y consolidar la concentración de la propiedad con la excusa de la modernización y la convergencia tecnológica. Una forma de devolver favores por el apoyo en la campaña, abrir nuevos negocios para sus aliados y consolidar alianzas.


Parte de la acción discursiva del oficialismo es renovar permanentemente la agenda y generar titulares que aporten a su estrategia argumentativa mientras se desvía la atención sobre otras cuestiones más difíciles y escabrosas para el Gobierno. Se sabe que marzo será un mes en el que se producirá una nueva ola de despidos de empleados estatales y habrá nuevos ajustes tarifarios que incidirán en el aumento del costo de vida y de la inflación. La intención del Gobierno es que se hable lo menos posible de estos temas. Para lograrlo en el mes próximo se lanzará una nueva ofensiva retórico discursiva que tendrá como centro las denuncias de corrupción respecto del gobierno anterior y de sus funcionarios. La estrategia combinará “hallazgos” a la hora de revisar “la pesada herencia”, con la acción coordinada de parte de la Justicia y sus fiscales, y con el repiqueteo mediático de las denuncias. No importa si muchas de ellas luego no adquieren consistencia para convertirse en causas judiciales sólidas. Lo importante es instalar el tema y distraer las miradas sobre tantos otros. El periodista Jorge Lanata, un “adelantado” en estas cuestiones, ya anticipó desde Estados Unidos algunos pasos en la materia. “Cristina Kirchner tiene que estar presa”, afirmó sin necesidad de argumentar motivos.


Ya nadie duda de la estrecha vinculación que existe hoy entre la comunicación y la política, aunque existen ponderaciones muy diferentes respecto de las incidencias mutuas y los cruces entre estos dos campos. El investigador colombiano Omar Rincón ha dicho que “en la actualidad no basta con ser presidente, estar en posición, sino que hay que parecerlo”, y agrega que “en la actualidad no se gobierna, se permanece en campaña” porque “gobernar significa seguir prometiendo leyes, acciones, políticas más que alcanzarlas; mantener a la ciudadanía expectante y en esperanza ante las precarias situaciones de gobernabilidad y gestión por las que pasamos”. Su conclusión es que “la comunicación cumple en las democracias latinoamericanas como factor de gobernabilidad, legitimidad y credibilidad pública” (Comunicación y política en América latina, Bogotá, 2004).


Hoy no se puede hacer política con prescindencia de la comunicación y lo comunicacional es escenario de acción para la política; la comunicación puede verse como una batería de estrategias y herramientas para llevar adelante la acción política y de gobierno. Pero lo concreto, lo tangible son las acciones políticas y de gestión que impactan en la vida cotidiana y no tan solo las percepciones que aquellas generan. Hay además otra cara de la moneda: el derecho a la comunicación como derecho humano, que supone diversidad de voces, de fuentes, posibilidades de decir y escuchar para decidir libremente. Sin esto corre riesgo la democracia misma. Por esa razón, en la discusión parlamentaria sobre los DNU que crean el Ente Nacional de Comunicación en reemplazo de la Afsca y de la Aftic no se juega tan solo el futuro de las normas o la orientación de la política de comunicación del país. Se debate sobre la libertad de expresión y sobre la democracia misma, inseparable del derecho a la comunicación. Desde la oposición no se trata apenas de denunciar a tal o cual medio, sino de comprender que en la comunicación se juegan derechos ciudadanos y que hay allí un campo de batalla política que debe ser enfrentado no sólo con declamaciones, sino con estrategias y recursos. Es lo que reclamaron más de mil personas reunidas casi espontáneamente el sábado pasado en la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA bajo el lema “ComunicaAcción”, y algo similar pedirá la Coalición para la Comunicación Democrática (CCD) en su encuentro nacional el próximo 3 de marzo. Lo advirtió la Defensoría del Público en una resolución emitida la semana anterior y lo ratificaron muchas voces de la política, de la academia y de las organizaciones sociales: sin comunicación democrática no hay democracia y la democracia solo puede sostenerse con pluralidad de medios, de voces y diversidad de propuestas comunicacionales.
Washington Uranga

Hablando del relato macrista, tengo que tener cuidado porque el tarado del troll macrista no puede denunciar!!! huy que miedo! ah... ya nos denunció, no? ah! me había olvidado...




5 comentarios:

  1. Copio un texto que Claudio Baldoni dejó en el feca con referencia a ésta nota:

    Excelentemente expuesto, desde hace días pienso en esto, con mucha impotencia. Es notorio que la estrategia es invisibilizar, mentir, manipular y distraer, y para eso cuentan con un ejercito de comunicadores y medios. El día del paro de ATE daba vergüenza como todo el aparato mediático pedía y acicateaba sobre la utilización del protocolo antipiquetes, midiendo los minutos para ver si la gendarmería iba a intervenir, y la puesta en escena de la caras de indignación porque no se había aplicado. Unos cerdos, todos con el mismo libreto, el mismo discurso, la misma linea.

    ResponderEliminar
  2. No te calentés más por la denuncia Moe.
    Si no te bajaron el blog hasta ahora significa que no dio resultado la denuncia.
    Abrazos y dale pa delante

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mirá, si pasara eso (cosa que no creo, con una denuncia tienen que bajar el sitio aunque encuentren un sólo disco en orsai) me mearía de risa.

      Eliminar
  3. Bah, y si lo tiran abajo, también me meo de risa, ya estamos haciendo la prueba con la lista de correo con los primeros 20 conejillos de india. Como dice Sandy, la casa la tiran, la idea no.
    Saludos y buen finde, que les dejé un montón de cosas!

    ResponderEliminar




Lo más visitado...

Lo más visitado en el mes

Lo más visitado esta semana