Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).

martes, 1 de marzo de 2016

Bauda - Oniirica (2009)


Dark Post metal chileno con esta buena banda, siguiendo las resubidas de Sandy, banda que hemos presentado en el blog hace tiempo, en "un viaje por muchos estilos y sensaciones, lo progresivo, el metal, el dark y sonidos acústicos se fusionan en uno, atmósferas llenas de desesperación y búsqueda es lo que encontrarás en este disco."

Artista: Bauda
Álbum: Oniirica
Año: 2009
Género: Doom / Folk / Dark Post metal
Duración: 48:21
Nacionalidad: Chile

Lista de Temas:
1. Insomna Pt. 1
2. Oniirica
3. Trastornos
4. Púrpura
5. Insomna Pt. 2

Alineación:
- César Márquez (Bauda) / Voz, teclados, bajo, percusión y guitarras
Músicos invitados:
Horus / batería
Lutio / flauta traversa
Nicolas Recabarren / batería
Juan Diaz / bajo



Aclaro que si bien muchos de los álbums publicados en este blog llevan la denomincación de "folk" (metal, progresivo, experimental, etc.) quizás sea una equivocación de mi parte pero generalmente se refieren más al folcklore latinoamericano, que, por supuesto, es folk (tanto como que Sui Generis es considerado como "folk prog" por muchos reconocidos progheads). Esta caso es un excepción y el estilo de la banda se emparenta más a lo que comunmente se denomina bajo el género "folk", o "neo-folk", "folk-metal" etc.
La verdad, es que no hay una regla verdaderamente fija y cada uno denomina los estilos según sus intereses, perspectivas y valoraciones. Y creo que en todos los casos está bien, pero debemos aclarar de que tipo de "folk" estamos hablando.
Para este álbum, comencemos con la descripción de los propios músicos:

"El retorno de esta entidad, esta marcado por la experimentación, un viaje por muchos estilos y sensaciones, lo progresivo, el metal, el dark y sonidos acusticos se fusionan en uno, atmosferas llenas de desesperacion y busqueda es lo que encontraras en este disco."
Bauda

A ver otra definición, como para que se den una idea de a que apunta la banda:
Oniirica es una obra musical que hipnotiza, atrae y encanta, es como si la música tuviese textura y fuera completamente tangible, en donde pudiésemos ver dunas de arena avanzar con el viento.
“Onirica” tiene ese sonido mas clásico que ronda entre el folk, el rock progresivo y el black metal, mezclado con lapsos de completa calma y momentos en donde toda esta tranquilidad explota en mil fragmentos.
Pellonpekko

Aclaración, de black metal no tiene nada, esto es básicamente doom / folk / ambient / dark instrumental / experimental y esos momentos enigmáticamente depresivos muy al estilo Agalloch. Pero en ocasiones la banda llega a esilos similares a Alcest y circula peligrosamente por terrenos cercanos a Russian Circle o en menor medida Pelican.
Tal como dicen las palabras del alma mather de Bauda, o sea César Márquez, este álbum:
"... es el soundtrack para aquellos que han caído, inspirados por la disconformidad de un mundo fantasma y para aquellos que se levantaron en el medio de la nada, deambulando por espacios inertes... un disco lleno de melodías y sonidos atmosféricos, marcando una especial predilección por atmósferas avantgarde con destellos de sonidos radicales y estruendosos."

La música de Bauda revela los contrastes del espíritu humano, esa lucha interna entre la luz y la sombra, la pugna/seducción entre la serpiente de luna y la serpiente de sol, algo así como el Dr Jeckyll y el Mr Hide que todos llevamos dentro.
"Oniirica" es un disco de texturas fascinantes, paisajes espectrales y ensueños que se vuelcan hacia el Sur, como un viaje onírico a un mundo de fantasmas que emergen de la música. Una música que en Bauda es afluente de diversos estilos que se cruzan en un punto común: La música instrumental, por la que se cruzan el Rock, el Folk, el Ambient, el Metal (en menor intensidad) y unos grises destellos Dark. Tal como lo señala el proyecto en su recién estrenado Sitio Web: "La brújula ya no indica hacia el Norte, hoy indica hacia el Sur".
Es así como en esta travesía hacia el Sur del disco, nos encontramos con cortes como "Trastornos" que se atraviesa en medio de la placa con un Rock Progresivo cercano al Metal que luego decanta en un sonido más propio de la World Music con guitarra acústica y flauta traversa, para cerrar nuevamente con una potente descarga de Rock. Todo un viaje.
Mientras los temas que le preceden "Insomna Pt 1" (abriendo el disco) y "Oniirica" (que secunda la placa y da nombre al álbum) mezclan el Rock, el Folk y el Ambient con absoluta naturalidad. Esta especie de montaña rusa musical, que genera similar efecto en el plano emocional, dota a la placa de un dinamismo necesario para su propuesta puramente instrumental. No obstante, a lo largo del disco hay cierta sensación como Déjà vu que le resta originalidad.
César Marquez es el hombre detrás de Bauda, de profesión arquitecto y con estudios en animación 3D y fotografía, ha dado forma a una entidad de carácter solista con algunos músicos invitados. Y es además el guitarrista de la banda Leuku.
En Bauda, Marquez desarrolla con mayor amplitud la característica más Ambient de Leuku, moviéndose además con total libertad por los géneros que le influencian, mientras "Oniirica" parece ser el reflejo de sus propios sueños.
Esta placa es ideal para quienes gustan de los sonidos sombríos del invierno, entregados al ondulante transitar de un disco extenso y variado, envolvente y emocional, nostálgico y melancólico.
Tilo Nurmi

Tras la edición del álbum debut “Onirica” (Pest Productions, 2010), el multi-instrumentalista y talentoso Cesar Márquez, ha vuelto a las pistas, esta vez bajo un sello europeo y con un disco que demuestra lo concentrado que ha estado trabajando en su proyecto Bauda, que a diferencia de sus primeros días, hoy incluye una alineación de apoyo (Nikolas Recabarren en batería y Juan Díaz en bajo), que seguramente hará más fáciles las cosas de ahora en adelante.
Imagino que muchos de ustedes aún deben desconocer a Bauda, sobre todo si tenemos en cuenta que no es una agrupación que se presente mucho en los escenarios locales. Ellos practican un sonido que se podría categorizar entre el folk, avantgarde y el Doom, un estilo que por cierto en nuestro país aún está en pañales, pero que ya cuenta con varios exponentes interesantes (Favna Abisal, Desire Of Pain, etc).
“Euphoria…” es un disco conceptual basado en la desaparecida ballenera de Quintay (un tema algo raro para un disco, pero que no deja de ser interesante). Con la temática de enfatizar el sentido de equilibrio que le hace falta a esta sociedad (muy bien), Bauda hace un recorrido en ocho intensos y bien cuidados temas que completan un disco fino, elegante y sumamente bien grabado. Cada detalle esta cuidado y no hay nada al azar. Hay contrastes y eso es lo que marca la diferencia en este grupo. Llama la atención como cada canción esta completa con riffs, arreglos y sonidos muy bien logrados, o quizás con muy buen gusto. La producción musical esta por lejos de la media de los lanzamientos en Chile. ¡Notable! Esta estuvo a cargo del mismo Cesar y en conjunto con los estudios 15 Hz.
Si ustedes sienten que están dispuestos a abrir su mente y escuchar elementos nuevos en la música, sentir que se puede apreciar de un ángulo particular lo que ocurre en el mundo subterráneo local, no duden en darle una oportunidad a esta agrupación. Podría nombrar bandas como Agalloch, Mar de Grises, Anathema o Antimatter entre tantas otras que encajarían en los gustos de este prometedor e interesante grupo nacional.
Como muy bien dice la banda “la brújula ya no indica al Norte, hoy indica hacia el Sur”.
Andrés Padilla

Creo que durante muchos años he cometido el que ahora empiezo a darme cuenta del que puede ser un gran error.
Como amante del Doom Metal, mis oídos siempre han estado puestos en la vieja Europa. No obstante, mis bandas favoritas pertenecen casi todas a este pequeño gran continente, subestimando lo que otros lugares del globo tenían que decir; pero me he dado cuenta, gracias a la gente del grupo de Facebook Doom Metal España, que desde Sudamérica están empezando a llegar muy buenas bandas. Una de ellas es la que voy a reseñar hoy, los chilenos BAUDA.
De este país ya tenemos grandes antecedentes como MAR DE GRISES o los ya reseñados en este blog SILENCE OF THE OLD MAN, más enfocados estos últimos al Black Metal/Shoegaze; pero creo que este proyecto de César Márquez (ASTOR VOLTAIRES, LEUKU) merece también mención especial.
BAUDA llegó a mis oidos por casualidad, como otras tantas bandas de las que uno tiene noticias por links a Youtube, Facebook y tantos otros cauces que ofrece hoy en día Internet, y lo hizo en un día en que necesitaba música relajante, pausada y evocadora, algo que me recordase, aunque fuera levemente, a la ensoñación etérea de THE 3RD AND THE MORTAL o TIAMAT en su Wildhoney...
Y no pude descubrir a estos Bauda en mejor momento, pues era justamente lo que deseaba. No quiero decir que haya una excelente voz femenina como la de Kari Rueslatten, o que tengamos en las manos un clásico del nivel del Wildhoney; pero sí nos vamos a encontrar un buenísimo EP de Doom Metal con ingredientes Folk y Black Metal puramente instrumental, sin cantante alguno, que a lo largo de sus 5 temas nos ofrece una música intimista y onírica (no es en vano que el título del disco sea el que es), oscura y más precipitada en ocasiones, pero donde predominan unos sentimientos sobre todo cercanos a la melancolía, llenos de una increíble belleza.
El primer tema, "Insomna Pt 1", comienza con teclados tenebrosos; un sonido que se vuelve poco a poco cercano al de algunas bandas de Suicidal Black Metal, pero que nos introduce sin darnos cuenta, hacia la mitad de la canción, en ese mundo tremendamente melancólico y cálido, pero muy sereno, al que nos referíamos -ya sin la carga eléctrica propia del Black Metal, y mucho más Doom-, que a pesar de su tristeza implícita, llena de calma el espíritu del oyente (al menos eso es lo que en mí provoca), como las míticas bandas antes mencionadas.
El segundo corte, "Oniirica", se abre con un piano simple pero conmovedor, para dar paso a una guitarra eléctrica que, acompañada de sugerentes ambientaciones y partes acústicas, nos siguen llevando de la mano por esos lugares reales o fantásticos en los que nos introducía el anterior tema, esos sitios que de un modo u otro han marcado nuestra memoria o imaginación; los paisajes que alguna vez hemos visto o quisiéramos ver, en soledad o con la persona amada. BAUDA ayuda a soñar al soñador.
La tercera canción, llamada "Trastronos", comienza de un modo bastante más acelerado que las anteriores, y en la que Bauda vuelve a pasar su música por el filtro Black Metal. A pesar de que también contiene partes tranquilas y envolventes, este tema sí que se acerca más al espíritu amargo de algunas vertientes depresivas del Black Metal... hasta que nos topamos con un cambio radical, y el oscuro y ambiental teclado deja paso a una flauta travesera, que comienza a dar forma a unos minutos de folk semialegre, el cual vuelve a toparse más tarde con un giro brusco hacia el Black. Una pieza con multitud de cambios y matices, muy a tono con su título.
En cuarto lugar, "Púrpura", es semejante a Oniirica en su comienzo, pero el Black Metal y el Folk se alternan como en "Trastornos". En algunos momentos podría recordar a AMESOEURS. Una canción muy heterongénea, también.
Y por último, "Insomna Pt 2", el tema más corto de todos, con poco más de 5 minutos de duración, y de nuevo bastante tranquilo y acústico; pero de tono general un poco más alegre que lo escuchado hasta ahora (exceptuando si comparamos con alguna de las partes Folk ya mencionadas).
La portada destila perfectamente la intención onírica del disco, insinuando lo mismo emociones lánguidas y cómodas que otras más ásperas y destructivas -de nuevo, al menos para mí-, en un universo ligeramente surrealista pero muy elástico que da la impresión de poder amoldarse perfectamente a las ideas y sueños de cada uno.
(Igual lo lee el creador del grupo o la portada y dice que es un desierto sin más, pintado "a lo bonito", pero cuando me aburro me da por ir de intelectual jajajaja).
Sea como sea, este disco tiene una de las cualidades más buscadas (por mí) en el Doom y similares: la capacidad de provocar la evasión del oyente. Y no es algo tan fácil, ni todos lo consiguen.
También he dicho al principio que me parece una música muy intimista; pero si bien el fuerte intimismo de otras bandas como ELBERETH me parece más de estar junto al fuego, al lado de la chimenea, en recogimiento otoñal, BAUDA es más paisajista, una música más libre, para quedarse a solas en el campo en una tarde veraniega y sentir los colores del crepúsculo...
Oniirica ayuda a la introspección; a, como he dicho, sentirse más libre; a dejarse llevar por lo que sea que tenga que llevarte...
The Black Side Of Your Dreams

Como lo dice su nombre "Oniirica" u Onírica, que es perteneciente o es relativo a los sueños, es la sensación que deja una vez que escuchas el álbum completo. De principio a fin, lleno de atmosféras, de sonidos envolventes y mezcla de perfección y distorsión. Algunos dirán, que es completamente distinto a lo que uno está acostumbrado a escuchar, y les digo, sí, por eso es tan bueno este material, por ser distinto y con un toque único. Banda creada y liderada por César Márquez, que es el encargado de todos los instrumentos y genialidades dentro del álbum. Con 2 o 3 veces que lo escuchen quedarán extasiados dentro de sus envolventes sonidos. Recomendado.-
Gamma

This album is great. Could have been even better. Could have been a new favourite.
Lately, I’ve been pretty in to post black metal and related things, but worthy stuff has proven a heavy task to track down! So when I got this, previously unknown, CD shipped to me from China, my interest arose. The press info mentioned words such as “post rock”, “black metal”, “shoegaze” and “folk”, and the music turned out to be exactly what I’ve been looking for!
“Oniirica” consists of a mere 5 tracks. But they are all more or less really long, and moves between genres and sounds, all to my liking.
Already in the opening track, you are presented some surreal, haunting dark ambience, crunching blackened metal, soaring post rock-esque guitars and other wonderful guitar harmonies.
The album continues to shuffle between these sounds, and adds the promised shoegaze a few minutes into the second track. Some of the absolute highlight can, tho, be discovered in “Púrpura”, the fourth track, with its tranquil folk interludes on acoustic guitar and heartbreaking flutes. That combined with the stylish post black metal riffs makes it a true winner. All is bound together by a super-tight production and artwork I can’t complain too much about.
And yes, you’ve guessed it. “Oniirica” has all the ingredients of a most successful post black metal / progressive rock release. All but one, and in this case, it really suffers from the loss of it: vocals. Some albums aren’t just meant to be instrumental… Too bad.
But this is still maybe not a must, but at least a something, for fans of ALCEST, LES DISCRETS and maybe even OPETH.
The Shadows Commerce


En definitiva, y sin ser tan climático como puede ser Nazca, por ejemplo, o sobretodo Culto Sin Nombre o Arteria (que considero muchísimo más oscura y ambientalmente casi terrorífica), el disco tiene algunas atmósferas bien densas y melancólicas, como ideales para leer, en noches de luna llena, poemas como el siguiente:

Tuve un sueño, que no era del todo un sueño.
El brillante sol se apagaba, y los astros
vagaban diluyéndose en el espacio eterno,
sin rayos, sin senderos, y la helada tierra
oscilaba ciega y oscureciéndose en el aire sin luna;
la mañana llegó, y se fue, y llegó,
y no trajo consigo el día,
Y los hombres olvidaron sus pasiones ante el terror
de esta desolación; y todos los corazones
se helaron en una plegaria egoísta por luz;
y vivieron junto a hogueras - y los tronos,
los palacios de los reyes coronados - las chozas,
los hogares de todas las cosas que habitaban,
fueron quemadas en las fogatas; las ciudades se consumieron,
Y los hombres se reunieron en torno
a sus ardientes refugios
para verse nuevamente las caras unos a otros;
Felices eran aquellos que vivían dentro del ojo
de los volcanes, y su antorcha montañosa:
Una temerosa esperanza era todo lo que el mundo contenía;
Se encendió fuego a los bosques - pero hora tras hora
Fueron cayendo y apagándose - y los crujientes troncos
se extinguieron con un estrépito -
y todo fue negro.

Las frentes de los hombres, a la luz sin esperanza,
tenían un aspecto no terreno, cuando de pronto
los haces caían sobre ellos; algunos se tendían
y escondían sus ojos y lloraban; otros descansaban
sus barbillas en sus manos apretadas, y sonreían;
y otros iban rápido de aquí para allá, y alimentaban
sus pilas funerarias con combustible,
y miraban hacia arriba
con loca inquietud al sordo cielo,
El sudario de un mundo pasado; y entonces otra vez
con maldiciones se arrojaban sobre el polvo,
y rechinaban sus dientes y aullaban; las aves silvestres chillaban,
y, aterrorizadas, revoloteaban sobre el suelo,
y agitaban sus inútiles alas; los brutos más salvajes
venían dóciles y trémulos; y las víboras se arrastraron
y se enroscaron entre la multitud,
siseando, pero sin picar - y fueron muertas para ser alimento:
y la Guerra, que por un momento se había ido,
se sació otra vez; - una comida se compraba
con sangre, y cada uno se hartó, resentido y solo
atiborrándose en la penumbra: no quedaba amor;
toda la tierra era un solo pensamiento -
y ese era la muerte,
Inmediata y sin gloria; y el dolor agudo
del hambre se instaló en todas las entrañas - hombres
morían, y sus huesos no tenían tumba,
y tampoco su carne;
el magro por el magro fue devorado,
y aún los perros asaltaron a sus amos,
todos salvo uno,
Y aquel fue fiel a un cadáver, y mantuvo
a raya a las aves y las bestias y los débiles hombres,
hasta que el hambre se apoderó de ellos, o los muertos que caían
tentaron sus delgadas quijadas; él no se
buscó comida,
Sino que con un gemido piadoso y perpetuo
y un corto grito desolado, lamiendo la mano
que no respondió con una caricia - murió.

De a poco la multitud fue muriendo de hambre;
pero dos
de una ciudad enorme sobrevivieron,
y eran enemigos; se encontraron junto
a las agonizantes brasas de un altar
donde se había apilado una masa de cosas santas
para un fin impío; hurgaron,
y temblando revolvieron con sus manos delgadas y esqueléticas
en las débiles cenizas, y sus débiles alientos
soplaron por un poco de vida, e hicieron una llama
que era una burla; entonces levantaron
sus ojos al verla palidecer, y observaron
el aspecto del otro - miraron, y gritaron, y murieron -
De su propio espanto mutuo murieron,
sin saber quién era aquel sobre cuya frente
la hambruna había escrito Enemigo.
El mundo estaba vacío,
lo populoso y lo poderoso - era una masa,
sin estaciones, sin hierba, sin árboles, sin hombres, sin vida -
una masa de muerte - un caos de dura arcilla.

Los ríos, lagos, y océanos estaban quietos,
y nada se movía en sus silenciosos abismos;
las naves sin marinos yacían pudriéndose en el mar,
y sus mástiles bajaban poco a poco; cuando caían
dormían en el abismo sin un vaivén -
Las olas estaban muertas; las mareas estaban en sus tumbas,
Antes ya había expirado su señora la luna;
Los vientos se marchitaron en el aire estancado,
Y las nubes perecieron; la Oscuridad no necesitaba
De su ayuda - Ella era el universo.
Oscuridad - Tuve un sueño, que no era del todo un sueño.
El brillante sol se apagaba, y los astros
vagaban diluyéndose en el espacio eterno,
sin rayos, sin senderos, y la helada tierra
oscilaba ciega y oscureciéndose en el aire sin luna;
la mañana llegó, y se fue, y llegó,
y no trajo consigo el día,
Y los hombres olvidaron sus pasiones ante el terror
de esta desolación; y todos los corazones
se helaron en una plegaria egoísta por luz;
y vivieron junto a hogueras - y los tronos,
los palacios de los reyes coronados - las chozas,
los hogares de todas las cosas que habitaban,
fueron quemadas en las fogatas; las ciudades se consumieron,
Y los hombres se reunieron en torno
a sus ardientes refugios
para verse nuevamente las caras unos a otros;
Felices eran aquellos que vivían dentro del ojo
de los volcanes, y su antorcha montañosa:
Una temerosa esperanza era todo lo que el mundo contenía;
Se encendió fuego a los bosques - pero hora tras hora
Fueron cayendo y apagándose - y los crujientes troncos
se extinguieron con un estrépito -
y todo fue negro.

Las frentes de los hombres, a la luz sin esperanza,
tenían un aspecto no terreno, cuando de pronto
los haces caían sobre ellos; algunos se tendían
y escondían sus ojos y lloraban; otros descansaban
sus barbillas en sus manos apretadas, y sonreían;
y otros iban rápido de aquí para allá, y alimentaban
sus pilas funerarias con combustible,
y miraban hacia arriba
con loca inquietud al sordo cielo,
El sudario de un mundo pasado; y entonces otra vez
con maldiciones se arrojaban sobre el polvo,
y rechinaban sus dientes y aullaban; las aves silvestres chillaban,
y, aterrorizadas, revoloteaban sobre el suelo,
y agitaban sus inútiles alas; los brutos más salvajes
venían dóciles y trémulos; y las víboras se arrastraron
y se enroscaron entre la multitud,
siseando, pero sin picar - y fueron muertas para ser alimento:
y la Guerra, que por un momento se había ido,
se sació otra vez; - una comida se compraba
con sangre, y cada uno se hartó, resentido y solo
atiborrándose en la penumbra: no quedaba amor;
toda la tierra era un solo pensamiento -
y ese era la muerte,
Inmediata y sin gloria; y el dolor agudo
del hambre se instaló en todas las entrañas - hombres
morían, y sus huesos no tenían tumba,
y tampoco su carne;
el magro por el magro fue devorado,
y aún los perros asaltaron a sus amos,
todos salvo uno,
Y aquel fue fiel a un cadáver, y mantuvo
a raya a las aves y las bestias y los débiles hombres,
hasta que el hambre se apoderó de ellos, o los muertos que caían
tentaron sus delgadas quijadas; él no se
buscó comida,
Sino que con un gemido piadoso y perpetuo
y un corto grito desolado, lamiendo la mano
que no respondió con una caricia - murió.

De a poco la multitud fue muriendo de hambre;
pero dos
de una ciudad enorme sobrevivieron,
y eran enemigos; se encontraron junto
a las agonizantes brasas de un altar
donde se había apilado una masa de cosas santas
para un fin impío; hurgaron,
y temblando revolvieron con sus manos delgadas y esqueléticas
en las débiles cenizas, y sus débiles alientos
soplaron por un poco de vida, e hicieron una llama
que era una burla; entonces levantaron
sus ojos al verla palidecer, y observaron
el aspecto del otro - miraron, y gritaron, y murieron -
De su propio espanto mutuo murieron,
sin saber quién era aquel sobre cuya frente
la hambruna había escrito Enemigo.
El mundo estaba vacío,
lo populoso y lo poderoso - era una masa,
sin estaciones, sin hierba, sin árboles, sin hombres, sin vida -
una masa de muerte - un caos de dura arcilla.

Los ríos, lagos, y océanos estaban quietos,
y nada se movía en sus silenciosos abismos;
las naves sin marinos yacían pudriéndose en el mar,
y sus mástiles bajaban poco a poco; cuando caían
dormían en el abismo sin un vaivén -
Las olas estaban muertas; las mareas estaban en sus tumbas,
Antes ya había expirado su señora la luna;
Los vientos se marchitaron en el aire estancado,
Y las nubes perecieron; la Oscuridad no necesitaba
De su ayuda - Ella era el universo.
Oscuridad - Lord Byron

www.myspace.com/baudapage

Y lo siguiente es para que puedan escuchar un tema:
soundcloud.com/australis-records/bauda-ilusi-n







3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Download: (Flac + CUE + Log)
    http://link-safe.net/folder/74f1d552-fcf7

    ResponderEliminar
  3. Muy nuevos links:

    http://pastebin.com/aLjDhpWZ

    ResponderEliminar




Lo más visitado...

Lo más visitado en el mes

Lo más visitado esta semana