Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).

viernes, 5 de febrero de 2016

Alex Otaola - El Hombre de la Cámara (2010)


Otra exclusividad del blog cabezón: el ex integrante de (entre otras agrupaciones) Santa Sabina y La Barranca, dirige una orquesta de rock a la manera de Zappa para musicalizar el primero documental experimental: El Hombre de la Cámar. Entren y lean lo que no dice Pinchajetas que es quien nos comparte el disco.

Artista: Alex Otaola
Álbum: El Hombre de la Cámara
Año: 2010
Género: Experimental / Soundtrack
Duración: 47:49
Nacionalidad: México


Lista de Temas:
1. Kamarada Kakarovsky
2. Primer Tren
3. Ártica
4. Sport Mili
5. Tic Tax
6. Tren
7. Dziga
8. Corte A
9. El Regreso De Dziga
10. La Página Blanca
11. Registro Civil
12. 1 + 1
13. Calle
14. El Eclipse
15. Hidroeléctrica
16. Zi Diga?
17. 8 1/2
18. Zportnik
19. Alfa Vil
20. Cinetheque
21. Regreso Del Hijo Del Kamarada Kakarovsky
22. Lola Bye
23. Áverashotlengd
24. Lo Que Es Vamos A Proceder

Alineación:
- Alex Otaola / Dirección, Piano, Guitarra.
- José María "Chema" Arreola / Batería y percusiones
- Carlos "El torreón Maldonado" / Contrabajo
- Maria "Emilia" Martínez / Flauta
- Luca "440" Ortega / Flauta, Trompeta y Harmonica.
- Adrían "Cutaan" Terrazas / Clarínete bajo, sax soprano
- Daniel Zlotnik / Sax Tenor, Sax Barítono, Clarinete, Flauta.
- Dra Molina / Theremin
- DJ rayo / Tornamesas.
- Raúl Vizzi / Bandofón.
- Gustavo Nandayapa / Marimba, Vibráfono.



De exclusividades (sobretodo latinoamericanas) y discos experimentales vive el blog cabezón, y eso gracias al incesante aporte de muestros amigos de todos lados. Ahora llega Pinchajetas para traernos este trabajo enorme, pero mejor leanlo que nos cuenta al detalle de qué se trata todo esto.




Aquí, el comentario de Pinchajetas:


Este disco puede servir muy bien para llenar el hueco del disco de Cabezas de Cera. Se podría decir que históricamente éste es el precursor de varios materiales que se han publicado por el estilo, incluyendo el Música en escala de grises.
Se trata del segundo disco de Alex Otaola, el responsable de las guitarras de Santa Sabina a partir del disco de Babel, y de La Barranca desde el disco Denzura hasta el Fluir. También ha participado en los últimos discos de San Pascualito Rey y de Cuca. Otros proyectos que podríamos destacar de Alex son el disco-app Infinito que realizó a dueto con la excelente cantante Iraida Noriega (de quien, por cierto, el buen Calle Neptuno ha compartido algunos buenos materiales de ella en el blog y quien, además, recientemente grabó un disco junto con el baterista de Banda Elástica, en el LIJ Trío, “En el bosque”) y Astrolab-iO, un muy buen proyecto a dueto con Javier Laraque, que parece que está próximo a editar un disco. Además, Otaola ha realizado ya varias bandas sonoras originales para películas.
Así como el disco de Cabezas de Cera, Música en escala de grises, este proyecto surge por encargo de la Cineteca Nacional para musicalizar una película clásica silente dentro del Ciclo Bandas Sonoras, donde han participado muchas bandas importantes de México. En este caso se trata de una película aún más vanguardista. Se trata de la asombrosa película de 1929 dirigida por Dziga Vértov, El hombre de la cámara.
La vertiginosidad de la edición de la película encaja perfectamente con el estilo de los proyectos más personales de Alex Otaola —quien es además, un seguidor del cine de arte y lo plasma en su obra musical, basta echarle una hojeada a los títulos de las pistas del disco Fractales—, sobre todo si recordamos el sonido de su primer disco o la app Infinito. Sin embargo, la alineación musical en este disco parece, a primera vista, conservadora en comparación a su disco Fractales. Según cuenta Alex, tomó como referencia la orquesta que aparece en las primeras escenas de la película para elegir los instrumentos que le darían voz a su composición. La música es interpretada por el Ensamble Cámara/Acción conformado ad hoc por Carlos Maldonado y Daniel Zlotnik, en el contrabajo y en el sax tenor, sax barítono, flauta y clarinete respectivamente, ambos de la excelente banda Los dorados (que también trabajó para el Ciclo Bandas Sonoras musicalizando la película Nosferatu); Chema Arreola en la batería (hermano de Alonso quienes estuvieron en La barranca más o menos en los mismos años en que Alex estuvo en la banda); Luca, baterista de San Pascualito Rey, tocando flauta, trompeta y harmónica; y finalmente Adrían Terrazas (de The mars volta) con el clarinete bajo y sax soprano. Alex Otaola, por su parte, toca el piano y la guitarra, y durante el concierto se le podía ver dirigiendo al ensamble a la manera de Zappa, coordinando las sesiones de improvisación o sincronizando la música con la proyección. El resultado es un sonido increíble, gracias a la calidad interpretativa del ensamble, diluyendo cualquier impresión de ensamble conservador o convencional. Además, Alex involucró al público, rompiendo con la cuarta pared, a quienes también dirigía por medio de señas e instrucciones.
Posteriormente, Alex añadió a la grabación en vivo grabaciones en estudio de un theremín, interpretado por la Dra Molina; algún turntablism de Dj Rayo (también integrante de Los dorados); marimba y vibráfono a cargo de Gustavo Nandayapa y Bandoneón de Raúl Vizzi (acreditado en el disco, quizás por error, como bandofón). El disco, entonces, no es un documento fiel de la grabación en vivo que pueda ser escuchado al mismo tiempo en que se ve la película, sino que Alex tomó el registro en vivo y lo manipuló para obtener una obra independiente que pueda ser escuchada y disfrutada como una obra en sí.
Parte de la obra que se puede escuchar en este disco es música que Alex había compuesto con anterioridad para otros proyectos —entre ellos su primer disco solista, Fractales— la mayoría inspiradas en obras emblemáticas del arte cinematográfico y aquí podemos escucharlas en una versión distinta con una ensamble nuevo y acompañadas por vigorosas improvisaciones en vivo. Un claro ejemplo es la pieza 8 ½ que mientras en el disco Fractales tiene un sonido mucho más eléctrico y tiene una corta duración, en este disco podemos escuchar una versión mucho más orgánica, con una sección de improvisación más larga y clara, hasta cierto punto recuerda a las improvisaciones de Zappa.
El estilo de la obra en conjunto es de un eclecticismo bien coordinado y organizado con secciones bien definidas que incursionan en distintos géneros a la vez, desde el free jazz hasta el tango. Es un disco mucho más digerible que Fractales, pero sin abandonar las sesiones experimentales y las superposiciones de segmentos bien formados de piezas musicales (a la Zorn, pero sin grindcore).
Al parecer este fue el primer disco grabado en la Cineteca Nacional y su producción también se destacó por estar financiado completamente por patrocinadores, lo cual le permitió a Alex escapar de la dinámica de las industrias discográficas. Se editaron diez mil copias del disco que se distribuyeron por distintas plataformas y en distintos eventos de manera gratuita. El objetivo fue crear un objeto de colección y no un consumible. El disco prácticamente se encuentra agotado y aún existen algunas copias a la venta en algunas tiendas a un precio ridículamente bajo. Por otro lado, cabe destacar el excelente diseño gráfico que se destaca por la ilustración que se extiende a las tres caras del empaque. La portada es una ilustración-escultura de Claudia Sánchez que mantiene un equilibrio entre la simpleza y la complejidad geométrica de una manera genial.
En la página oficial de Otaola existe una descripción bastante completa del proyecto, incluso una serie de anotaciones del mismo Otaola pista por pista. Además, ahí mismo se puede descargar el disco completo en MP3:
http://alexotaola.com/el-hombre-de-la-camara/
Pinchajetas


Y como no podía ser de otra manera, vamos con más comentarios para presentar este disco fuera de serie:

En la pasada Feria Internacional de Cine en Guadalajara (FICG), el cine en su expresión embrionaria, es decir sin sonido, nos mostro como puede ser acompañado de un género musical vivo: el Rock. Alex Otaola nos sorprendía con su capacidad para guiar una orquesta rock. A manera del gran Frank Zappa, sus ademanes corporales imitaban relojes musicales que invitaban a que los miembros de la banda iniciasen a tocar sus instrumentos en concordancia con lo que se iba mostrando en las imágenes. El hombre de la cámara (1929) nos enseña una ciudad viva, que se va transformando conforme las horas del día transcurren, este film ruso es el primer documental experimental que se tenga en la memoria.
Al inicio de la presentación, vemos a un Otaola sin su compañera la guitarra, pero si moviéndose al compas de la música que guía el film. Otaola quien siempre ha sido un gran guitarrista respetado por el público que lo ha seguido a través de su incursión en los grupos de culto en lo que ha tocado (La Barranca, San Pascualito Rey, Santa Sabina) se sumerge en este proyecto en donde mas allá de ser un líder que tiene la batuta para hacer sonar algo que no tenia música, impregna su estilo un tanto caótico mas allá de ser un espectacular ejecutante de guitarra, en esta aventura tiene que ser un hombre orquesta que dirige (y se ve cómodo) a varios músicos de su nivel para la musicalización de una película llena de imágenes con sonidos en off.
Tal vez, los momentos clímax de este performance cinematográfico musical, fueron aquellos en donde Alex agarraba su guitarra y daba ese toque de virtuosismo, que ya en los grupos mencionados, mostraba el porqué, es uno de los mejores guitarristas de la escena mexicana musical.
Los músicos que lo acompañaban no se quedaban atrás, dando una firmeza a la presentación y dotando al espectáculo un profesionalismo y seriedad que cada vez es mas difícil ver en la escena roquera: José María Arreola (LABA) en la batería, Carlos Maldonado (Los Dorados) en el contrabajo, Daniel Zlotnik (Los Dorados) en la flauta y sax, Adrián Terrazas (Mars Volta) también en el sax, María Emilia Martínez (Monocordio, Sr. Mandril y otros) en la flauta transversa y Luca Ortega (San Pascualito Rey).
Sabemos que este tipo de performance no es nuevo, anteriormente Alonso Arreola había musicalizado el clásico de Chaplin The Kid (1921); La Barranca hizo lo suyo con El fantasma de la opera (1916); y en un proyecto de “mayor importancia”, el grupo Nine Rain había revitalizado un clásico del cine al musicalizar Que Viva México (1932) del gran Serguéi Eisenstein.
Ya por último, les dejo esta pequeña muestra de lo narrado, y si usted no conoce a Alex Otaola y le gusta la música, dese una vuelta por cualquier de los grupos arriba mencionado y se dará cuenta que la guitarra también habla por sí sola, con ayuda de las manos del estimado Alex.
P,D.


El hombre de la cámara es un filme inauditivo de 1929, dirigido por Dziga Vertov, es uno de los primeros trabajos documentales experimentales en la historia del celuloide, Vertov se dedico a tomar su cámara de cine y salir a la calle a plasmar en película la vida cotidiana que en esa época de Inter-Guerras-Mundiales se vivía en la ex Unión Soviética.
A pesar de esto y del contexto de interguerras, comunismo, de la exunión sovietica; Vertov retrata desde muchos ángulos y muchos aspectos los diferentes matices de la sociedad, desde la cruda pobreza y marginación, hasta el paisaje urbano lleno de pomposidad y una especie de glamour característico de un mundo comunista industrial y modernizado, tan ajeno a nuestra realidad que la similitud es asombrosa. Con esto me refiero a que muy bien podríamos tomar el filme y reproducirlo como un trabajo experimental totalmente contemporáneo, Vertov estaba absolutamente adelantado a su época, ya que el concepto que manejó es el de plasmar en la pantalla lo que esta del otro lado de la misma: la audiencia, el propio espectador se convierte en protagonista de la película de la vida.
Es de acuerdo con este concepto sin sonido, donde Alejandro Otaola, plasma en un proyecto de sonorización el primer disco grabado en vivo desde la Cinética Nacional, dándonos como resultado la interpretación que Alex nos otorga del filme.
En entrevista con Alex nos cuenta la absoluta admiración que tiene por la película de Dziga Vertov siendo esté el primer motor que lo motivó, para producir este proyecto que tardo 82 años en completarse en conjunto con la visión de Vertov para llegar hasta el sonido de Alex dentro del ciclo creado por la Cineteca Nacional y el IMER “Bandas Sonoras”, el cual consistía en presentar películas clásicas del cine mudo musicalizados en vivo. Alex nos comenta: “cuando me invitaron, me dieron una lista de películas, la mayoría con un arco narrativo tradicional, con el protagonista, antagonista, el final feliz y pues musicalizar una película así me tendría que atener un poco al drama que se seguía en las imágenes y en cambio “El hombre de la cámara” no funciona de esa manera, es mi película muda favorita”.
La película en si, mantiene siempre una realidad interpretada a partir de las ocurrencias que mueven al camarógrafo para plasmar con imágenes de una manera totalmente espontánea la vida como la conocemos. Y es enteramente en este fortuito golpe del destino la manera en que Alex produjo este disco que acompaña la música de la película, ya que su realización no estaba planeada. “Es un disco que yo no proyecte hacerlo, se me atravesó por así decirlo y por otro lado el contenido, no es música con pretensiones comerciales, es otro tipo de música, es otro tipo de propuesta”.
En palabras de Alex: “En una época en la que el cine, ni siquiera tenia audio, Vertov hace una película que empieza en una sala de cine, donde se va a proyectar la misma que el único personaje es el camarógrafo que esta filmando la película que estamos viendo, el making off y la película es lo mismo, en un momento se detiene para que veas como la están editando y ensamblando; luego para terminar nos lleva a la misma sala de cine donde comenzó, pero como la película retrata a las telefonistas, a los obreros en una mina, a la gente que va a un bar o se mete a la playa, nos retrata a nosotros nos deja vernos a nosotros mismos; y que a alguien se le halla ocurrido conceptualmente hablar del cine y metacine, cuando el cine tenia pocos años de existir solo piensas, ¡este guey era un pinche loco!, yo por eso dije, yo quiero tocarle música en vivo, ¡a esto!”.
Cruda real y sin censura, el hombre de la cámara es un reflejo de lo que es nuestra sociedad, sin importar la época, el contexto cultural, social o político, es muy fácil sentirse identificado y cautivado por el filme que nos recuerda quienes somos y como vivimos de un punto de vista sensible y real, por si solo el filme atrapa; pero con esta nueva interpretación tenemos la oportunidad de ver el filme desde otro punto de vista, y dejarnos llevar por un concepto diferente que dibuja y renueva el momento plasmado en imágenes.
“El estado actual de la música es que la gente ya tiene maneras mas caseras de grabar un disco ó de hacer su música, los grupos ya no necesitan de las disqueras y en el caso del cine ya existen incluso celulares con cámaras que graban HD y ahora ya cualquiera puede hacer una película, entonces, antes en la música tenias la sensación de que para hacer un disco necesitabas una disquera ó necesitabas equipo ó necesitabas dinero, pero lo que necesitas son la ganas de decir hay va, y lo mismo es en el mundo del cine, si a estas alturas tenemos celulares con cámaras HD, pues ya no hay nada que nos detenga”.
Alex Otaola
César


(...) Fue hace poco más de un año que Alex Otaola, junto con el Ensamble Cámara / Acción, conformado por Chema Arreola, en la batería y las percusiones electrónicas; Carlos Maldonado, en el bajo; las flautistas María Emilia Martínez y Luca Ortega; y los saxofonistas Adrián Terrazas y Daniel Zlotnik, musicalizaron en vivo el clásico del cine silente, El hombre de la cámara. Dicha presentación arrebató una ola de aplausos del público asistente, quien en silencio observaba cómo Otaola, en el piano y la guitarra, dirigía a todos los músicos mientras cada quien hacía lo suyo. La musicalización de la película incluyó fragmentos improvisados con extractos de su primer disco como solista, Fractales, mezcla que logró darle coherencia y sentido a las imágenes en movimiento.
La ejecución en vivo causó un fuerte impacto tanto entre los cinéfilos como entre el público melómano (las entradas se agotaron en un par de horas), lo que llevó a que ese mismo día el grupo accediera a repetir la presentación, la cual dio como resultado una grabación que plasmó el espíritu del ciclo, el cual insiste en intervenir joyas del cine silente con arreglos de música contemporánea de diversos estilos y géneros.
Para la grabación de la placa de El hombre de la cámara, Alex Otaola agregó sobre las pistas originales el peculiar sonido de un theremín (instrumento musical electrónico), un vibráfono, una marimba y un bandoneón, mezcla que ha dado como resultado un disco que cualquier amante de la buena música y el cine debe tener. No obstante, debido tanto al estado actual de la industria musical como a que la grabación del disco se llevó a cabo gracias al patrocinio de diferentes marcas, el gasto de maquilar 10 mil CD's fue repartido entre diversos benefactores lo que permitirá la distribución gratuita del disco a través de intercambios, promociones y diferentes dinámicas que serán anunciadas en el sitio oficial de Otaola: www.alexotaola.com
Cabe mencionar que en la función de la presentación del disco, Otaola estará acompañado por diez músicos invitados. En esta ocasión, el sitio de Adrián Terrazas será ocupado por Rodrigo Garibay y al Ensamble de Cámara / Acción se unirán Dra Molina (theremín), DJ Rayo (tornamesas), Raúl Vizzi (bandoneón) y Gustavo Nandayapa (marimba, vibráfono).
Para aquellos interesados en conocer más acerca del documental El hombre de la cámara, el Centro de Documentación e Información de la Cineteca Nacional cuenta entre su acervo bibliohemerográfico con el expediente del filme, además de nueve libros sobre Dziga Vertov y la vanguardia cinematográfica soviética. Entre estas publicaciones destacan: Constructivism in filme: The man with the movie camera: A cinemática analysis, de Vlada Petric; El cine de Dziga Vertov, de Georges Sadoul y Memorias de un cineasta bolchevique, de Joaquín Jordá.
Cineteca Nacional


Que lo disfruten, otra joyita perdida que vive en el blog cabezón!




5 comentarios:

  1. Download: (Flac - No CUE + Log)
    http://adf.ly/1WW7VO

    ResponderEliminar
  2. Fuerza Moe!!! Que los malditos trolls pro no te impidan continuar ejercitando tu derecho a opinar. Yo crei por un momento que habian logrado su objetivo, pero no hay caso, por algo sos un cabezon...Te felicito por tu valentia, y recorda siempre que no estas solo.

    PD: No importa que no publiques este comentario, lo imprtante es que te llegue a vos.

    ResponderEliminar
  3. Excelente reseña Pinchajetas, gracias!

    ResponderEliminar




Lo más visitado...

Lo más visitado en el mes

Lo más visitado esta semana