Búsqueda

jueves, 26 de marzo de 2015

Andreas Vollenweider - White Winds (1984)


Artista: Andreas Vollenweider
Álbum: White Winds
Año: 1984
Género: Crossover Prog / Jazz Fusión
Duración: 36:43
Nacionalidad: Suiza


Lista de Temas:
01. The White Winds/The White Boat (First View)
02. Hall of the Stairs/Hall of the Mosaics (Meeting You)
03. The Glass Hall (Choose the Crystal)/The Play of the Five Balls/The Five Planets/Canopy Choir
04. The Woman and the Stone
05. The Stone (Close-up)
06. Phases of the Three Moons
07. Flight Feet & Root Hands
08. Brothership
09. Sisterseed
10. Trilogy (At the White Magic Gardens)/The White Winds

Alineación:
– Andreas Vollenweider / Composed, Harp, Instruments, Sounds
– Patrick Demenga / Cello
– Walter Keiser / Drums
– Pedro Haldemann / Percussion
– Elena Ledda / Voice
– Joerg-Peter-Buedi Siebert / Wind


Este tipo hace música inclasificable, si bien lo podemos definir como "Jazz Fusión", lo podemos encontrar en Progarchives como "Crossover Prog" y no resulta tan descabellado porque lo acerca a este género la experimentación y la mixtura de estilos, entre otras cosas, además de una indudable cercanía con la música de autores claramente progresivos como Kitaro, entre otros. También se acerca al tecno por la inclusión de múltiples instrumentos electrónicos, sobretodo el arpa modificada que es el principal instrumento y marca registrada de Vollenweider, aunque no encuentro mucha similitud con la obra de, por ejemplo, Brian Eno, también se lo clasifica como músico de "World Music" y aquí quizás no estoy tan de acuerdo porque si bien algunas de sus composiciones se basan en ciertos elementos étnicos (sobretodo orientales) tampoco es que sea para tanto, además relacionado con el new age (claro, por la tranquilidad general de sus canciones) y de su costado neo clásico... sea como sea, nada lo define del todo bien y termina entrando dentro de varias de estas categorías, pero en todo caso ESTO NO ES ROCK. Ok? quedó claro?


Andreas Vollenweider (Zúrich, Suiza - 4 de octubre de 1953), es un músico cuya obra está considerada dentro de los siguientes géneros: world music, jazz, new age o incluso música clásica. Dos de sus álbumes alcanzaron el número uno simultáneamente en las categorías de clásica, jazz y pop durante varias semanas. Su principal instrumento es el arpa eléctricamente modificada con un diseño propio, pero también toca otros instrumentos. Sus composiciones y música son principalmente instrumentales.1 2
Su música se ha utilizado en todo el mundo como fondo musical para distintos comerciales, spots de televisión, eventos deportivos, documentales, etcétera. En México, a mediados de los años ochenta, el Canal 2 de Televisa utilizó por varios años temas suyos en diversos vídeos en los que ilustraban las costumbres e identidad mexicanas.
Políticamente, Andreas Vollenweider se declara un convencido pacifista, seguidor de los principios de la "no violencia". En su website difunde ideas contrarias a la pasada guerra en Irak.
Wikipedia

El tipo es un multiinstrumentista consumado, aunque su principal instrumento es el arpa eléctricamente modificada con un diseño propio, pero también toca otros innumerables instrumentos, mientras que sus composiciones y música son principalmente instrumentales. Y yo hacía tiempo que tenía ganas de compartirlo con ustedes, hasta que hoy vino Alberto con los links de descarga y acá lo tienen, una rareza dentro de la música inclusive para nosotros que estamos acostumbrados a las rarezas, pero ojo, no de esas rarezas difíciles de escuchar y ásperas como lengua de gato, sino una extrañeza fácil de disfrutar y muy pero muy amigable a los oídos.


Disfruten de este hermoso disco, conózcanlo si aún no lo han hecho, y mientras tanto les seguimos buscando música celestial para que endulzen no solamente sus oídos sino también sus sistemas neuronales.
Vamos ahora a los comentarios de terceros...

En los albores de la explosión de la new age, una serie de músicos visionarios inauguraron una nueva forma de crear, experimentar y canalizar sus sentimientos de una manera novedosa, amparada por la nueva gama de posibilidades tecnológicas, la fusión con filosofías orientales y por una conciencia global que, al hilo del cambio de era y ayudada por el impulso de las nuevas compañías independientes, otorgaron a artistas como Andreas Vollenweider, George Winston, Ray Lynch, Kitaro o Paul Horn un nombre y una fama que les acompañan a casi todos ellos hasta la actualidad. Cuando la prestigiosa revista Billboard comprobó que discos como este "White winds" aparecían a la vez en puestos destacados de sus listados de jazz, música clásica y pop, hubo de crear la denominación 'New age music' para reunir en un mismo saco a esta 'nueva música'.
La historia delata claramente la vocación de Andreas Vollenweider cuando comprobamos que su padre, Hans, fue un prestigioso organista. Tentado académicamente por esos mismos teclados, pero también por flauta o guitarra, fue con un instrumento tan especial como el arpa como consiguió encontrar su sonido, su inspiración y su gran identificación en el mundo de la música, aunque fue a los 25 años cuando lo descubrió. Y es que algo tenía ese sonido que, una vez asentado y tratado electrónicamente -lo que dió origen al nombre de 'arpa electroacústica'- consiguió un enorme éxito no sólo en Europa sino también en los Estados Unidos. Planteado como una trilogía que comenzaba con "Behind the gardens, behind the wall, under the tree" y continuaba con "Caverna mágica", en 1984 la compañía de Vollenweider, AVAF (Andreas Vollenweider and friends) publicó "White winds" bajo la distribución de CBS, y como él mismo ha dicho: "mi música cogió a los mercados y al público por sorpresa". Efectivamente, este trabajo es cuanto menos sorprendente, posee una especial aureola de magia y misticismo que comienza desde la preciosa ilustración de la portada -que parece deudora de relatos épicos como "La historia interminable"- y en el instante de pulsar el play, cuando hacen su aparición esos vientos blancos a los que sigue la entrada sigilosa del arpa, anticipando el estilo meditativo en el que se va a desenvolver durante el disco, si bien en alguno de sus momentos se entregue también a un frenético desparpajo, en temas rápidos que acaban siendo probablemente lo más recordado del álbum. Sin embargo la delicada instrumentación con una suave percusión, el carácter dócil del músico y su conciencia decididamente ecológica y espiritual otorga a todo "White winds" esa paz brumosa que, aunque a él no le guste la denominación, liga sin remisión a Andreas Vollenweider con la cúspide del movimiento new age en su momento más álgido, que puede conectar con el intrépido subtítulo de "White winds", 'seeker's journey' -el viaje del buscador-, un viaje interior a través de esta música elegante, relajante, con elementos orientales y europeos. La estupenda melodía de "Hall of the stairs / Hall of the mosaics" es presentada por delicados vientos y así se hace más destacable la entrada del arpa, cuyo sonido es limpio y contundente; en "The glass hall" es la flauta la protagonista, ejecutando una melodía rápida que constituye la base de otra obra hermosa e impagable; "The woman and the stone" arranca con un sorprendente ritmo que conduce a la pieza por un sendero relajante, de serenidad oriental, del cual es difícil apartarse; "Flight feet & root hands" es magistral en todo su desarrollo, una de las canciones más recordadas de Andreas Vollenweider, otra delicia cuyo título refleja una cierta desconfianza sobre la situación en la que estaba inmerso el músico, casi volando por el reconocimiento adquirido, pero con los pies firmemente anclados en el suelo; entre temas más ambientales y pequeñas tonadas sencillas y enriquecedoras se llega a otro momento cumbre en el final del álbum, una especie de títulos de crédito de la trilogía que lleva por título "Trilogy (At the white magic gardens) / The white winds", donde se pueden volver a escuchar los instrumentos de viento (en esta ocasión un saxo), que corrían a cargo del siempre eficaz Büdi Siebert. En 2006 las remasterizaciones que AVAF Music lanzó en digipack permitieron no sólo disfrutar de una mejor calidad de sonido, sino además hacernos llegar diversos bonus tracks y videos en todos los Compact Discs de Andreas Vollenweider.
Tras ese nombre casi impronunciable se esconde un personaje vital para la asentación y popularización de la new age en los años 70 y 80, gracias a su distinto sonido, por obra y gracia de un instrumento tan antiguo como el arpa pero dotado de una nueva personalidad gracias a la electrónica, así como de una descontextualización de los ambientes en los que anteriormente se había movido, principalmente folclóricos y celtas. Este suizo de aspecto tan identificable como su música, pacifista convencido, ha sabido crear desde principios de los 80 un sinfín de melodías ágiles, que nos trasladan a otro tiempo y lugar. Escuchar sus primeros discos es, aparte de una grata experiencia, una auténtica aventura.
Pepe

Andreas Vollenweider's 1985 effort White Winds, subtitled "Seeker's Journey," features the composer's modified electric harp in pieces that are much more experimental than what would later emerge as the prevailing sound of new age. A brief introduction features the lapping of a boat in a slip, but it soon fades into the angular forays of "Hall of the Stairs," which itself drifts into the more conventional ethno-jazz of "Hall of the Mosaics (Meeting You)." Vollenweider's harp is joined by full percussion and a bank of synthesizers for "The Glass Hall (Choose the Crystal)," breaking the song down to showcase the unique sound of his instrument. Even when it's accessing the soothing tones of new age, White Winds seems to lie closer to contemporary jazz instrumentalism, as the repeated phrasing of these songs suggests. Vollenweider even gets lightly funky on the awesomely named "Flight Feet & Root Hands." With his early-'80s work, the Swiss performer was establishing himself as a leader of the burgeoning new age genre. White Winds is a good example of his sound, which mixed accessibility with uniqueness and some true musical exploration.
Johnny Loftus

I was in a record shop while somebody was buying this LP. The guy asked the shop's boss to give it a spin (it was still usual in these times) and this was my first time with the music of Andreas Vollenweider.
I remember that day very clearly. The winds opening the first track and the orchestral chord which follows made me think immediately to the PINK FLOYD of Meddle, then a friend who was with me said: "Hey, that's a harp!".
It was enough for me. I asked for another copy and this is how it began.
This is the first true progressive album of Andreas Vollenweider. Even containing some newage elements and featuring the German guru Buedi Siebert, also known for an album totally made of the Tibetan mantra "Om Mani Padme Um", has a symphonic flavor and the cleanness of the sound makes me think to progressive electronic even though the instruments are almost all acoustic.
As usual the harp acquires a bluesy taste in the solos, but what matters is that all the tracks flow like a symphony where all the single notes are carefully dosed. Going ahead with listening the first floydian impression disappears. The soprano who closes "Hall of the Stairs" takes the distances. The oriental bells, the winds which introduce "The Glass Hall" move from Asia to the Ands and back in few passages. If I should compare this album to something else Kitaro's "Dream" comes to my mind. There are similarities betwenn those two borderline artists sometimes considered newage, even thoug Kitaro is one of the minds of the psych Japanese band Far East Family Band.
I tend to consider "The Glass Hall" the main theme of the album, so "The Woman and The Stone" is like a different chapter of the story. Very melodic and relaxing with the oriental flavor still present in the winds.
A little bit of darkness is brought in by "The Stone". A sort of interlude based on a single minor chord with strings and soprano vocals making variations on it. Another artist I can compare this track to is LUCIA HWONG.
The sudden end of the track, similar to Soft Machine's "Palace of Glass" gives the start to "Phases of the Three Moons". This title let's intend that the Seeker of the album's subtitle is not seeking on this Earth. As track is a typical Vollenweider's track which fades into the kind of fusion tempo of "Flight Feet And Root Hands" which is my favorite album's track, moving from a light-jazz mood to a very melodic chorus.
The far east is back with the Gamelan bells of "Brothership" joint with nauture sounds. A dream in an Indonesian wood, this is what this music brings to my mind. "Sisterseed" is only formally a different track. Darker than the previous is still performed by oriental instruments but now are strings instead of bells, so it's strange when a concertina sends us back to the Alps with "Trilogy". The tracks fades out with a reprise of the main them transposed into minor chords, then only winds and a thin bell. The Seeker's journey is finished.
I suggest you to take this journey if you are looking for relaxing ambient music. The dreamy album's cover represents well the spirit of the music inside.
Luca

Que lo disfruten, agradezcan a Alberto, mientras nosotros, en el blog, seguimos trabajando para usted.




1 comentario:

  1. Download: (Flac - No CUE - No Log)
    http://pastebin.com/0Gk3Y27n

    ResponderEliminar

Lo más visitado en el mes

Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).